Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Infecciones por Klebsiella , Enterobacter y Serratia

Por Larry M. Bush, MD, Affiliated Associate Professor of Medicine;Affiliated Professor of Biomedical Sciences, University of Miami-Miller School of Medicine;Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University ; Maria T. Perez, MD, Associate Pathologist, Department of Pathology and Laboratory Medicine, Wellington Regional Medical Center, West Palm Beach

Información:
para pacientes

Las especies de los géneros Klebsiella, Enterobacter y Serratia están estrechamente relacionadas, forman parte de la florea intestinal normal y rara vez causan enfermedades en los huéspedes sanos.

Las infecciones por especies de Klebsiella, Enterobacter, y Serratia a menudo son intrahospitalarias, y se producen principalmente en pacientes con alteraciones de las defensas orgánicas. Por lo general, géneros como Klebsiella, Enterobacter, y Serratia causan infecciones variadas, entre ellas, bacteriemias, infecciones de las heridas quirúrgicas, infecciones de los catéteres vasculares e infecciones respiratorias o urinarias que se manifiestan en forma de neumonía, cistitis o pielonefritis, y que pueden progresar a abscesos pulmonares, empiema, bacteriemia y sepsis. La neumonía por Klebsiella, una enfermedad rara y grave que se manifiesta con un esputo marrón oscuro o grosella, formación de abscesos pulmonares y empiema, es más común entre pacientes diabéticos y alcohólicos. Los grupos de Serratia, en especial la S. marcescens, tiene una mayor afinidad por el tracto urinario. Los Enterobacter causan más a menudo infecciones intrahospitalarias, pero pueden causar otitis media, celulitis y sepsis neonatal.

El tratamiento se lleva a cabo con cefalosporinas de tercera generación, cefepima, carbapémicos, fluoroquinolonas, piperacilina/tazobactam o aminoglucósidos. Sin embargo, dado que algunos aislamientos son resistentes a múltiples antibióticos, son esenciales las pruebas de susceptibilidad.

Las cepas de Klebsiella que producen β-lactamasas de espectro extendido pueden desarrollar resistencia a las cefalosporinas durante el tratamiento, especialmente a ceftazidima. Estas cepas son inhibidas en grado variable por los inhibidores de las β-lactamasas (p. ej., sulbactam, tazobactam, ácido clavulánico). Se han aislado especies de K. pneumoniae productoras de carbapenemasas (KPC) en los Estados Unidos y en otros países, lo que hace muy problemático al tratamiento de algunas infecciones.

Las cepas de Enterobacter pueden volverse resistentes a la mayoría de los β-lactámicos, incluso las cefalosporinas de tercera generación; la enzima β-lactamasa que producen no es inhibida por los inhibidores de β-lactamasas comunes (clavulanato, tazobactam, sulbactam). Sin embargo, estas cepas de Enterobacter pueden ser sensibles a los carbapémicos (imipenem, meropenem, ertapenem). Se han detectado también Enterobacterias resistentes a carbapenemasas. En ciertos casos, la tigeciclina y quizás la colistina pueden ser los únicos antibióticos activos disponibles.