Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Infecciones por los virus Marburgo y del Ébola

Por Craig R. Pringle, BSc, PhD, Emeritus Professor, School of Life Sciences, University of Warwick

Información:
para pacientes

1 iOS Android

El Marburgo y el Ébola son filovirus productores de hemorragias e insuficiencia multiorgánica, y tienen una elevada tasa de mortalidad. El diagnóstico se realiza con inmunoadsorción ligada a enzimas, PCR o microscopia electrónica. El tratamiento es de apoyo. Se requiere aislamiento estricto y cuarentena para contener los brotes epidémicos.

Los virus Marburg y Ébola son filovirus distintos entre sí, pero que causan enfermedades clínicamente similares, caracterizadas por fiebre hemorrágica y pérdida de sangre en los capilares. La infección por el virus Ébola es ligeramente más virulenta que la infección por el virus Marburg.

Los aislamientos de virus Ébola han diferenciado 5 especies:

  • Virus Ébola de Zaire

  • Virus Ébola de Sudán

  • Virus Ébola del Bosque Tai (antes llamado virus Ébola de Costa de Marfil, el Bosque Tai se encuentra en ese país)

  • Virus Ébola de Bundibugyo

  • Virus Ebola de Reston (que está presente en Asia, pero no causa enfermedad en los seres humanos)

La mayoría de los brotes de infecciones por los virus Marburg y Ébola se han originado en África Central subsahariana y Occidental. Los brotes anteriores han sido raros y esporádicos; fueron contenidos en parte porque se produjeron en zonas aisladas. La propagación a otras zonas, cuando se produce, suele ser el resultado del regreso de viajeros que estuvieron en África. Sin embargo, en 1967, un pequeño brote de fiebre hemorrágica de Marburg se produjo en Alemania y Yugoslavia, entre trabajadores de laboratorio que habían estado expuestos a tejidos de monos verdes importados.

En diciembre de 2013, un gran brote del virus Ébola comenzó en la Guinea rural (África Occidental), y luego se extendió a las regiones urbanas densamente pobladas de Guinea y de las vecinas Liberia y Sierra Leona. Se reconoció por primera vez en marzo de 2014. Hasta el momento ha involucrado a miles de personas, y tiene una tasa de mortalidad de aproximadamente el 59%. Los viajeros infectados han llevado el virus Ébola a Europa y América del Norte.

Transmisión

La mayoría de los casos índices procede de la exposición a primates no humanos en África subsahariana. El vector y el reservorio no se conocen con precisión, aunque el virus Marburgo se encontró en murciélagos y aparecieron casos en personas expuestas a estos animales (p. ej., en minas o cuevas). Los brotes de virus Ébola se han relacionado con el consumo de carne de animales silvestres en las zonas afectadas o sopa hecha con murciélagos. También se han producido infecciones por los virus Ébola y Marburg después de manipular tejidos de animales infectados.

Los filovirus son muy contagiosos. La transmisión de una persona a otra se debe al contacto de la piel y las mucosas con líquidos corporales (saliva, sangre, vómito, orina, heces, sudor, leche, semen) de una persona infectada sintomática, o raramente de un primate no humano. Los seres humanos no transmiten la infección hasta que se desarrollan los síntomas. Los síntomas y signos persisten en los pacientes supervivientes durante el tiempo que se necesita para desarrollar una respuesta inmunitaria eficaz. Típicamente, los pacientes que sobreviven eliminan el virus por completo y ya no lo transmiten. El semen puede transmitir la infección durante un máximo de 7 meses, a diferencia de otros líquidos corporales.

Se postuló el contagio por aerosoles; sin embargo, si ocurre, probablemente sea infrecuente.

La transmisión en el mundo real es fundamentalmente de un ser humano a otro, y resulta del contacto estrecho con la sangre, secreciones, otros líquidos corporales u órganos de personas infectadas. Las ceremonias de entierro en las que los dolientes tienen contacto directo con los fallecidos han jugado un papel importante en la transmisión de la infección.

Signos y síntomas

Después de un período de incubación de entre 2 y 20 días, el paciente presenta fiebre, mialgia y cefalea, a menudo con dolor abdominal, náuseas y síntomas de las vías respiratorias superiores (tos, dolor torácico, faringitis). También pueden aparecer fotofobia, inyección conjuntival, ictericia y adenopatías. A continuación, pueden aparecer vómitos y diarrea. El hallazgo de delirio, estupor y coma indica compromiso del SNC.

Los síntomas hemorrágicos comienzan dentro de los primeros días y consisten en petequias, equimosis y sangrado franco en los sitios de punción venosa y en las mucosas. Hacia el quinto día aparece un exantema maculopapuloso, en especial en el tronco.

