Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Introducción a los fármacos antibacterianos

Por Hans P. Schlecht, MD, MSc, Assistant Professor of Medicine, Department of Medicine, Division of Infectious Diseases & HIV Medicine, Drexel University College of Medicine ; Christopher Bruno, MD, Assistant Professor of Medicine, Division of infectious Diseases & HIV Medicine, Drexel University College of Medicine

Información:
para pacientes

Los medicamentos antibacterianos derivan de bacterias o de hongos, o se sintetizan de novo. Estrictamente, la palabra "antibiótico" se aplica sólo a los antimicrobianos derivados de bacterias u hongos, aunque a menudo se la usa como sinónimo de medicamento antibacteriano (incluso en EL Manual).

Los antibióticos tienen muchos mecanismos de acción diferentes; p. ej., inhiben la síntesis de la pared celular, aumentan la permeabilidad de la membrana celular, e interfieren con la síntesis de las proteínas, el metabolismo de los ácidos nucleicos y otros procesos metabólicos (p. ej., la síntesis de ácido fólico).

A veces, los antibióticos interactúan con otros fármacos y aumentan o disminuyen sus concentraciones séricas mediante la aceleración o la reducción de su metabolización, o por varios otros mecanismos (ver Efectos comunes de los antibióticos sobre otros fármacos). Las interacciones clínicamente más importantes son las que involucran a fármacos con una estrecha ventana terapéutica (es decir que sus niveles tóxicos son muy cercanos a sus niveles terapéuticos). Además, otros medicamentos pueden aumentar o disminuir las concentraciones de los antibióticos.

Muchos antibióticos están relacionados en cuanto a su estructura química, y por ello se los agrupa en clases. Aunque los fármacos de cada clase comparten similitudes estructurales y funcionales, suelen tener diferencias farmacológicas y distintos espectros de actividad.

Efectos comunes de los antibióticos sobre otros fármacos

Fármaco

La toxicidad aumenta con

No hay cambios con

Digoxina

Todos los macrólidos (p. ej., azitromicina, claritromicina, eritromicina)

Doxiciclina

Tetraciclina

Trimetoprim

Aminoglucósidos

Cefalosporinas

Clindamicina

Fluoroquinolonas

Ketoconazol

Linezolida

Metronidazol

Penicilinas

Quinulpristina/dalfopristina

Sulfamidas

Vancomicina

Fenitoína

Cloranfenicol

Ciprofloxacina

Isoniazida

Algunos macrólidos (eritromicina, claritromicina, telitromicina)

Rifampicina (disminuye la concentración de fenitoína)

Sulfamidas

Azitromicina

Aminoglucósidos

Cefalosporinas

Clindamicina

Doxiciclina

Fluoroquinolonas excepto ciprofloxacina

Linezolida

Metronidazol

Penicilinas

Quinulpristina/dalfopristina

Tetraciclina

Trimetoprim

Vancomicina

Teofilina

Ciprofloxacina

Claritromicina

Eritromicina

Rifampicina (disminuye la concentración de teofilina)

Aminoglucósidos

Azitromicina

Cefalosporinas

Clindamicina

Doxiciclina

Linezolida

Metronidazol

Penicilinas

Quinulpristina/dalfopristina

Sulfamidas

Tetraciclina

Trimetoprim

Vancomicina

Warfarina*

Cefoperazona

Cefotetán

Cloranfenicol

Claritromicina

Doxiciclina

Eritromicina

Ciertas fluoroquinolonas (ciprofloxacina, levofloxacina, moxifloxacina, ofloxacina)

Metronidazol

Rifampicina (disminuye el TP)

Sulfamidas

Aminoglucósidos (IV)

Azitromicina

Cefalosporinas (algunas)

Clindamicina

Doxiciclina

Linezolida

Penicilinas

Quinulpristina/dalfopristina

Tetraciclina

Trimetoprim

Vancomicina

.

Estos medicamentos interfieren con los factores de coagulación dependientes de la vitamina K, y cuando se usan junto con antiplaquetarios o trombolíticos aumentan el riesgo de hemorragias.

Selección y uso de los antibióticos

Los antibióticos deben usarse sólo si la evidencia clínica o de laboratorio indica que hay una infección bacteriana. Es inadecuada su utilización para las enfermedades virales o para fiebre sin causa conocida, en la mayoría de los casos expone al paciente a sufrir complicaciones asociadas con el fármaco sin ningún beneficio, y contribuye al desarrollo de resistencia.

Ciertas infecciones bacterianas (como los abscesos o las infecciones por cuerpos extraños) requieren intervenciones quirúrgicas y no responden a los antibióticos solos.

Espectro de actividad

Los cultivos y las pruebas de sensibilidad o antibiogramas son esenciales para poder elegir un medicamento para una infección grave. Sin embargo, el tratamiento a menudo debe iniciarse antes de contar con los resultados de los cultivos y hay que seleccionar el antibiótico de acuerdo con el patógeno más probable (elección empírica del antibiótico).

Ya sea que se elija al antibiótico de acuerdo con los resultados del cultivo o no, debe usarse aquel que controle la infección y que tenga el espectro de acción más estrecho posible. Para el tratamiento empírico de infecciones graves que puedan involucrar uno de varios patógenos posibles (p. ej., fiebre en pacientes neutropénicos) o que puedan deberse a múltiples patógenos (p. ej., infección polimicrobiana por anaerobios) es deseable un espectro de actividad amplio. Los patógenos más probables para una infección dada y sus sensibilidades a los antibióticos varían de acuerdo con la ubicación geográfica (dentro de las ciudades e incluso dentro de un hospital), y pueden cambiar de mes a mes.

