Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Viruela del mono

Por Mary T. Caserta, MD, Professor of Pediatrics, Division of Infectious Diseases;Attending Physician, University of Rochester School of Medicine and Dentistry;Golisano Children’s Hospital at Strong, University of Rochester Medical Center

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La viruela del mono tiene una estructura relacionada con la del virus de la viruela y causa una enfermedad similar, pero en general más leve.

Al igual que el virus de la viruela, el de la viruela del mono pertenece al grupo de los ortopoxvirus. Si bien se desconoce el reservorio, los posibles candidatos son los roedores pequeños y las ardillas que habitan en las selvas tropicales de África, sobre todo en las regiones occidental y central de ese continente. La enfermedad aparece en seres humanos en África de manera esporádica y en ocasiones provoca brotes epidémicos. La mayoría de los casos han sido informados en la República Democrática del Congo; se cree que un reciente aumento de 20 veces en la incidencia se debe a la suspensión de la vacunación contra la viruela en 1980.

En los Estados Unidos, se produjo un brote de viruela del mono en 2003, cuando roedores infectados importados de África como mascotas diseminaron el virus a perros de las praderas, que luego infectaron a personas en las regiones occidentales y centrales de ese país. Durante el brote epidémico, se confirmaron 35 casos, 13 resultaron probables y 22 sospechosos en 6 estados, aunque no se produjeron muertes.

Es probable que la viruela del mono se contagie de los animales a través de heridas o mucosas. La transmisión interpersonal es poco eficiente, con una tasa de ataque de entre 8 y 9%. La mayoría de los pacientes son niños. Las personas que recibieron la vacuna contra la viruela presentan un riesgo más bajo. En África, la tasa de mortalidad oscila entre 4 y 22%.

Desde el punto de vista clínico, la viruela del mono es semejante a la viruela; no obstante, las lesiones cutáneas suelen manifestarse en brotes y las adenopatías son más frecuentes. Se puede producir una infección bacteriana secundaria de la piel y los pulmones.

La diferenciación clínica entre la viruela del mono, la viruela y la varicela (un herpesvirus, no un poxvirus—ver Varicela) puede ser imposible. El diagnóstico se lleva a cabo con cultivo, PCR, inmunohistoquímica o microscopia electrónica, en función de las pruebas disponibles.

El tratamiento es de apoyo. Los fármacos potencialmente útiles incluyen al antiviral cidofovir y a los fármacos en investigación brincidofovir (CMX001) y tecovirimat (ST-246); todos tienen actividad contra la viruela del mono in vitro y en modelos experimentales. Sin embargo, ninguno de estos fármacos ha sido estudiado ni usado en áreas endémicas para el tratamiento de la viruela del mono.

Los casos deben informarse a las autoridades de salud pública.

Recursos en este artículo