Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Feohifomicosis

Por Sanjay G. Revankar, MD, Professor of Medicine and Director of ID Fellowship Program, Division of Infectious Diseases, Wayne State University School of Medicine ; Jack D. Sobel, MD, Professor of Medicine and Chief, Division of Infectious Diseases, Wayne State University School of Medicine

Información:
para pacientes

Las feohifomicosis son infecciones causadas por muchos tipos de hongos dematiáceos oscuros, pigmentados con melanina. Se distinguen de la cromoblastomicosis y los micetomas por la ausencia de hallazgos histopatológicos específicos.

Los hongos pigmentados se identifican cada vez más como oportunistas, y causan feohifomicosis en pacientes inmunocompetentes e inmunodeficientes. Las feohifomicosis pueden estar causadas por numerosas especies de hongos dematiáceos pigmentados con melanina, de color oscuro, como Bipolaris, Cladophialophora, Cladosporium, Exophiala, Fonsecaea, Phialophora, Ochronosis, Rhinocladiella y Wangiella.

Los hongos dematiáceos rara vez causan infecciones mortales en pacientes con mecanismos de defensa indemnes, aunque pueden causar abscesos cerebrales en pacientes inmunocompetentes.

Los síndromes clínicos incluyen sinusitis invasora, a veces con necrosis ósea, así como nódulos o abscesos subcutáneos, queratitis, masas pulmonares, osteomielitis, artritis micótica, endocarditis, abscesos encefálicos e infección diseminada.

Diagnóstico

  • Examen mediante tinción de Masson-Fontana

  • Cultivo para identificar la especie causal

Los hongos dematiáceos pueden distinguirse con frecuencia en muestras de tejido teñidas con la coloración convencional de hematoxilina y eosina, donde se presentan como hifas tabicadas o células similares a levaduras amarronadas, dado que reflejan su alto contenido de melanina. La tinción de Masson-Fontana para melanina confirma su presencia. La feohifomicosis se distingue de la cromoblastomicosis y el micetoma por la ausencia de hallazgos histopatológicos específicos tales como cuerpos escleróticos o granos en el tejido.

Se necesita cultivo para identificar la especie causal.

Tratamiento

No existe una terapia estándar; el tratamiento depende del síndrome clínico y del estado del paciente.

Para nódulos subcutáneos, la cirugía sola puede ser curativa. El itraconazol tiene excelente actividad y es el más utilizado clínicamente, aunque el voriconazol y el posaconazol se utilizan cada vez más, con buenos resultados. La duración del tratamiento varía, pero puede oscilar entre 6 semanas y > 12 meses. La anfotericina B no suele ser eficaz.

A menudo se usa una terapia combinada (p. ej., con 2 o 3 medicamentos, al menos uno de los cuales es un azol) para abscesos cerebrales e infecciones diseminadas, aunque los resultados clínicos suelen ser pobres, independientemente del tratamiento.