Para las infecciones graves, a menudo es necesaria la combinación de antibióticos, porque pueden estar presentes varias especies de bacterias o porque la combinación actúa en forma sinérgica frente a una sola especie bacteriana. Por lo general, la sinergia se define como la acción bactericida más rápida y completa de una combinación de antibióticos, en comparación con cualquiera de ellos en forma aislada. Un ejemplo común es la combinación de un antibiótico con actividad sobre la pared celular (como un betalactámico o vancomicina) más un aminoglucósido.

Eficacia

La eficacia de un antibiótico in vivo depende de muchos factores, entre ellos:

  • Su farmacocinética (absorción, distribución, concentración en líquidos y tejidos, unión a proteínas, velocidad de o de excreción)

  • Su farmacodinámica (el curso temporal de los efectos antibacterianos dados por las concentraciones del fármaco en la sangre y en el sitio de la infección)

  • Las interacciones con otros fármacos o con sustancias inhibidoras

  • Los mecanismos de defensa del huésped

Los antibióticos bactericidas matan a las bacterias. Los antibióticos bacteriostáticos hacen más lento o detienen el crecimiento in vitro. Estas definiciones no son absolutas; de hecho, los bacteriostáticos pueden matar algunas especies bacterianas susceptibles, y los bactericidas pueden solo inhibir el crecimiento de algunas especies bacterianas susceptibles. Los antibióticos bactericidas pueden ser preferibles para los pacientes que tienen infecciones que alteran las defensas a nivel local (p. ej., meningitis, endocarditis) o que están inmunocomprometidos (p. ej., neutropenia). Existen métodos cuantitativos más precisos que identifican la concentración mínima in vitro con la cual el antibiótico puede inhibir el crecimiento (concentración inhibitoria mínima o CIM), o matar a los microorganismos (concentración bactericida mínima o CBM). Un antibiótico con actividad bactericida es importante si las defensas del huésped están alteradas localmente en el sitio de la infección (p. ej., en la meningitis o endocarditis) o sistémicamente (p. ej., en pacientes que están neutropénicos o inmunocomprometidos de otras maneras).

El principal determinante de la respuesta de las bacterias a los antibióticos puede ser

  • El tiempo durante el cual los niveles en sangre del antibiótico superan la CIM (dependencia del tiempo)

  • El nivel máximo en sangre en relación con la CIM (dependencia de la concentración)

Los β-antibióticos betalactámicos y la vancomicina tienen actividad bactericida dependiente del tiempo. Si se incrementa su concentración por encima de la CIM, no aumenta su actividad bactericida, y su acción in vivo es generalmente lenta. Además, como no hay inhibición residual del crecimiento bacteriano después de que las concentraciones bajan más allá de la CIM, o esa inhibición se hace muy lenta (efecto posantibiótico), los betalactámicos son más eficaces cuando las concentraciones séricas de fármaco libre (no unido a proteínas séricas) exceden la CIM durante 50% del tiempo. Como la ceftriaxona tiene una semivida o vida media larga, la concentración de fármaco libre en plasma excede la CIM de los patógenos sensibles durante todo el intervalo de 24 horas entre dosis. Sin embargo, para los betalactámicos que tienen semividas que no superan las 2 horas, se necesita una administración frecuente o una infusión continua. Para la vancomicina, las concentraciones en el nivel más bajo deben mantenerse al menos en 15 a 20 μg/mL.

Los aminoglucósidos, las fluoroquinolonas y la daptomicina tienen actividad bactericida dependiente de la concentración. Al aumentar sus concentraciones ligeramente por encima de la CIM hasta valores mucho más altos que ésta, se incremente su actividad bactericida y se disminuye la carga bacteriana. Además, si las concentraciones exceden la CIM al menos durante un breve período, los aminoglucósidos y las fluoroquinolonas tienen efecto posantibiótico sobre las bacterias residuales; la duración del efecto posantibiótico también depende de la concentración. Si los efectos posantibióticos son prolongados, las concentraciones de fármaco pueden caer muy por debajo de la CIM durante largos períodos sin pérdida de la eficacia, lo que permite la administración de dosis menos frecuentes. Por ello, los aminoglucósidos y las fluoroquinolonas suelen ser más eficaces en bolos intermitentes que alcancen picos de concentración sérica de 10 veces la CIM de la bacteria; en general, los valores mínimos no son importantes.

Vía de administración

Para muchos antibióticos, la administración oral produce concentraciones terapéuticas en la sangre casi tan rápidamente como la administración IV. Sin embargo, esta última se prefiere en las siguientes circunstancias:

  • Los antibióticos orales no pueden tolerarse (p. ej., debido a vómitos).

  • Los antibióticos orales no pueden absorberse (p. ej., debido a malabsorción después de una cirugía intestinal).

  • La motilidad intestinal está afectada (p. ej., por el uso de opiáceos).

  • No se dispone de formulaciones orales (p. ej., para los aminoglucósidos).

  • El paciente tiene una enfermedad crítica que posiblemente afecte la perfusión del tubo digestivo o haga que la pequeña demora de la administración oral sea perjudicial.

