Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

gripe aviar

(Gripe Aviar)

Por Craig R. Pringle, BSc, PhD, Emeritus Professor, School of Life Sciences, University of Warwick

Información:
para pacientes

La influenza aviar se debe a la infección por cepas del virus influenza A, que en condiciones normales sólo infectan a aves salvajes y de corral (y a veces, cerdos). En etapa reciente, se detectaron infecciones producidas por estas cepas en seres humanos.

La mayoría de los casos de influenza aviar en seres humanos fueron causados por cepas del virus de la gripe aviar tipo A H5N1 y, últimamente, por el tipo A H7N9, aunque los tipos H7N7, H7N3 H9N2 y H10N8 han causado también algunas infecciones en seres humanos. Las infecciones por estas cepas son asintomáticas en las aves salvajes, pero pueden provocar una enfermedad grave y mortal en las aves de corral domésticas.

Los primeros casos de infección por el virus H5N1 en seres humanos se descubrieron en Hong Kong en 1997. La diseminación a los seres humanos se contuvo gracias al sacrificio de las poblaciones de aves domésticas. No obstante, en 2003 y 2004 reparecieron casos en seres humanos y aún se informan casos aislados, sobre todo en Asia y Medio Oriente. También se informaron infecciones por otras cepas de la gripe aviar en seres humanos en Asia (H9N2), Canadá (H7N3), Holanda (H7N7) y China (H10N8). A finales de 2013, los 2 primeros casos de influenza aviar H10N8 fueron diagnosticados en el sudeste de China. Una paciente, mujer de edad avanzada con compromiso del sistema inmunitario, murió. Todos sus contactos permanecieron asintomáticos. Si bien la mayoría de los casos de influenza aviar se debe a la exposición a aves infectadas, es probable que la enfermedad se transmita en parte de una persona a otra en Holanda y Asia.

A principios de 2013, se produjo un extenso brote de gripe aviar H7N9 en varias provincias del sudeste de China. Aproximadamente un tercio de los casos terminó con la muerte, pero en general la enfermedad grave solo se produjo en los ancianos. No se produjo una transmisión sostenida de humano a humano, aunque hay evidencias de transmisión limitada entre personas. La infección humana pareció ser el resultado de la exposición directa a aves infectadas en mercados de aves vivas, donde las aves se compran para su consumo posterior en el hogar. El brote alcanzó su punto máximo a fines de la primavera de 2013, luego disminuyó (en parte debido a que los mercados se cerraron), pero luego volvió a aparecer a principios de otoño. El resultado de este brote aún es incierto. Pero, hasta ahora, se ha limitado al sudeste de China.

Es probable que los virus de la influenza aviar de cualquier especificidad antigénica puedan causar infección en los seres humanos, siempre que el virus adquiera mutaciones que le permitan unirse a sitios receptores específicos de los seres humanos en el tracto respiratorio. Como todos los virus de la influenza son capaces de experimentar cambios genéticos rápidos, hay una posibilidad de que las cepas de gripe aviar adquieran la capacidad de diseminarse más fácilmente de una persona a otra por mutación directa o por reordenamiento de las subunidades del genoma con cepas que infectan a los seres humanos durante la replicación en un huésped humano, animal o aviar. En la actualidad, a muchos especialistas les preocupa la posibilidad de que estas cepas adquieran la capacidad de diseminarse con eficiencia de una persona a otra, lo que puede desencadenar una pandemia de gripe aviar.

La infección de los seres humanos por las cepas H5N1 del virus de la gripe aviar puede causar síntomas respiratorios graves. La tasa de mortalidad fue del 33% en el brote de 1997 y se informó una tasa > 60% en las infecciones subsiguientes. La infección por las cepas H7 suele provocar conjuntivitis, aunque en Holanda, unos pocos pacientes desarrollaron síntomas gripales y uno (de 83) murió.

Diagnóstico

  • Trancriptasa inversa-PCR (RT-PCR)

Cuando se identifica un paciente que vive en un área con un brote documentado de gripe aviar que experimenta un síndrome clínico sospechoso y tiene antecedentes de exposición a una persona infectada o a aves, debe considerarse con intensidad la probabilidad de esta infección. El antecedente de un viaje reciente a regiones donde se documentó la transmisión del virus de aves de corral domésticas a seres humanos (p. ej., para H5N1, Egipto, Indonesia y Vietnam) y la exposición a aves o a personas infectadas deben urgir la indicación de una prueba para detectar gripe aviar con RT–PCR. No debe intentarse el cultivo del microorganismo.

Los casos bajo sospecha y confirmados deben informarse a los Centers for Disease Control and Prevention (CDC).

Tratamiento

  • Un inhibidor de la neuraminidasa

Debe indicarse tratamiento con oseltamivir o zanamivir en las dosis habituales. El virus H5N1 es resistente a la amantadina y la rimantadina, y se comunicaron casos de resistencia al oseltamivir.