Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Cultivo

Por Kevin C. Hazen, PhD, Professor of Pathology and Director of Clinical Microbiology, Duke University Health System

Información:
para pacientes

El cultivo es el crecimiento microbiano en un medio nutritivo sólido o líquido; el aumento del número de microorganismos facilita su identificación. El cultivo también facilita la realización de pruebas de sensibilidad a antimicrobianos.

La comunicación con el laboratorio tiene una importancia esencial. Aunque la mayoría de las muestras se cultivan en medios generales (como agar con sangre o chocolate), algunos patógenos requieren la inclusión de nutrientes o inhibidores específicos u otras condiciones especiales (ver Medios selectivos para el aislamiento de bacterias comunes); si se sospecha la presencia de uno de estos patógenos o si el paciente ha estado recibiendo antibióticos, el laboratorio debe estar sobre aviso. También se informa el origen de la muestra para que el laboratorio pueda diferenciar los patógenos de la flora normal específica de esa localización.

Medios selectivos para el aislamiento de bacterias comunes

Microorganismo

Medio de cultivo de elección

Género Bacteroides

Agar sangre lacada con kanamicina-vancomicina

Bacteroides fragilis

Bilis-esculina (con gentamicina y bilis) para Bacteroides

Bordetella pertussis

Agar de Bordet-Gengou con meticilina o cefalexina

Agar de Regan-Lowe con cefalexina

Agar carbón con sangre de caballo

Burkholderia cepacia

Agar para Pseudomonas cepacia

Campylobacter jejuni o C. coli

Agares selectivos para Campylobacter (p. ej., agar con cefoperazona-vancomicina)

Corynebacterium diphtheriae

Agar de Tinsdale

Agar sangre con cistina-telurito

Medio sérico coagulado de Löffler

Escherichia coli o patógenos enterohemorrágicos (productores de toxina Shiga, incluso O157-H7)

Agar MacConkey-sorbitol

Francisella tularensis

Agar sangre o chocolate-cistina

Legionella

Agar carbón tamponado y extracto de levadura

Leptospira

Medio de Fletcher o Stuart con suero de conejo, o medio para Leptospira con albúmina sérica bovina-Tween 80

Neisseria gonorrhoeae o N. meningitidis

Agar modificado de Thayer-Martin

Agar de Nueva York

Salmonella y Shigella

Pueden crecer en agar estándar de MacConkey o azul de metileno-eosina

Alternativa: Hektoen o xilosa-lisina-desoxicolato, agar para Salmonella-Shigella, caldo de enriquecimiento para gramnegativos o seleniuro

Vibrio

Agar sacarosa con tiosulfato-citrato-sales biliares

Yersinia

Agar con cefsulodina, irgasan-novobiocina

La toma de la muestra es importante. Para el diagnóstico de las enfermedades infecciosas, la regla general es tomar la muestra donde está la infección En las lesiones, se deben tomar muestras de los bordes, y no del centro. Se desaconseja el uso de hisopos. Sin embargo, si se utiliza un hisopo, se prefiere uno flocado, ya que permite recolectar más muestra. Los hisopos utilizados para los ensayos moleculares (ver Métodos de identificación de las enfermedades infecciosas basados en ácidos nucleicos) deben ser compatibles con el ensayo molecular específico que se desea realizar. Un tipo erróneo de torunda o un mal hisopado pueden producir un resultado falso negativo. Los hisopos con aplicador de madera son tóxicos para algunos virus. Las torundas de algodón son tóxicas para algunas bacterias y clamidias.

Los hemocultivos requieren la descontaminación y desinfección de la piel (con yodopovidona, secado y eliminación con alcohol al 70%). Por lo general se usan varias muestras, cada una obtenida de un sitio diferente; se las toma simultáneamente con los picos de fiebre si es posible. La flora normal de la piel y de las mucosas que crece en una sola muestra de hemocultivo generalmente se interpreta como contaminación. Si se obtiene una muestra de sangre de una vía central, debe obtenerse también una muestra de sangre periférica para ayudar a diferenciar una bacteriemia de una infección del catéter. Los cultivos de los catéteres infectados suelen dar resultados positivos más rápidamente y contienen una mayor carga microbiana que las muestras de sangre periférica obtenidas al mismo tiempo. Algunos hongos, sobre todo los filamentosos (como las especies ), en general no pueden cultivarse en la sangre.

La muestra debe transportarse rápidamente, en el medio correcto y en condiciones que limiten el crecimiento de cualquier flora normal que la haya contaminado. Para una cuantificación precisa del patógeno debe impedirse su crecimiento excesivo; las muestras deben llevarse al laboratorio inmediatamente, o refrigerarse si este transporte se ve demorado (como ocurre en la mayoría de los casos).

Algunos cultivos requieren consideraciones especiales.

