Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Giardiasis

Por Richard D. Pearson, MD, Professor of Medicine and Pathology, Associate Dean for Student Affairs, University of Virginia School of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La giardiasis es una infección por el protozoo flagelado Giardia intestinalis (lamblia), que puede ser asintomática o provocar síntomas que van desde flatulencias intermitentes hasta malabsorción crónica. El diagnóstico requiere la identificación del microorganismo en heces recién eliminadas o en contenidos duodenales o se basa en la detección del antígeno de Giardia en las heces. El tratamiento consiste en metronidazol, tinidazol o nitazoxanida. Durante el embarazo se indica paromomicina.

Los trofozoítos de la Giardia se adhieren fuertemente a la mucosa del duodeno y la porción proximal del yeyuno y se multiplican por fisión binaria. Algunos microorganismos se transforman en quistes resistentes a las condiciones ambientales, que se diseminan por la vía fecal-oral. La transmisión por el agua es la fuente principal de infección en la giardiasis. La transmisión también puede producirse al ingerir alimentos contaminados y a través del contacto interpersonal directo, en especial en instituciones de salud mental y en guarderías, o entre compañeros sexuales. Los quistes de Giardia permanecen viables en la superficie del agua y son resistentes a los niveles habituales de cloración. Los animales salvajes también pueden actuar como reservorios. Debido a esta razón, los riachuelos de montaña y los suministros municipales de agua clorada pero mal filtrada se implicaron en epidemias transmitidas por el agua.

Hay 7 grupos genéticos (ensamblajes) de G. intestinalis. Dos infectan a los seres humanos y los animales; los otros tienen huéspedes específicos. Las manifestaciones clínicas parecen variar con el genotipo.

Signos y síntomas

Muchos casos son asintomáticos. No obstante, los pacientes asintomáticos pueden eliminar quistes infecciosos.

Los síntomas de la giardiasis aguda suelen aparecer entre 1 y 14 días (en promedio, 7 días) después de la infección , en general son leves y consisten en diarrea acuosa maloliente, cólicos y distensión abdominal, flatulencia, eructos, náuseas intermitentes, molestias epigástricas y, en ocasiones, malestar no muy intenso y anorexia. La giardiasis aguda suele durar entre 1 y 3 semanas. La malabsorción de lípidos y carbohidratos puede provocar una pérdida de peso significativa en los casos graves. No se identifican sangre ni leucocitos en las heces.

Un subgrupo de pacientes infectados desarrolla anemia crónica con heces malolientes, distensión abdominal y flatulencia. Estos individuos pueden experimentar una pérdida de peso significativa. A veces, la giardiasis crónica provoca retraso de la maduración en los niños.

Diagnóstico

  • Enzimoinmunoensayo para detectar el antígeno en las heces

  • Examen microscópico de las heces

El enzimoinmunoensayo para detectar antígenos del parásito en las heces es más sensible que el examen microscópico. El hallazgo de los trofozoítos o los quistes típicos en las heces también confirma el diagnóstico, pero la excreción de parásitos es intermitente y las concentraciones excretadas son bajas durante las infecciones crónicas. Por ende, el diagnóstico microscópico puede requerir varias muestras de materia fecal. La evaluación de los contenidos de la porción superior del intestino también puede revelar trofozoítos, pero rara vez es necesaria. Existen sondas de DNA específicas. Las pruebas están disponibles en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y es probable que en el futuro estén a disposición de los laboratorios de referencia.

Tratamiento

  • Tinidazol, metronidazol o nitazoxanida

En los pacientes adultos con infecciones sintomáticas, pueden administrarse 250 mg de metronidazol por vía oral 3 veces al día (5 mg/kg por vía oral 3 veces al día en los niños) durante 5 a 7 días. Los efectos adversos consisten en náuseas, cefaleas y un efecto disulfirámico si se consume alcohol. La administración de una sola dosis de 2 g de tinidazol por vía oral a los adultos (50 mg/kg [máximo 2 g] por vía oral para los niños) es igual de eficaz y menos tóxica que el metronidazol. Ninguno de estos fármacos puede consumirse con alcohol.

La nitazoxanida se administra por vía oral durante 3 días con el siguiente esquema: entre 1 y 3 años, 100 mg 2 veces al día; entre 4 y 11 años, 200 mg 2 veces al día y en > 12 años (incluso adultos), 500 mg 2 veces al día. Este fármaco está disponible en una formulación líquida para niños.

La furazolidona y la quinacrina son eficaces, pero en la actualidad ara vez se indican debido a sus probables efectos tóxicos.

El metronidazol y el tinidazol están contraindicados durante el embarazo. La nitazoxanida es un fármaco de categoría B para éste. Si no es posible retrasar el tratamiento debido a los síntomas, una opción más adecuada es el aminoglucósido no absorbible paromomicina (entre 8 y 11 mg/kg por vía oral 3 veces al día durante 5 a 10 días).

Prevención

La prevención requiere el tratamiento apropiado del agua pública, la preparación higiénica de los alimentos y el mantenimiento de condiciones higiénicas bucofecales adecuadas. El agua puede descontaminarse por ebullición. Los quistes de Giardia resisten los niveles habituales de cloración. La desinfección con compuestos yodados tiene una eficacia variable y depende de la turbiedad y la temperatura del agua y de la duración del tratamiento. Algunos equipos manuales de filtración pueden eliminar los quistes de Giardia del agua contaminada, pero la eficacia de los diversos sistemas de filtrado no se evaluó en forma definitiva.

En teoría, el tratamiento de los portadores asintomáticos de quistes puede reducir la diseminación de la infección, pero no se evaluó si esta medida puede ser efectiva en función de los costos.

Conceptos clave

  • La principal fuente de giardiasis es la transmisión por el agua, incluso a través de los arroyos de agua dulce de montaña y los suministros de agua municipal mal filtrada.

  • Los quistes de Giardia resisten los niveles habituales de cloración, y la desinfección con compuestos yodados tiene eficacia variable.

  • Se prefiere el enzimoinmunoensayo para detectar antígenos del parásito en las heces, ya que es más sensible que el examen microscópico.

  • Para pacientes sintomático, utilizar tinidazol, metronidazol o nitazoxanida.