Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Desarrollo de fármacos

Por Daniel A. Hussar, PhD, Remington Professor of Pharmacy, Philadelphia College of Pharmacy, University of the Sciences, Philadelphia

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Los compuestos prometedores pueden descubrirse mediante el cribado de moléculas en busca de actividades biológicas. En otros casos, el conocimiento de la fisiopatología molecular específica de distintas enfermedades permite un diseño racional del fármaco mediante modelado computarizado o modificación de los agentes farmacéuticos existentes.

Durante el desarrollo temprano, los compuestos potencialmente útiles se estudian en animales para comprobar si producen los efectos deseados y si ocasionan toxicidad. Los compuestos eficaces y seguros se convierten en candidatos para estudios en seres humanos. Una comisión de revisión institucional y la FDA tienen que aprobar entonces un protocolo en el que se describa el ensayo clínico y, a continuación, emitir este último organismo un permiso para la utilización del nuevo fármaco con fines investigativos. Es en este momento cuando se inicia el período de patente para ese compuesto, que por lo general proporciona al propietario los derechos de explotación durante 20 años; sin embargo, el fármaco no puede comercializarse hasta la aprobación definitiva por parte de la FDA.

Durante la fase 1 se evalúan la seguridad y la toxicidad en seres humanos. Para ello se administran diferentes cantidades del fármaco a un pequeño número (a menudo 20 a 80) de voluntarios sanos, jóvenes y habitualmente varones, para determinar la dosis a partir de la cual aparecen los primeros efectos tóxicos.

En la fase 2 se comprueba si el fármaco es eficaz para el tratamiento de la enfermedad para la que está destinado. Se administra el fármaco a aproximadamente 100 pacientes con el objetivo de tratar o prevenir dicha enfermedad y, en forma adicional, para establecer el rango óptimo de dosis-respuesta.

En la fase 3 se evalúa el efecto del fármaco en poblaciones más numerosas (generalmente entre 100 y 1000 pacientes) y heterogéneas, con el objetivo de comprobar su eficacia para la aplicación clínica pretendida. En esta fase también se compara el fármaco con otros tratamientos preexistentes, con placebos o con ambos. En estos ensayos clínicos, pueden participar muchos médicos y pueden llevarse a cabo en muchos centros de investigación. Se trata de verificar la eficacia y detectar efectos, beneficiosos y perjudiciales, que no se hayan manifestado durante las fases 1 y 2.

Cuando se dispone de suficientes datos para justificar y solicitar la autorización de un fármaco, se remite a la FDA un formulario de solicitud de nuevo fármaco. Desde la fase de desarrollo temprano hasta la aprobación de un fármaco, suelen transcurrir 10 años o más.

La fase 4 (vigilancia poscomercialización, farmacovigilancia) se produce después de que el medicamento está aprobado y comercializado y puede incluir estudios formales de investigación, junto con la presentación de informes en curso de efectos adversos. La fase 4 típicamente involucra poblaciones más grandes y períodos de tiempo más largos que las fases 1 a 3, y ayuda a detectar los efectos adversos poco comunes o de desarrollo lento que es poco probable que sean reconocidos en los estudios más cortos, más pequeños. Además, el uso de los medicamentos en el mundo real no se limita a los pacientes que cumplen los criterios de elegibilidad estrictos utilizados en los ensayos clínicos; los fármacos tienden a ser utilizados en pacientes con mayor riesgo de efectos adversos. En ellos es frecuente estudiar ciertas subpoblaciones especiales (p. ej., mujeres embarazadas, niños, ancianos). Algunos fármacos aprobados por la FDA después de los estudios de fase 3 han sido retirados del mercado luego de haber ocurrido efectos adversos graves recién reconocidos en la fase 4.