Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Generalidades sobre las infecciones por protozoos intestinales

Por Richard D. Pearson, MD, Professor of Medicine and Pathology, Associate Dean for Student Affairs, University of Virginia School of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Los protozoos patógenos intestinales más importantes son la Entamoeba histolytica, especies de Cryptosporidium, la Giardia intestinalis (lamblia), la Cystoisospora (Isospora) belli, la Cyclospora cayetanensis y miembros del filo Microsporidia. Pueden hallarse numerosos parásitos comensales patógenos y no patógenos en el intestino simultáneamente. Las infecciones por protozoos no intestinales se describen en otros capítulos: para las enfermedades sistémicas por protozoos (paludismo, babesiosis, leishmaniasis, toxoplasmosis, tripanosomiasis), Protozoos extraintestinales; para la infección por nematodos, Nematodos (gusanos redondos); en relación con las infecciones por duelas, Trematodos (duelas) y para las infecciones por tenias, Cestodos (tenias).

Los protozoos intestinales se diseminan por vía fecal-oral, de manera que las infecciones son más frecuentes en áreas con condiciones sanitarias inadecuadas y escaso tratamiento del agua. También se encuentran con frecuencia en los Estados Unidos, en situaciones donde prevalecen la incontinencia fecal y la higiene inadecuada, como en instituciones mentales y en guarderías. A veces aparecen brotes de infecciones intestinales por protozoos transmitidas a través del agua en los Estados Unidos (p. ej., el brote masivo de Cryptosporidium transmitido por el agua en 1993). Algunos protozoos se transmiten por vía sexual, en especial cuando se practica el contacto bucoanal, y varias especies de protozoos causan infecciones oportunistas graves en pacientes con síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida).

Diagnóstico

Resulta difícil arribar al diagnóstico sólo por los síntomas y los hallazgos en el examen físico; está indicada la evaluación de las heces en busca de antígenos del parásito o el examen microscópico para detectar quistes o microorganismos.

Se han diseñado estudios para detectar antígenos fecales sensibles y específicos para

  • G. intestinalis

  • Especies de Cryptosporidium

  • E. histolytica

El diagnóstico microscópico puede requerir varias muestras, métodos de concentración y tinciones especiales, por lo cual es importante informarle al laboratorio el patógeno sospechado. Algunos pacientes requieren técnicas de diagnóstico semiinvasivas, como la biopsia por vía endoscópica (ver Recolección y manipulación de las muestras para el diagnóstico microscópico de las infecciones parasitarias).

El diagnóstico molecular con ensayos basados en PCR está disponible para algunos protozoos entéricos, y es promisorio para el futuro.