Poblaciones especiales

Las dosis y esquemas de administración pueden necesitar ajustes para los siguientes grupos:

El embarazo y la lactancia modifican la elección de los antibióticos. Las penicilinas, las cefalosporinas y la eritromicina se encuentran entre los antibióticos más seguros durante el embarazo; las tetraciclinas están contraindicadas. La mayoría de los antibióticos alcanzan concentraciones suficientes en la leche materna como para afectar al bebé, lo que a veces es una contraindicación para su uso en las madres durante la lactancia.

Dosis habituales de los antibióticos de prescripción frecuente

Fármaco

Dosis en adultos

Dosis pediátricas (edad > 1 mes)

Dosis en insuficiencia renala (CrCl < 10 mL/min)

Oral

Parenteral

Infecciones graves

Oral

Parenteral

Aminoglucósidos

Amikacina

N/A

15 mg/kg IV 1 vez al día

o

7,5 mg/kg cada 12 h

15 mg/kg IV 1 vez al día

o

7,5 mg/kg IV cada 12 h

N/A

5–7,5 mg/kg IV cada 12 h

1,5–2,5 mg/kg IV cada 24–48 h

Gentamicina

N/A

5–7 mg/kg IV 1 vez al día

o

1,7 mg/kg IV cada 8 h

5–7 mg/kg IV 1 vez al día

N/A

1–2,5 mg/kg IV cada 8 h

0,34–0,51 mg/kg IV cada 24–48 h

Para obtener un efecto sinérgico con un antibiótico activo contra la pared celular en el tratamiento de la endocarditis por enterococos sensibles a la gentamicina

N/A

1 mg/kg IV cada 8 h

N/A

N/A

1 mg/kg IV cada 8 h

Se requiere una interconsulta con un especialista en enfermedades infecciosas para determinar la dosis

La dosis se ajusta para lograr una concentración sérica máxima de 3–4 μg/mL y mínima de < 1 μg/mL

Para endocarditis por estreptococo o Staphylococcus aureus

1 mg/kg IV cada 8 h

o

3 mg/kg IV 1 vez al día

N/A

N/A

1 mg/kg IV cada 8 h

o

3 mg/kg IV 1 vez al día

N/A

Neomicina

En antisepsia digestiva prequirúrgica (con eritromicina y limpieza mecánica)

1 g en 3 dosis (p. ej., a la 1, 2 y 11 pm del día anterior a la intervención)

N/A

N/A

15 mg/kg cada 4 h durante 2 días

o

25 mg/kg a la 1, 2 y 11 pm del día anterior a la cirugía

N/A

N/A

En coma hepático

1–3 g, 4 veces al día

N/A

N/A

0,6–1,75 g/m2 cada 6 h

o

0,4–1,2 g/m2 cada 4 h

N/A

N/A

Estreptomicina

Para tuberculosis

N/A

15 mg/kg IM cada 24 h (máximo: 1,0 g/día) inicial, después 1,0 g, 2–3 veces/semana

N/A

N/A

20–40 mg/kg IM 1 vez al día

7,5 mg/kg IM cada 72–96 h (máximo: 1 g)

Para efecto sinérgico con un antibiótico activo sobre la pared celular en la endocarditis por enterococos

N/A

7,5 mg/kg IM cada 12 h

N/A

N/A

N/A

N/A

Tobramicina

N/A

5–7 mg/kg IV una vez al día

o

1,7 mg/kg IV cada 8 h

5–7 mg/kg IV 1 vez al día

o

1,7 mg/kg IV cada 8 h

N/A

1–2,5 mg/kg IV cada 8 h

0,34–0,51 mg/kg IV cada 24–48 h

Betalactámicos: cefalosporinas (primera generación)

Cefadroxilo

0,5–1 g cada 12 h

N/A

N/A

15 mg/kg cada 12 h

N/A

0,5 g orales cada 36 h

Cefazolina

N/A

1–2 g IV cada 8 h

2 g IV cada 8 h

N/A

16,6–33,3 mg/kg IV cada 8 h

1–2 g IV cada 24–48 h

Cefalexina

0,25–0,5 g cada 6 h

N/A

N/A

6,25–12,5 mg/kg cada 6 h

o

8,0–16 mg/kg cada 8 h

N/A

0,25–0,5 g orales cada 24–48 h

Betalactámicos: cefalosporinas (segunda generación)

Cefaclorb

0,25–0,5 g cada 8 h

N/A

N/A

10–20 mg/kg cada 12 h

o

6,6–13,3 mg/kg cada 8 h

N/A

0,5 g orales cada 12 h

Cefotetán

N/A

1–3 g IV cada 12 h

2–3 g IV cada 12 h

N/A

20–40 mg/kg IV cada 12 h

1–3 g IV cada 48 h

Cefoxitina

N/A

1 g IV cada 8 h hasta 2 g IV cada 4 h

2 g IV cada 4 h

o

3 g IV cada 6 h

N/A

27–33 mg/kg IV cada 8 h o, para infecciones graves, 25–40 mg/kg cada 6 h

0,5–1 g IV cada 24–48 hs

Cefprozil

0,25 g cada 12 h

o

0,5 g cada 12–24 h

N/A

N/A

15 mg/kg cada 12 h para otitis media

N/A

0,25 g orales cada 12–24 h

Cefuroxima

0,125–0,5 g cada 12 h

0,75–1,5 g IV cada 6–8 h

1,5 g IV cada 6 h

10–15 mg/kg en suspensión cada 12 h

Para niños de más edad: comprimidos de 125–250 mg cada 12 h

25–50 mg/kg IV cada 8 h

0,25–0,5 g orales cada 24 h

o

0,75 g IV cada 24 h

Para meningitis

3 g IV cada 8 h

50–60 mg/kg IV cada 6 h

Betalactámicos: cefalosporinas (tercera generación)

