Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Ehrliquiosis y anaplasmosis

Por William A. Petri, Jr, MD, PhD, Wade Hampton Frost Professor of Epidemiology and Chief, Division of Infectious Diseases and International Health, University of Virginia School of Medicine

Información:
para pacientes

Estos trastornos están causados por bacterias similares a rickettsias. La ehrliquiosis está causada principalmente por Ehrlichia chaffeensis; la anaplasmosis está causada por Anaplasma phagocytophilum. Ambos son transmitidos a los seres humanos por las garrapatas. Los síntomas son similares a los de la rickettsiosis maculosa de las Montañas Rocosas, salvo por el exantema, que es mucho menos frecuente. El comienzo de los síntomas, con fiebre, escalofríos, cefalea y malestar general, es abrupto.

E. chaffeensis causa ehrliquiosis monocítica en el ser humano. La mayoría de los casos de ehrliquiosis se encontraron en el sudeste y el centro de los Estados Unidos, donde es endémico el artrópodo vector (la garrapata de la estrella solitaria). Anaplasma phagocytophilum (anteriormente E. phagocytophila) causa la anaplasmosis granulocítica humana, que aparece en el noreste, Atlántico medio, Medio Oeste y la Costa Oeste de los EE.UU., donde es endémico su vector artrópodo (garrapatas ixodoideas). Se han informado varios casos de anaplasmosis después de transfusiones de sangre de donantes asintomáticos o con infección aguda.

La variación en la célula blanco primaria (monocitos para la ehrliquiosis y granulocitos para la anaplasmosis) sólo produce diferencias menores en las manifestaciones clínicas.

Signos y síntomas

Las manifestaciones clínicas de la ehrliquiosis y la anaplasmosis son similares. Aunque algunas infecciones son asintomáticas, la mayoría provoca la aparición brusca de una enfermedad similar a la influenza con síntomas inespecíficos, como fiebre, escalofríos, mialgias, debilidad, náuseas, vómitos, tos. La cefalea y el malestar general suelen comenzar alrededor de 12 días después de la picadura de la garrapata. La erupción es poco común en la anaplasmosis. Algunos pacientes infectados con E. chaffeensis desarrollan una erupción maculopapular o petequial en el tronco y las extremidades.

La ehrlichiosis puede producir coagulación intravascular diseminada, insuficiencia multiorgánica, convulsiones y coma.

La enfermedad parece ser más grave y tienen una mayor tasa de mortalidad en pacientes con inmunidad comprometida a causa de inmunosupresores (p. ej., corticoides, quimioterapia contra el cáncer, tratamiento a largo plazo con inmunosupresores después del trasplante de órganos), infección por HIV, o esplenectomía.

Diagnóstico

  • PCR de una muestra de sangre

Hay pruebas serológicas para el diagnóstico, pero la PCR de una muestra de sangre es más sensible y puede lograr un diagnóstico temprano, ya que las pruebas serológicas requieren la comparación de títulos seriados. Las inclusiones citoplasmáticas de la bacteria pueden detectarse en los monocitos o los neutrófilos.

Los análisis de sangre y el hepatograma pueden detectar trastornos hemáticos y hepáticos, como leucopenia, trombocitopenia y aumento de las concentraciones de aminotransferasas.

Tratamiento

  • Doxiciclina

Resulta preferible iniciar el tratamiento antes de obtener los resultados de las pruebas de laboratorio. Cuando se inicia la terapia en forma temprana, los pacientes también suelen responder rápida y favorablemente. Un retraso en el tratamiento puede generar complicaciones graves, como sobreinfecciones virales y micóticas y la muerte en el 2 al 5% de los casos.

El tratamiento principal consiste en 200 mg de doxiciclina por vía oral en 1 sola dosis, seguidos de 100 mg 2 veces al día hasta que el paciente mejore y haya permanecido afebril durante 24 a 48 horas, aunque debe continuarse durante al menos 7 días. El cloranfenicol ya no es eficaz. Algunos pacientes continúan experimentando dolor de cabeza, debilidad y malestar general durante semanas después de un tratamiento adecuado.

Se deben tomar medidas para evitar las picaduras de garrapatas (ver Prevención de las picaduras de garrapatas).

Recursos en este artículo