Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Calambres producidos por el calor

Por James P. Knochel, MD, Clinical Professor of Internal Medicine;Past Chairman, Department of Internal Medicine, University of Texas, Southwestern Medical Center at Dallas;Presbyterian Hospital of Dallas

Los calambres producidos por el calor son espasmos musculares agudos debidos a la suma de ejercicio prolongado, sudoración abundante y reposición excesiva de agua en situaciones de calor extremo.

Al sudar se pierden sales (electrólitos) y líquidos; sin embargo, la ingestión de gran cantidad de agua diluye las sales y causa calambres. Una sudoración abundante es más probable en días calurosos, especialmente durante la práctica de un esfuerzo físico intenso. Los calambres son habituales en todas estas personas:

  • Los obreros, como por ejemplo el personal de salas de máquinas, trabajadores del acero, reparadores de tejados y mineros

  • En deportistas, en especial alpinistas o esquiadores, ya que las diversas capas de ropa que usan pueden impedir que noten la sudoración abundante, y en los jugadores de tenis y los corredores que no se toman el tiempo necesario para reponer las sales perdidas con el sudor

  • Militares

Los calambres debidos al calor son contracciones fuertes de los músculos de las manos, las pantorrillas, los pies, los muslos o los brazos. Las contracciones causan endurecimiento del músculo, tensión y dolor. El dolor puede ser intenso. No hay fiebre.

Los calambres leves debidos al calor pueden ser tratados consumiendo bebidas que contengan sal o alimentos salados. Beber 1 o 2 litros de una bebida isotónica o agua con 2 cucharaditas de sal suele ser suficiente. Los calambres graves debidos al calor son tratados con líquidos y sales administrados por vía intravenosa. El estiramiento del músculo implicado a menudo alivia el dolor de forma inmediata.

Recursos en este artículo