Puede desarrollarse hipovolemia severa como resultado de

  • Gran pérdida de líquidos debida a la diarrea y el vómito

  • Pérdida capilar, que resulta en hipoalbuminemia y pérdida de líquidos desde el espacio intravascular

La pérdida de electrolitos puede causar hiponatremia, hipopotasemia e hipocalcemia graves. Pueden haber arritmias cardíacas.

Durante la segunda semana de síntomas, la fiebre desaparece y el paciente se recupera o persenta una insuficiencia multiorgánica mortal. El período de recuperación es prolongado y puede complicarse con hepatitis recidivante, uveítis, mielitis transversa y orquitis. La tasa de mortalidad oscila entre 25 y 90% (mayor para la infección por el virus Ébola, que promedia el 59%).

Diagnóstico

  • Evaluación y pruebas según las recomendaciones de los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC)

  • Inmunoadsorción ligada a enzimas en sangre (ELISA) y PCR con transcriptasa inversa (RT-PCR).

La infección por los virus Marburgo o Ébola se sospecha en pacientes con tendencia hemorragípara, fiebre, otros síntomas que coincidan con la infección temprana por el virus Ébola, y viajes desde las zonas endémicas. Los CDC han emitido un algoritmo y guías para la evaluación de los viajeros que regresan de zonas endémicas (ver Algorithm for Evaluation of the Returned Traveler y Think Ebola: Early recognition). Puede usarse un abordaje similar si se sospecha del virus Marburgo.

La OMS también ha publicado directrices en relación con el brote de Ébola de 2014 en África Occidental (WHO Statement).

Los casos deben ser discutidos con las autoridades de salud pública, que puedan ayudar en todas las facetas del abordaje, incluyendo

  • Decidir si se debe buscar el diagnóstico

  • Organizar el transporte de las muestras para estudio

  • El tratamiento, incluido el transporte a centros seleccionados y, de estar indicado, el uso de nuevas terapias

  • Seguimiento de los contactos

Las pruebas incluyen hemograma completo, panel químico en sangre convencional, hepatograma, pruebas de coagulación y análisis de orina. Las pruebas de diagnóstico incluyen ELISA y RT-PCR. El método estándar para el diagnóstico es la detección de los viriones característicos con microscopia electrónica en los tejidos infectados (en especial el hígado) o la sangre.

Tratamiento

  • Tratamiento de apoyo

No existe una terapia antiviral eficaz. El tratamiento es de sostén e incluye las siguientes medidas

  • Mantenimiento de la volemia y el equilibrio de electrolitos

  • Reemplazo de los factores de coagulación disminuidos

  • Minimización de los procedimientos invasivos

  • Tratamiento de los síntomas, incluyendo la administración de analgésicos

Se están probando medicamentos, algunos bajo procedimientos acelerados, pero hasta ahora ninguno ha demostrado ser eficaz y seguro.

Prevención

Varias vacunas y medicamentos antivirales se encuentran actualmente en desarrollo, pero es poco probable que estén disponible pronto.

Para evitar la propagación, los pacientes sintomáticos con posible infección por virus Ébola o Marburg deben ser aislados en instalaciones de contención específicas. Las unidades estándar de cuidados intensivos (UCI) en los hospitales públicos no son adecuadas. Las instalaciones de contención especiales proporcionan un control total de los efluentes líquidos y productos respiratorios. El número de estos centros está aumentando en respuesta a la urgencia de la situación.

Los miembros del personal en contacto con los pacientes deben estar completamente cubiertos con trajes de protección con contención interna de gases respiratorios. Debe disponerse de personal capacitado para ayudar a las personas en contacto con los pacientes a quitarse la ropa de protección. Deben seguirse los protocolos para ponerse y quitarse la máscara, las gafas o caretas, la bata y los guantes (véase Sequence for Donning Personal Protective Equipment, de los CDC).

La esterilización minuciosa del equipamiento, las barreras hospitalarias y la educación de la comunidad lograron reducir las epidemias previas.

Todos los pacientes en los que se sospecha la enfermedad, y también los cadáveres, requieren aislamiento estricto y manipulación especial.

Conceptos clave

  • Los virus Ébola y Marburg, aunque son distintos, causan fiebres hemorrágicas similares; los brotes se producen principalmente por transmisión de persona a persona a través del contacto con líquidos corporales infectados.

  • La transmisión en el brote del virus Ébola de 2013-2014 es predominantemente de ser humano a ser humano, como resultado de un estrecho contacto con la sangre, secreciones u otros líquidos corporales u órganos de personas infectadas o cadáveres.

  • Debe sospecharse la infección por los virus Marburgo o Ébola en pacientes con tendencia hemorragípara, fiebre, otros síntomas compatibles, y viajes a zonas endémicas.

  • Se debe aislar a los pacientes con posible infección, y utilizar procedimientos estrictos para proteger a los trabajadores que cuidan a estos pacientes.

  • Planear el diagnóstico, manejo y prevención de la transmisión con las autoridades de salud pública.