Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Hemotórax

Por Thomas G. Weiser, MD, MPH, Department of Surgery, Section of Trauma & Critical Care, Stanford University School of Medicine

El hemotórax es una acumulación de sangre entre el pulmón y la pared torácica.

  • El paciente puede sentirse mareado, con falta de aire y con dolor en el pecho, y la piel puede estar fría, sudorosa o azulada.

  • Para el diagnóstico se hacen radiografías de tórax.

  • Se administran líquidos por vía intravenosa o una transfusión de sangre, y se introduce un tubo en el tórax para drenar la sangre.

Un hemotórax puede ser resultado de cualquier lesión ―cerrada o penetrante― que produzca una lesión o una rotura en el pulmón o en una arteria o vena del tórax. A continuación la sangre puede acumularse en el espacio pleural entre las dos capas de tejido que cubren los pulmones. Si el volumen de sangre es importante puede comprimir los pulmones y dificultar la respiración. Si en este espacio penetran aire y sangre, el trastorno se llama hemoneumotórax. De vez en cuando, un hemotórax está producido por una cirugía de tórax o por otro trastorno, como la tuberculosis o el cáncer de pulmón.

¿Sabías que...?

  • El sangrado principal de una herida en el tórax se produce dentro de la cavidad torácica, con un menor sangrado hacia el exterior.

Síntomas

El hemotórax no duele, pero la lesión que lo ocasionó generalmente sí que produce dolor. La gravedad de los otros síntomas depende en parte de la cantidad de sangre acumulada en el espacio pleural. Si la cantidad de sangre es pequeña, el paciente por lo general no tiene otros síntomas. Si se acumula una gran cantidad de sangre, el sujeto puede sentir falta de aire y la respiración puede ser superficial y rápida. Una gran cantidad de sangre puede provocar un descenso peligroso de la presión arterial (shock). La piel se vuelve fría, sudorosa y azulada.

Diagnóstico

  • Radiografía de tórax

Si se sospecha hemotórax, se realizan radiografías de tórax.

Tratamiento

  • Líquidos por vía intravenosa y algunas veces derivados sanguíneos para mantener la presión arterial

  • Colocación de un tubo torácico

Se administran líquidos por vía intravenosa para aumentar el volumen de fluido en el torrente sanguíneo y así elevar la presión arterial. Si se ha perdido gran cantidad de sangre, es necesaria una transfusión de sangre.

Generalmente, el médico coloca un tubo torácico (tubo de toracostomía ver Inserción de un drenaje torácico) para extraer la sangre y para permitir que el pulmón se vuelva a expandir. Es posible que sea necesario mantener colocado el tubo durante varios días.

Si está presente una gran cantidad de sangre o si el sangrado continúa, puede ser necesario el tratamiento quirúrgico (toracotomía, ver La toracotomía) para detener la hemorragia.

Recursos en este artículo