Cefotaxima

N/A

1 g cada 12 h hasta 2 g IV cada 4 h

2 g IV cada 4 h

N/A

8,3–33,3 mg/kg IV cada 4 h

o

16,6–66,6 mg/kg cada 6 h

1–2 g IV cada 24 h

Cefpodoximac

0,1–0,4 g cada 12 h

N/A

N/A

5 mg/kg cada12 h

N/A

0,1–0,4 g orales cada 24 h

Ceftazidima

N/A

1 g IV cada 12 h hasta 2 g cada 8 h

2 g IV cada 8 h

N/A

25–50 mg/kg IV cada 8 h

0,5 g IV cada 24–48 h

Ceftibutenb

0,4 g cada 24 h

N/A

N/A

9 mg/kg 1 vez al día

N/A

0,1 g oral cada 24 h

Ceftriaxona

N/A

1–2 g IV cada 24 h

2 g IV cada 24 h

N/A

50–75 mg/kg IV cada 24 h

o

25–37,5 mg/kg cada 12 h

Igual a la dosis para adultos

Para meningitis

N/A

2 g IV cada 12 h

2 g IV cada 12 h

N/A

50 mg/kg IV cada 12 h o 100 mg/kg cada 24 h (sin exceder los 4 g/día)

Posible dosis de carga de 100 mg/kg IV (sin exceder los 4 g) al inicio de la terapia

2 g IV cada 12 h

Betalactámicos: cefalosporinas (cuarta generación)

Cefepima

N/A

1–2 g IV cada 8–12 h

2 g IV cada 8 h

N/A

50 mg/kg IV cada 8–12 h

0,25–1 g IV cada 24 h

Betalactámicos: cefalosporinas (quinta generación)

Ceftarolina

N/A

0,6 g IV cada 12 h

0,6 g IV cada 12 h

N/A

N/A

0,2 g IV cada 12 hs

Betalactámicos: penicilinas

Amoxicilina

0,25–0,5 g cada 8 h

o

0,875 g cada 12 h

N/A

N/A

12,5–25 mg/kg cada12 h

o

7–13 mg/kg cada 8 h

N/A

0,25–0,5 g orales cada 24 h

Para profilaxis de la endocarditis

2 g en 1 dosis

N/A

N/A

50 mg/kg 1 h antes de la intervención

N/A

2 g orales en 1 dosis

Amoxicilina/clavulánico

0,25–0,5 g cada 8 h

o

0,875 g cada 12 h

N/A

N/A

Si pesa > 40 kg: dosis para adultos

N/A

0,25–0,5 g orales cada 24 h

Amoxicilina/clavulánico, ES-600

N/A

N/A

N/A

45 mg/kg cada 12 h

N/A

N/A

Amoxicilina/clavulánico, liberación extendida

2 g cada 12 h

N/A

N/A

N/A

N/A

N/A

Ampicilina

N/A

0,5–2,0 g IV cada 4–6 h

2 g IV cada 4 h

N/A

25–50 mg/kg IV cada 6 h

0,5–2,0 g IV cada 12–24 h

Para meningitis

N/A

2 g IV cada 4 h

2 g IV cada 4 h

N/A

50–100 mg/kg IV cada 6 h

2 g IV cada 12 h

Ampicilina/sulbactam

(3 g = 2 g de ampicilina + 1 g de sulbactam)

N/A

1,5–3,0 g IV cada 6h

3 g IV cada 6 h

N/A

25–50 mg/kg IV cada 6 h

1,5–3,0 g IV cada 24 h

Dicloxacilinab

0,125–0,5 g cada 6 h

N/A

N/A

3,125–6,25 mg/kg cada 6 h

N/A

0,125–0,5 g orales cada 6 h

Nafcilina

Rara vez usada

1–2 g IV cada 4 h

2 g IV cada 4 h

N/A

12,5–25 mg/kg IV cada 6 h

o

8,3–33,3 mg/kg cada 4 h

1–2 g IV cada 4 h

Oxacilina

Raramente usada

1–2 g IV cada 4 h

2 g IV cada 4 h

N/A

12,5–25 mg/kg IV cada 6 h

o

8,3–33,3 mg/kg IV cada 4 h

1–2 g IV cada 4 h

Penicilina Gb

0,25–0,5 g cada 6–12 h (penicilina V)

1–4 millones de unidades IV cada 4–6 h

4 millones de unidades IV cada 4 h

Penicilina VK

6,25–12,5 mg/kg cada 8 h

6250–100.000 unidades/kg IV cada 6 h

o

4.166,6–66.666 unidades/kg IV cada 4 h

0,5–2 millones de unidades IV cada 4–6 h (dosis diaria total máxima: 6 millones de unidades/día)

Penicilina G benzatínica (Bicillin© L-A)

Para faringitis por estreptococos

N/A

1,2 millones de unidades IM en 1 dosis

N/A

N/A

25.000–50.000 unidades/kg IM en 1 sola dosis

o

Si pesa < 27 kg: 300.000–600.000 unidades en 1 dosis

o

Si pesa 27 kg: 0,9 millones de unidades en 1 sola dosis

1,2 millones de unidades IM en 1 dosis

Profilaxis para la fiebre reumática

N/A

1,2 millones de unidades IM cada 3–4 semanas

N/A

N/A

25.000–50.000 unidades/kg IM cada 3–4 semanas

1,2 millones de unidades IM cada 3–4 semanas

Para sífilis temprana

N/A

2,4 millones de unidades IM en 1 dosis

N/A

N/A

50.000 unidades/kg IM en 1 dosis

2,4 millones de unidades IM en 1 dosis

Para sífilis tardía (excepto neurosífilis)

