Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Traumatismo (o lesión) de partes blandas

Por Amy H. Kaji, MD, PhD, Harbor-UCLA Medical Center

Los traumatismos (o lesiones) de partes blandas incluyen chichones y moratones (contusiones), así como pequeños desgarros musculares (tirones leves) o de ligamentos y tendones cercanos a las articulaciones (esguinces leves).

Las contusiones, los desgarros musculares (tirones) y los esguinces leves causan un dolor entre leve y moderado, además de hinchazón. La hinchazón suele cambiar de color, amoratarse después de un día y volverse amarilla o marrón días más tarde. Generalmente se puede seguir utilizando esa parte del cuerpo. Las personas con síntomas más graves, como una deformidad, incapacidad de caminar o de usar la parte lesionada o dolor intenso, pueden haber sufrido una separación completa de los huesos que estaban unidos dentro de una articulación (dislocación), una separación parcial de los huesos que estaban unidos dentro de una articulación (subluxación), una fractura (ver Introducción a las fracturas, luxaciones y esguinces), un esguince o una distensión muscular grave u otra lesión grave. Las personas con síntomas graves por lo general necesitan asistencia médica para determinar la naturaleza de la lesión.

Tratamiento de primeros auxilios

Férulas más usadas

Una férula (o tablilla) puede ser cualquier cosa que impida el movimiento de una extremidad. Las férulas se emplean para evitar lesiones adicionales y limitar el dolor. Para que sea eficaz, la férula tiene que inmovilizar las articulaciones por encima y por debajo de la lesión.

Las férulas (o tablillas) pueden hacerse a partir de objetos fácilmente asequibles, como una revista enrollada o un montón de periódicos. Pero, por lo general las férulas consisten en un objeto rígido, recto, como una tabla, que se coloca y se sujeta al miembro (tablilla). Se puede usar un cabestrillo junto con el entablillado como apoyo para el antebrazo cuando se lesiona el brazo, la muñeca o la clavícula.

Las contusiones, los desgarros musculares (tirones) leves y los esguinces leves pueden tratarse en casa con reposo, aplicación local de hielo, compresión y elevación de la extremidad lesionada (un tratamiento denominado RICE, por sus siglas nemotécnicas inglesas, ver ver Tratamiento inicial), lo cual acelera la recuperación y disminuye el dolor y la hinchazón. Si existe la posibilidad de que se haya producido fractura, desgarro muscular grave, esguince grave, subluxación (dislocación parcial) o dislocación, debe aplicarse una férula (o tablilla) hasta que llegue la asistencia médica.

Recursos en este artículo