Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Infecciones por Legionella

Por Larry M. Bush, MD, Affiliated Associate Professor of Medicine;Affiliated Professor of Biomedical Sciences, University of Miami-Miller School of Medicine;Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University ; Maria T. Perez, MD, Associate Pathologist, Department of Pathology and Laboratory Medicine, Wellington Regional Medical Center, West Palm Beach

Información:
para pacientes

La Legionella pneumophila suele causar neumonía con rasgos extrapulmonares. El diagnóstico requiere el cultivo en medios específicos, pruebas serológicas o análisis por PCR. El tratamiento se lleva a cabo con doxiciclina, macrólidos o fluoroquinolonas.

La primera aparición de este microorganismo se registró en 1976, en una convención de la Legión Estadounidense en Filadelfia, Pennsylvania, de allí el nombre de enfermedad de los legionarios o legionelosis. Este cuadro es la forma neumónica de la infección generalmente causada por el serogrupo 1 de Legionella pneumophila. La infección no neumónica se llama fiebre de Pontiac, que se manifiesta como una enfermedad febril, de tipo viral.

Los microorganismos suelen estar presentes en el suelo y el agua dulce. Las amebas presentes en agua dulce son un reservorio natural para estas bacterias. A menudo, el origen de un brote de Legionella es el tanque de agua de un edificio. Las bacterias de este género Legionella crecen en una biopelícula que se forma dentro de las cañerías o los reservorios de agua. La infección suele contagiarse por inhalación de aerosoles (o, menos frecuentemente, por aspiración) de agua contaminada (p. ej., los generados por los dispositivos para ducharse, los atomizadores, las tinas de hidromasajes o las torres de enfriamiento de los aparatos de aire acondicionado). La infección nosocomial por lo general se atribuye a un suministro de agua caliente contaminada. La infección no se transmite de una persona a otra.

Enfermedades causadas por Legionella

La infección por Legionella es más frecuente y más grave en pacientes < 1 año, ancianos, pacientes con diabetes o EPOC, fumadores de cigarrillos y pacientes inmunocomprometidos (por lo general con la inmunidad celular disminuida).

Los pulmones son el sitio de infección más frecuente; puede producirse una neumonía intra o extrahospitalaria.

Los focos de infección extrapulmonar se presentan con mayor frecuencia en los pacientes internados, y suelen afectar el corazón. Otros sitios son el SNC, el hígado, el bazo, los ganglios linfáticos y los intestinos.

Signos y síntomas

La enfermedad del legionario es un síndrome similar a una gripe, con fiebre aguda, escalofríos, malestar, mialgias, cefalea o confusión. También aparecen con frecuencia náuseas, deposiciones o diarrea acuosas, dolor abdominal, tos y artralgias. Las manifestaciones neumónicas pueden incluir disnea, dolor pleurítico y hemoptisis. Se puede producir bradicardia en relación con la fiebre, especialmente en los casos graves.

La mortalidad general es baja (alrededor del 5%), pero puede llegar al 40% en pacientes con infecciones adquiridas en el hospital, ancianos y pacientes inmunocomprometidos.

Diagnóstico

  • Tinción por fluorescencia directa con anticuerpos

  • Cultivo de esputo

  • Prueba rápida de antígenos urinarios (sólo para el serogrupo 1)

Suele utilizarse la tinción por fluorescencia directa del esputo o de los líquidos de lavado broncoalveolar. Además, existen técnicas de PCR con sondas de DNA. La prueba de antígenos urinarios tiene una sensibilidad del 70% y una especificidad del 100% a los 3 días de la aparición de los síntomas, pero detecta solamente L. pneumophila (del serogrupo 1) y no otras especies de Legionella no pneumophila . Los ensayos de comparación de anticuerpos en las etapas aguda y de convalecencia pueden llevar a un retraso en el diagnóstico. Se considera diagnóstico un aumento en 4 veces de los títulos, o un título agudo 1:128.

El diagnóstico se establece con el cultivo de muestras de esputo o de líquidos de lavado broncoalveolar; los hemocultivos no son fiables. El lento crecimiento en los medios de cultivo puede demorar la identificación 3 a 5 días.

Deben realizarse radiografías del tórax; por lo general, éstas muestran infiltrados en parche, asimétricos, rápidamente progresivos (aún cuando se administre una terapia antibiótica eficaz), con o sin pequeños derrames pleurales. Las anomalías de laboratorio a menudo incluyen hiponatremia, hipofosfatemia y concentración elevada de aminotransferasas.

Tratamiento

  • Fluoroquinolonas

  • Macrólidos

  • Doxiciclina

El régimen preferido es una fluoroquinolona por vía IV u oral durante 7 a 14 días y, para pacientes con inmunocompromiso grave, a veces hasta 3 semanas. La azitromicina (durante 5 a 10 días) es útil, pero la eritromicina puede tener menos actividad. La eritromicina debe ser utilizada sólo para la neumonía leve en pacientes sin inmunocompromiso. La doxiciclina y la trimetoprima/sulfametoxazol (TMP/SMX) son otras alternativas.

Conceptos clave

  • L. pneumophila por lo general causa infección pulmonar, pero puede producir infecciones extrapulmonares (que a menudo involucran al corazón).

  • La infección por L. pneumophila normalmente se adquiere por la inhalación de aerosoles (o con menos frecuencia por aspiración) de agua contaminada; no se transmite de persona a persona.

  • Diagnosticar mediante tinción por inmunofluorescencia directa o prueba de PCR; los cultivos de esputo son más exactos, pero pueden tardar 3 a 5 días.

  • Tratar con una fluoroquinolona o azitromicina; otras alternativas son doxiciclina y TMP/SMX.