N/A

2,4 millones de unidades IM/semana, durante 3 semanas

N/A

N/A

50.000 unidades/kg IM en 3 dosis, con 1 semana de separación

2,4 millones de unidades IM en 1 dosis

Penicilina G procaína (IM solamente)

N/A

0,3–0,6 millones de unidades IM cada 12 h

N/A

N/A

25.000–50.000 unidades /kg IM cada 24 h

o

12.500–25.000 unidades/kg IM cada 12 h

0,3 a 0,6 millones de unidades IM cada 12 h

Piperacilina (1,9 mEq Na/g)

N/A

3 g IV cada 4–6 h

3 g IV cada 4 h

N/A

50–75 mg/kg IV cada 6 h

o

33,3–50 mg/kg IV cada 4 h

3–4 g IV cada 12 h

Piperacilina/tazobactam (2,25 g = 2,0 g de piperacilina + 0,25 g de tazobactam)

N/A

3,375 g IV cada 4–6 h

3,375 g IV cada 4 h

N/A

80 mg/kg IV cada 8 h

2,25 g IV cada 8 h hasta 4,5 g IV cada 12 h

Ticarcilina (5,2 mEq Na/g)

N/A

3 g IV cada 4–6 h

3 g IV cada 4 h

N/A

Si pesa < 60 kg: 50 mg/kg IV cada 4–6 h

1–2 g IV cada 12 h

Ticarcilina/clavulánico (3,1 g = 3 g ticarcilina + 0,1 g de ácido clavulánico)

N/A

3,1 g IV cada 4–6 h

3,1 g IV cada 4 h

N/A

Si pesa < 60 kg: 50 mg/kg IV (basado en el componente de ticarcilina) cada 4–6 h

2 g IV cada 12 h

Betalactámicos: monobactámicos

Aztreonam

N/A

1–2 g IV cada 6–12 h

2 g IV cada 6 h

N/A

30–40 mg/kg IV cada 6–8 h

0,5 g IV cada 8 h

Betalactámicos: Carbapenémicos

Ertapenem

N/A

1 g IV cada 24 h

1 g IV cada 24 h

N/A

N/A

0,5 g IV cada 24 h

Imipenem

N/A

0,5–1,0 g IV cada 6 h

1 g IV cada 6 h

N/A

Para lactantes de 4 semanas a 3 meses: 25 mg/kg IV cada 6 h

Para niños > 3 meses: 15–25 mg/kg IV cada 6 hs

0,125–0,25 g IV cada 12 h (puede incrementar el riesgo de convulsiones)

Meropenem

N/A

1 g IV cada 8 hs

2 g IV cada 8 hs

N/A

20–40 mg/kg IV cada 8 h

0,5 g IV cada 24 h

Doripenem

N/A

0,5 g IV cada 8 h

0,5 g IV cada 8 h

N/A

N/A

0,25 g IV cada 24 hs

Para meningitis

40 mg/kg IV cada 8 h

40 mg/kg IV cada 8 h

N/A

20 mg/kg IV cada 24 h

Fluoroquinolonasd

Ciprofloxacina

0,5–0,75 g cada 12 h

0,2–0,4 g IV cada 8–12 h

0,4 g IV cada 8 h

10–15 mg/kg IV cada 12 h (en algunas circunstancias)

10–15 mg/kg IV cada 12 h (en algunas circunstancias)

0,5–0,75 g orales cada 24 h

o

0,2–0,4 g IV cada 24 h

Liberación extendida para cistitis no complicada

0,5 g cada 24 h durante 3 días

N/A

N/A

N/A

N/A

N/A

Gemifloxacina

320 mg cada 24 h

N/A

N/A

N/A

N/A

160 mg orales cada 24 h

Levofloxacina

0,25–0,75 g cada 24 h

0,25–0,75 IV g cada 24 h

0,75 g IV cada 24 h

N/A

N/A

0,25–0,5 g orales o IV cada 48 h

Moxifloxacina

0,4 g cada 24 h

0,4 g IV cada 24 h

0,4 g IV cada 24 h

N/A

N/A

0,4 g cada 24 h orales o IV

Norfloxacinab

0,4 g cada 12 h

N/A

N/A

N/A

N/A

0,4 g orales cada 24 h

Ofloxacina

0,2–0,4 g cada 12 h

0,4 g IV cada 12 h

0,2–0,4 g IV cada 12 h

N/A

N/A

0,1–0,2 g orales o IV cada 24 h

Macrólidos

Azitromicina

0,5 g el primer día, después 0,25 g cada 24 h durante 4 días

0,5 g IV cada 24 h

0,5 g IV cada 24 h

N/A

0,5 g orales el primer día, después 0,25 g orales cada 24 h durante 4 días o 0,5 g IV cada 24 h

