Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Loasis

Por Richard D. Pearson, MD, Professor of Medicine and Pathology, Associate Dean for Student Affairs, University of Virginia School of Medicine

Información:
para pacientes

La loasis una infección por filaria (ver Generalidades de las infecciones por nematodos filarias) causada por el Loa loa. Sus síntomas consisten en angioedema localizado (edemas de Calabar) y migración subconjuntival de los helmintos adultos. El diagnóstico consiste en la detección de las microfilarias en la sangre periférica o en la observación de los helmintos que migran a través del ojo. El tratamiento se realiza con dietilcarbamacina.

La loasis aparece en un área limitada al cinturón de bosques húmedos de África Occidental y Central. Los seres humanos son el único reservorio natural de este parásito.

Las microfilarias Loa loa se transmiten por tábanos (Chrysops [mosca de los renos o de los caballos]). Las microfilarias maduran para transformarse en helmintos adultos en los tejidos subcutáneos del huésped humano; las hembras miden entre 40 y 70 mm de longitud y los machos, entre 30 y 34 mm de longitud. Los adultos producen microfilarias. Las microfilarias circulan en la sangre. Los tábanos se infectan cuando ingieren sangre de un huésped humano durante el día (cuando las microfilaremias son máximas).

A veces la infección causa miocardiopatía, nefropatía o encefalitis. La eosinofilia es común, pero inespecífica.

Signos y síntomas

La mayoría de las personas infectadas es asintomática, pero la eosinofilia es frecuente. La infección produce áreas de angioedema (edemas de Calabar) que aparecen en cualquier parte del cuerpo, pero sobre todo en los miembros, y se cree que reflejan el desarrollo de reacciones de hipersensibilidad desencadenas por la migración de los alérgenos liberados por los helmintos adultos. En los residentes nativos, el edema dura entre 1 y 3 días, pero son más frecuentes y graves en los visitantes. Los helmintos también migran por los tejidos subconjuntivales a través de los ojos. Esta migración puede ser inquietante, pero la lesión ocular residual es infrecuente.

La nefropatía suele manifestarse con proteinuria, con hematuria o sin ella, y se cree que es secundaria al depósito de complejos inmunitarios. La encefalopatía suele ser leve, con síntomas indefinidos del SNC.

Diagnóstico

  • Observación de un gusano adulto que cruza la subconjuntiva del ojo

  • Identificación y cuantificación de microfilarias en la sangre por microscopía o PCR cuantitativa

Debe sospecharse loaiasis en pacientes con antecedentes de viajes a zonas endémicas y que presentan gusanos en los ojos, edema de Calabar o eosinofilia periférica no explicada. La detección de las microfilarias en el examen microscópico de una muestra de sangre periférica confirma el diagnóstico. Las muestras de sangre deben obtenerse entre las 10 a.m. y las 2 p.m., cuando las microfilaremias son máximas. Muchas pruebas serológicas en busca de anticuerpos no distinguen a Loa loa de otras filarias. Se han desarrollado pruebas para anticuerpos específicas para Loa, pero aún no están ampliamente disponibles en los EE.UU. Se encuentra disponible una PCR cuantitativa en tiempo real (qPCR), para confirmar el diagnóstico y determinar la carga de microfilarias, en el Laboratorio de Enfermedades Parasitarias, de los National Institutes of Health.

Las personas de las regiones endémicas de África deben ser sometidas a pruebas para Loa loa antes de ser tratadas con dietilcarbamazina o ivermectina para otras enfermedades, ya que estos medicamentos pueden tener efectos secundarios importantes en las personas con loiasis; los pacientes con > 8.000 microfilarias de Loa loa por mL de sangre están en riesgo de encefalopatía potencialmente mortal.

Tratamiento

  • Dietilcarbamacina

La dietilcarbamacina (DEC) es el único fármaco que destruye a las microfilarias y los helmintos adultos. En los EE.UU., solamente está disponible en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) después de la confirmación de loaiasis en el laboratorio; los médicos deben buscar asesoramiento de expertos antes de iniciar el tratamiento. Dado que la DEC puede empeorar la enfermedad ocular en pacientes con oncocercosis, debe excluirse la coinfección antes del tratamiento.

Los pacientes con loaiasis sintomática y < 8.000 microfilarias por mL de sangre reciben 50 mg de DEC por vía oral el primer día, 50 mg por vía oral 3 veces al día el segundo día, 100 mg por vía oral 3 veces al día el tercer día y, luego, 2,7 a 3,3 mg/kg 3 veces al día durante 21 días.

La DEC exacerba la proteinuria en forma transitoria y, en pacientes con infección grave, puede provocar una encefalopatía, con coma y muerte. Los pacientes con > 8.000 microfilarias/mL de sangre están en riesgo de este efecto y pueden beneficiarse con una aféresis o un tratamiento inicial con 200 mg de albendazol por vía oral dos veces al día durante 21 días; el objetivo es reducir la carga de microfilarias a < 8.000 ml antes de administrar la DEC. Pueden ser necesarios varios ciclos de DEC. Los pacientes que no han mejorado después de 2 o más ciclos de tratamiento con DEC pueden tratarse con 200 mg de albendazol por vía oral, dos veces al día, durante 21 días. También se empleó ivermectina para reducir la microfilaremia, pero se prefiere el albendazol porque comienza a actuar más lentamente y se asocia con un riesgo más bajo de desencadenar una encefalopatía.

Prevención

Pueden indicarse 300 mg de DEC por vía oral 1 vez a la semana para prevenir la infección. Los repelentes de insectos (como la impregnación de las prendas de vestir con permetrina) y el uso de mangas y pantalones largos pueden disminuir las picaduras de tábanos infectados. Dado que los tábanos vuelan de día, los mosquiteros en las camas no resultan útiles.

Recursos en este artículo