Las bacterias anaerobias no deben cultivarse en muestras de sitios donde son flora normal, porque puede ser imposible la diferenciación entre patógenos y flora. Las muestras deben protegerse del aire, lo que puede ser complicado. Existen medios de transporte anaeróbicos para muestras de hisopados. Sin embargo, las muestras líquidas (por ejemplo, el contenido de abscesos) son superiores a las muestras por hisopado para la recuperación de bacterias anaerobias. Las muestras líquidas deben recogerse con una jeringa a la cual se ha extraído todo el aire (para minimizar el contacto de la muestra con el oxígeno) y enviarse al laboratorio en la jeringa (tapada, sin la aguja), o transferirse a un vial de transporte anaeróbico.

Las micobacterias son difíciles de cultivar. Las muestras que contienen flora normal (como el esputo) deben primero descontaminarse y concentrarse. El Mycobacterium tuberculosis y algunas otras micobacterias crecen lentamente. El crecimiento del M. tuberculosis típicamente es más rápido en medios líquidos que en medios sólidos; el uso rutinario de sistemas automatizados con medios líquidos puede producir el crecimiento dentro de las 2 semanas, en comparación con las 4 semanas necesarias para medios sólidos como el agar de Lowenstein-Jensen. Además, puede haber pocos microorganismos presentes en la muestra. La obtención de varias muestras del mismo sitio puede ayudar a aumentar el rendimiento. Las muestras deben cultivarse durante 8 semanas antes de descartarse. Si se sospecha una micobacteria atípica, el laboratorio debe ser notificado.

Los virus generalmente se cultivan a partir de hisopados y muestras de tejidos, que suelen ser transportados en medios que contienen agentes antibacterianos y antifmicóticos. Las muestras se inoculan en cultivos de tejidos que permitan el crecimiento del virus sospechado e inhiban a otros microorganismos. Los virus que son muy lábiles (como el varicela-zóster) deben inocularse en cultivos de tejidos dentro de la hora de haber sido obtenidos. Los cultivos en tejidos estandarizados son más sensibles. Los cultivos tisulares rápidos (viales protegidos) pueden brindar resultados más rápidos. Algunos virus comunes no pueden detectarse utilizando los métodos de cultivo de rutina, y requieren métodos alternativos para el diagnóstico (p. ej. enzimoinmunoensayos para el virus de Epstein-Barr, los virus de la hepatitis B y E, el HIV y el virus linfotrópico T humano; pruebas serológicas para los virus de la hepatitis A y D; métodos basados en los ácidos nucleicos para el HIV).

Virus comunes que no crecen en los medios de cultivo de rutina

Cuadros comunes

Virus

Pruebas de diagnóstico

Enfermedad febril aguda, meningoencefalitis

Alfavirus, flavivirus, bunyavirus (virus de la encefalitis de St. Louis, virus de la encefalitis de La Crosse)

EIA

Diarrea

Rotavirus, calicivirus (norovirus), astrovirus

ME o MIE

Mononucleosis infecciosa

Virus de Epstein-Barr

EIA, métodos basados en los ácidos nucleicos

Fiebres hemorrágicas, coriomeningitis linfocítica

Filovirus, arenavirus (fiebre de Lassa, virus Ébola)

ME

Hepatitis

Hepatitis A, hepatitis D

Pruebas serológicas, métodos basados en ácidos nucleicos

Hepatitis B, hepatitis E

EIA, métodos basados en los ácidos nucleicos

Hepatitis C, hepatitis G

Métodos basados en los ácidos nucleicos, EIA

Roséola, sarcoma de Kaposi, infecciones diseminadas

Herpesvirus 6, 7, 8

Métodos basados en ácidos nucleicos, EIA

Sida

HIV

Métodos basados en ácidos nucleicos, EIA, inmunotransferencia de Western

Condiloma acuminado, cáncer de piel genital

Virus del papiloma humano

Métodos basados en ácidos nucleicos, EIA

Quinta enfermedad

Parvovirus humano B19

Métodos basados en ácidos nucleicos, EIA

Leucemia de células T adultas

Virus linfotrópico de células T humanas

EIA

Leucoencefalopatía multifocal progresiva , infección renal

Poliomavirus (JC y BK)

Métodos basados en ácidos nucleicos

Viruela, viruela de los simios, vaccinia, molusco contagioso

Poxvirus

Métodos basados en ácidos nucleicos, ME, cultivo de acuerdo con el virus

Rabia

Virus de la rabia

ME, IF

Rubeola

Virus de la rubeola

EIA, IF

EIA = enzimoinmunoensayo; ME = microscopia electrónica; MIE = microscopia inmunoelectrónica; IF = ensayos por inmunofluorescencia.

Las muestras de hongos obtenidas de sitios no estériles deben inocularse en medios que contengan agentes antibacterianos. Debe permitirse el crecimiento durante 3 a 4 semanas antes de descartar la muestra.

Recursos en este artículo