Para cervicitis y uretritis no gonocócicas

1 g en 1 dosis

N/A

N/A

N/A

N/A

N/A

Para diarrea del viajero

1 g en 1 dosis

N/A

N/A

5–10 mg/kg en 1 dosis

N/A

N/A

Para tonsilitis o faringitis

N/A

N/A

N/A

12 mg/kg durante 5 días

N/A

N/A

Para otitis media o neumonía extrahospitalaria

N/A

N/A

N/A

10 mg/kg el primer día, después 5 mg/kg 1 vez al día, los días 2 a 5

N/A

N/A

Claritromicina

0,25–0,5 g cada 12 h

Liberación extendida: 1 g cada 24 h

N/A

N/A

7,5 mg/kg cada 12 h

N/A

0,25–0,5 g orales cada 24 h

Eritromicina baseb

0,25–0,5 g cada 6 h

N/A

N/A

10–16,6 mg/kg cada 8 h

o

7,5–12,5 mg/kg cada 6 h

N/A

0,25 g orales cada 6 h

Fidaxomicina

0,2 g cada 12 hs

N/A

N/A

N/A

N/A

0,2 g vía oral cada 12 hs

Lactobionato

N/A

0,5–1 g IV cada 6 h

1 g IV cada 6 h

N/A

3,75–5,0 mg/kg IV cada 6 h

0,5 g IV cada 6 h

Gluceptato

N/A

0,5–1 g IV cada 6 h

1 g IV cada 6 h

N/A

3,75–5,0 mg/kg IV cada 6 h

0,5 g IV cada 6 h

Para preparación del intestino antes de una cirugía gastrointestinal

1 g en 3 dosis

N/A

N/A

20 mg/kg en 3 dosis

N/A

N/A

Telitromicina

800 mg cada 24 h

N/A

N/A

N/A

N/A

800 mg orales cada 24 h

Sulfamidas y trimetoprim

Sulfisoxazol

1,0 g cada 6 h

25 mg/kg IV cada 6 h (no disponible en los Estados Unidos)

N/A

30–37,5 mg/kg cada 6 h

o

20–25 mg/kg cada 4 h

N/A

1 g oral cada 12–24 h

Sulfametizol

0,5–1 g cada 6–8 h

N/A

N/A

7,5–11,25 mg/kg cada 6 h

N/A

N/A

Sulfametoxazol

1 g cada 8–12 h

N/A

N/A

25–30 mg/kg cada 12 h

N/A

1 g oral cada 24 h

Trimetoprim

0,1 g cada 12 h

o

0,2 g cada 24 h

N/A

N/A

2 mg/kg cada 12 h durante 10 días para infecciones urinarias

N/A

0,1 g orales cada 24 h

Trimetoprim/sulfametoxazole

0,16/0,8 g cada 12 h

3–5 mg TMP/kg IV cada 6–8 h

5 mg TMP/kg IV cada 6 h

3–6 mg TMP/kg cada 12 h

3–6 mg TMP/kg IV cada 12 h

(No recomendado si se dispone de alternativas)

Para neumonía por Pneumocystis jiroveciie

0,32/1,6 g cada 8 h durante 21 días

5 mg TMP/kg IV cada 8 h durante 21 días

5 mg TMP/kg IV cada 6–8 h

5–6,6 mg TMP/kg cada 8 h

o

3,75–5 mg TMP/kg cada 6 h

5–6,6 mg TMP/kg IV cada 8 h

o

3,75–5 mg TMP/kg IV cada 6 h

Si es necesario, 5 mg TMP/kg IV cada 24 h

o

1,25 mg TMP/kg IV cada 6 h

Tetraciclinas

Doxiciclina

0,1 g cada 12 h

0,1 g IV cada 12 h

0,1 mg IV cada 12 h

Para > 8 años: 2–4 mg/kg cada 24 h

o

1–2 mg/kg cada 12 h

Para > 8 años: 2–4 mg/kg IV cada 24 h

o

1–2 mg/kg IV cada 12 h

0,1 g IV u orales cada 12 h

Minociclina

0,1 g cada 12 h

0,1 g IV cada 12 h

0,1 g IV cada 12 h

N/A

N/A

0,1 g IV u orales cada 12 h

Tetraciclinab

0,25–0,5 g cada 6 h

N/A

N/A

Para > 8 años: 6,25–12,5 mg/kg cada 6 h

N/A

Administrar doxiciclina

Tigeciclina

N/A

100 mg, luego 50 mg (25 mg para disfunción hepática grave) IV cada 12 h

Igual a la dosis para adultosf

N/A

N/A

Igual a la dosis para adultos

Otros

Clindamicina

0,15–0,45 g cada 6 h

0,6 g IV cada 6 h hasta 0,9 g IV cada 8 h

0,9 g IV cada 8 h

2,6–6,6 mg/kg cada 8 h

o

2–5 mg/kg cada 6 h

6,6–13,2 mg/kg IV cada 8 h

o

5–10 mg/kg IV cada 6 h

0,15–0,45 g orales cada 6 h

o

0,6–0,9 g IV cada 6–8 h

Cloranfenicol

0,25–1 g cada 6 h

0,25–1,0 g IV cada 6 h

1 g IV cada 6 h

N/A

12,5–18,75 mg/kg IV cada 6 h

0,25–1,0 g IV cada 6 h

Para meningitis

N/A

12,5 mg/kg cada 6 h (máximo: 4 g/día)

12,5 mg/kg IV cada 6 h (máximo: 4 g/día)

N/A

18,75–25 mg/kg IV cada 6 h

12,5 mg/kg IV cada 6 h (máximo: 4 g/día)

Colistina (polimixina E)

N/A

2,5-5 mg/kg/día IV en 2-4 dosis

2,5-5 mg/kg/día IV en 2-4 dosisf

N/A

N/A

1,5 mg/kg cada 36 hs

Dalbavancina

N/A

1.000 mg en una sola dosis, seguida por una dosis de 500 mg 1 semana más tarde

1.000 mg en una sola dosis, seguida por una dosis de 500 mg 1 semana más tarde

N/A

N/A

1.000 mg en una sola dosis, seguida por una dosis de 500 mg 1 semana más tarde

Daptomicina

N/A

4–6 mg/kg IV cada 24 hs

8–10 mg/kg IV cada 24 hsf

N/A

N/A

4–6 mg/kg IV cada 48 hs

Fosfomicina

Una sola dosis de 3 g en 85 a 110 mL (3-4 oz) de agua

N/A en EE.UU.

