Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Fiebre por mordedura de rata

Por Larry M. Bush, MD, Affiliated Associate Professor of Medicine;Affiliated Professor of Biomedical Sciences, University of Miami-Miller School of Medicine;Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University ; Maria T. Perez, MD, Associate Pathologist, Department of Pathology and Laboratory Medicine, Wellington Regional Medical Center, West Palm Beach

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La fiebre por mordedura de rata está causada por el Streptobacillus moniliformis o por el Spirillum minus. Los síntomas de la forma estreptobacilar incluyen fiebre, exantema y artralgias. La variante espirilar causa fiebre recurrente, exantema y linfadenitis regional. El diagnóstico es clínico y se confirma con cultivos, y a veces con títulos de anticuerpos séricos. El tratamiento se lleva a cabo con penicilina o doxiciclina.

La fiebre por mordedura de rata se transmite al ser humano en aproximadamente el 10% de las mordeduras por estos animales. Sin embargo, el paciente puede no presentar antecedentes de mordeduras de rata. Esta enfermedad es causada con frecuencia por el ataque de estos animales, pero puede transmitirse además por la mordedura de cualquier roedor o de un carnívoro que se alimenta de roedores. Tanto la forma estreptobacilar como la espirilar afectan principalmente a personas que viven en las grandes ciudades en condiciones de hacinamiento, y en personal de laboratorios biomédicos. En los Estados Unidos y Europa, la fiebre por mordedura de rata generalmente se debe al S. moniliformis; en Asia, son más frecuentes los casos causados por S. minus.

Fiebre estreptobacilar por mordedura de rata

Esta forma de la infección está causada por el bacilo gramnegativo pleomórfico S. moniliformis, que está presente en la bucofaringe de ratas sanas. Algunas epidemias se han asociado con la ingestión de leche sin pasteurizar, contaminada con S. moniliformis (fiebre de Haverhill), pero la infección suele producirse como consecuencia de la mordedura de una rata o un ratón silvestre. También se han relacionado con esta enfermedad comadrejas y otros roedores.

En general, la herida primaria se cura rápidamente, pero después de un período de incubación de 1 a 22 días (en promedio menos de 10) aparece en forma abrupta un síndrome parecido a un cuadro viral, con escalofríos, fiebre, vómitos, cefalea y dolor de espalda y de articulaciones. La mayoría de los pacientes desarrollan un exantema morbiliforme, petequial o vesicular en las manos y los pies en los 3 días posteriores. Dentro de la semana siguiente, muchos pacientes desarrollan poliartralgia o artritis, generalmente asimétrica en las grandes articulaciones, que si no es tratada puede persistir varios días o meses. La fiebre puede volver, apareciendo de manera irregular en un período de semanas a meses. La endocarditis bacteriana y los abscesos cerebrales o en otros tejidos son raros, pero graves. Algunos pacientes presentan infecciones en el derrame pericárdico y el líquido amniótico. La fiebre de Haverhill (eritema artrítico epidémico) se asemeja a la fiebre por mordedura de rata adquirida por vía percutánea, pero son menos prominentes la faringitis y los vómitos.

El diagnóstico se confirma con el cultivo del microorganismo en muestras de sangre o de líquido sinovial. En la segunda o tercera semanas, se desarrollan aglutininas medibles, que son importantes para el diagnóstico si su título aumenta. Las pruebas de PCR o ensayo de inmunoadsorción ligada a enzimas (ELISA) pueden ser útiles. El recuento de leucocitos puede estar entre 6.000 y 30.000 /μL. Las pruebas serológicas de sífilis pueden producir resultados falsos positivos. En general, la forma estreptobacilar puede diferenciarse de la espirilar a partir de la presentación clínica.

El tratamiento consiste en la administración de amoxicilina (1 g oral cada 8 horas), penicilina G procaína (600.000 unidades IM cada 12 horas) o penicilina V (500 mg orales 4 veces al día) durante 7 a 10 días. En pacientes alérgicos a las penicilinas, puede utilizarse la eritromicina, en dosis de 500 mg orales 4 veces al día. Otra alternativa es la doxiciclina, 100 mg cada 12 horas durante 14 días.

Fiebre espirilar por mordedura de rata (sodoku)

La infección por S. minus se adquiere a través de una mordedura de rata, y a veces de ratón. La ingestión del microorganismo no causa enfermedad. La herida se cura rápidamente, pero la inflamación reaparece en el sitio afectado después de 4 a 28 días (por lo general, más de 10), acompañada por una fiebre recurrente y linfadenitis regional. A veces, se desarrolla un exantema roseolar-urticariforme, pero es menos prominente que el de la forma estreptobacilar. La fiebre suele acompañarse con síntomas sistémicos, pero la artritis es rara. En pacientes no tratados, suelen producirse ciclos de 2 a 4 días de fiebre que recurren durante 4 a 8 semanas, pero rara vez se repiten durante más de 1 año.

El diagnóstico se establece por la observación directa o el cultivo de Spirillum en sangre o tejidos de las lesiones o los ganglios linfáticos, o por tinción de Giemsa o microscopia de campo oscuro de la sangre de ratones inoculados. El recuento leucocitario varía entre 5000 y 30.000 /μL. La prueba de VDRL arroja resultados falsos positivos en la mitad de los pacientes. La enfermedad puede confundirse fácilmente con paludismo o infección por Borrelia recurrentis; ambas se caracterizan por fiebre recurrente.

El tratamiento es el mismo que para la forma estreptobacilar.