N/A

N/A

N/A

Una sola dosis de 3 g en 85 a 110 mL (3-4 oz) de agua

Linezolida

0,6 g cada 12 h

0,6 g IV cada 12 h

0,6 g IV cada 12 h

10 mg/kg cada 8 h

10 mg/kg IV cada 8 h

0,6 g IV u orales cada 12 h

Metronidazol

Para infección por anaerobios

7,5 mg/kg cada 6 h (sin exceder 4 g/día)

7,5 mg/kg IV cada 6 h (sin exceder 4 g/día)

7,5 mg/kg IV cada 6 h (sin exceder 4 g/día)

7,5 mg/kg cada 6 h

7,5 mg/kg IV cada 6 h

3,75 mg/kg IV u orales cada 6 h (sin exceder 2 g/día)

Para tricomoniasis

2 g en 1 dosis

o

0,5 g cada 12 h durante 7 días

N/A

N/A

N/A

N/A

N/A

Para diarrea inducida por Clostridium difficile (colitis seudomembranosa)

0,5 g cada 6–8 h durante 10–14 días

500 mg IV cada 6–8 h

500 mg IV cada 6 h

7,5 mg/kg cada 8 h

7,5 mg/kg IV cada 6 h

250 mg orales o IV cada 8 h

Para amebiasis

0,5–0,75 g cada 8 h durante 10 días, luego paromomicina oral 0,5 g cada 8 h durante 7 días

0,75 g IV cada 8 h durante 10 días, luego paromomicina oral 0,5 g cada 8 h durante 7 días

0,75 g IV cada 8 h durante 10 días, luego paromomicina oral 0,5 g cada 8 h durante 7 días

11,6–16,6 mg/kg cada 8 h durante 7–10 días

11,6–16,6 mg/kg IV cada 8 h durante 7–10 días

N/A

Para giardiasis

0,25 g cada 6–8 h durante 5–7 días

N/A

N/A

5 mg/kg cada 6–8 h durante 5 días

N/A

N/A

Macrocristales de nitrofurantoína

50–100 mg cada 6 h

N/A

N/A

1,25–1,75 mg/kg cada 6 h

N/A

No recomendado

Macrocristales de monohidrato de nitrofurantoína

100 mg cada 12 h

N/A

N/A

N/A

N/A

N/A

Oritavancina

N/A

1.200 mg como dosis única

1.200 mg como dosis única

N/A

N/A

1.200 mg como dosis única

Quinupristina/dalfopristina

N/A

7,5 mg/kg IV cada 8–12 h

7,5 mg/kg IV cada 8 h

N/A

7,5 mg/kg IV cada 12 h para infecciones complicadas de la piel o de las estructuras cutáneas

o

7,5 mg/kg cada 8 h para infecciones graves

7,5 mg/kg IV cada 8–12 h

Rifampicinab

Para tuberculosis

0,6 g cada 24 h

0,6 g IV cada 24 h

N/A

5–10 mg/kg cada 12 h

o

10–20 mg/kg cada 24 h

10–20 mg/kg IV cada 24 h

0,3–0,6 g IV u orales cada 24 h

Para exposición a meningococos

0,6 g cada 12 h en 4 dosis

N/A

N/A

Edad 1 mes: 10 mg/kg cada 12 h durante 2 días

Edad < 1 mes: 5 mg/kg cada 12 h durante 2 días

N/A

0,6 g orales cada 12 h en 4 dosis

Para exposición a Haemophilus influenzae

20 mg/kg cada 24 h durante 4 días (no exceder los 600 mg cada 24 h)

N/A

N/A

20 mg/kg cada 24 h durante 4 días

Edad < 1 mes: 10 mg/kg cada 24 h durante 4 días

N/A

20 mg/kg cada 24 h durante 4 días (no exceder los 600 mg cada 24 h)

Para infección por estafilococos (en combinación con penicilina, cefalosporina o vancomicina)

0,3 g cada 8 h

o

0,6–0,9 g cada 24 h

0,3 g IV cada 8 h

o

0,6–0,9 g IV cada 24 h

0,3 g IV cada 8 h

o

0,6–0,9 g IV cada 24 h

0,3 g IV u orales cada 8 h

o

0,6–0,9 g IV u orales cada 24 h

Rifapentina

Para la TB pulmonar (como parte de un régimen de 3 o 4 fármacos)

Fase inicial (2 meses): 0,6 g dos veces/semana

Fase de continuación (4 meses): 0,6 g una vez por semana

N/A

N/A

N/A

N/A

N/A

Para la tuberculosis latente (en combinación con isoniazida)

0,9 g una vez por semana (3 meses)

N/A

N/A

N/A

N/A

N/A

Tedizolida

200 mg cada 24 hs

200 mg IV cada 24 hs

200 mg IV cada 24 hs

N/A

N/A

200 mg orales o IV cada 24 hs

Telavancina

N/A

10 mg/kg IV cada 24 hs

10 mg/kg IV cada 24 hs

N/A

N/A

N/A

Vancomicina

125 mg cada 6 h (sólo eficaz para diarrea inducida por C. difficile)

15 mg/kg IV cada 12 hs (a menudo, 1 g cada 12 hs)

15 mg/kg IV cada 12 h

N/A

13 mg/kg IV cada 8 h

o

10 mg/kg IV cada 6 hs

0,5–1,0 g IV por semana

Para meningitis

N/A

1 g IV cada 8 h

o

1,5 g IV cada 12 hsg

1 g IV cada 8 h

o

1,5 g IV cada 12 h

N/A

15 mg/kg IV cada 6 h

15 mg/kg IV por semana

aLa dosis de carga inicial debe ser equivalente a la dosis habitual para pacientes con función renal normal, seguida por un ajuste de dosis para la insuficiencia renal. El ajuste de la dosis para los aminoglucósidos debe estar guiado por una determinación de las concentraciones séricas máximas (en una muestra tomada 1 h después del inicio de una infusión IV de 30 min) y mínimas (muestra obtenida 30 min antes de la dosis siguiente).

bLa velocidad o el grado de absorción disminuyen cuando el fármaco se toma con los alimentos.

cLa dosis no debe exceder la de los adultos.

dEstos fármacos generalmente se evitan en los niños.

eDosis basada en TMP.

fEl protocolo para la dosificación de este antibiótico para las infecciones graves es complejo y está en rápida evolución (véase el análisis de cada fármaco individual para mayor información).

gAdemás, puede ser necesaria la vancomicina intratecal o intraventricular en 10–20 mg/día, y puede necesitarse un ajuste de la dosis para lograr concentraciones mínimas en LCR de 10–20 μg/mL.

N/A = no aplicable; TMP = trimetoprim.

Duración del tratamiento

Los antibióticos deben administrarse hasta que no se encuentren signos de infección sistémica durante varios días (fiebre, síntomas, hallazgos anormales en las pruebas de laboratorio). En algunas infecciones (como la endocarditis, la tuberculosis, la osteomielitis), los antibióticos se administran en forma continua durante semanas o meses para prevenir una recaída.

Complicaciones

Las complicaciones de la terapia con antibióticos son la sobreinfección por bacterias u hongos no sensibles al fármaco y los efectos adversos cutáneos, renales, hematológicos y digestivos.

Con frecuencia, los efectos adversos hacen necesaria la interrupción de la terapia y la sustitución del medicamento con otro antibiótico al cual sea sensible la bacteria; a veces, no existen alternativas.

Resistencia a los antibióticos

La resistencia a un antibiótico puede ser inherente a una especie bacteriana en particular o adquirirse mediante mutaciones o la transmisión de genes portados por otros microorganismos. Estos genes codifican diferentes mecanismos para la resistencia (ver Mecanismos comunes de resistencia a los antibióticos). Los genes que codifican la resistencia pueden transmitirse entre 2 células bacterianas por los siguientes mecanismos:

  • Transformación (captación de DNA desnudo de otro microorganismo)

  • Transducción (infección por un bacteriófago)

  • Conjugación (intercambio de material genético en forma de plásmidos, que son porciones de DNA extracromosómico que se replican en forma independiente, o transposones, que son partes móviles del DNA cromosómico).

Los plásmidos y transposones pueden diseminar rápidamente los genes de resistencia.

Un antibiótico elimina preferentemente a las bacterias no resistentes y aumenta así la proporción de bacterias resistentes de la población. Estos fármacos tienen ese efecto no sólo sobre las bacterias patógenas, sino también sobre la flora normal; la forma normal resistente puede convertirse en un reservorio de genes de resistencia que posteriormente pueden transmitirse a los patógenos.

Mecanismos comunes de resistencia a los antibióticos

Mecanismo

Ejemplo

Disminución de la permeabilidad de la pared celular

Pérdida de la porina D2 de la membrana externa en Pseudomonas aeruginosa resistente a imipenem

Inactivación enzimática

Producción de betalactamasas que inactivan a las penicilinas en Staphylococcus aureus, Haemophilus influenzae y Escherichia coli resistentes a las penicilinas

Producción de enzimas inactivadoras de los aminoglucósidos en enterococos resistentes a la gentamicina

Cambios de objetivo

Disminución de la afinidad de las proteínas de unión a la penicilina por los antibióticos betalactámicos (p. ej., en Streptococcus pneumoniae con sensibilidad reducida a la penicilina)

Disminución de la afinidad del RNA ribosómico metilado objetivo de los macrólidos, clindamicina y quinupristina en S. aureus resistente a MLSB

Disminución de la afinidad de los precursores alterados de la pared celular por la vancomicina (p. ej., en Enterococcus faecium)

Disminución de la afinidad de la DNA girasa por las fluoroquinolonas en S. aureus resistente a fluoroquinolonas

Aumento de la actividad de la bomba de expulsión de los antibióticos

Aumento de la expulsión de tetraciclinas, macrólidos, clindamicina o fluoroquinolonas (p. ej., en S. aureus)

Evitar la inhibición antibiótica

Desarrollo de mutantes bacterianos que pueden sobrevivir con productos (como la timidina) presentes en el ambiente, y no sólo con productos sintetizados dentro de la bacteria (p. ej., en determinadas bacterias expuestas a trimetoprim/sulfametoxazol)

MLSB = macrólidos, lincosidos, estreptogramina B.

Recursos en este artículo