Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Cumplimiento de la pauta de administración

Por Daniel A. Hussar, PhD, Remington Professor of Pharmacy, Philadelphia College of Pharmacy, University of the Sciences, Philadelphia

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La adherencia (cumplimiento) es la medida en la que el paciente respeta un régimen de tratamiento. En el caso de los fármacos, es preciso que la prescripción se realice puntualmente y que el medicamento se administre de la forma en que se ha recetado en lo referente a las dosis, el intervalo entre éstas, la duración del tratamiento y cualquier instrucción especial adicional (p. ej., tomar el fármaco fuera de las comidas). Se debe advertir a los pacientes que informen al médico si interrumpen o modifican la forma de administración aunque no suelen hacerlo.

Aproximadamente sólo la mitad de los pacientes a los que se les receta un tratamiento farmacológico en una consulta médica lo realizan en forma correcta. Los principales motivos de incumplimiento son

  • Dosificación muy frecuente

  • Negación de la enfermedad

  • Falta de comprensión sobre los beneficios que aporta el fármaco

  • Coste

Existen muchas otras razones que contribuyen a la falta de cumplimiento (véase Motivos de incumplimiento).

Motivos de incumplimiento

Fuente

Causa

Paciente

Apatía

Aversión al consumo de fármacos (p. ej., efectos adversos, adicción)

Negación de la enfermedad o de su importancia

Cuestiones económicas

Olvidos

Incomprensión de las instrucciones de la receta

Falta de confianza en la eficacia del fármaco

Dificultades físicas (p. ej., para tragar comprimidos o cápsulas, para abrir los frascos o para acudir por recetas)

Disminución, fluctuación o desaparición de los síntomas

Fármaco

Efectos adversos (reales o imaginarios)

Complejidad del régimen (p. ej, dosis muy frecuentes, muchos fármacos)

Precauciones incómodas o restrictivas (p. ej, no consumir alcohol o queso)

Aspecto parecido de distintos fármacos

Sabor u aroma desagradable

El incumplimiento es más frecuente en los niños que en los adultos. La adherencia es peor en los trastornos crónicos que requieren tratamientos complejos y de larga duración (p. ej., diabetes juvenil, asma). Los padres pueden no comprender en forma correcta las instrucciones de la receta y suelen olvidar aproximadamente la mitad de la información proporcionada por el médico en 15 minutos.

Los adultos mayores cumplen el tratamiento igual de bien que los otros adultos. Sin embargo, algunos factores que promueven el incumplimiento (p. ej., los problemas económicos, la utilización de múltiples fármacos o de fármacos que deben ser administrados diariamente varias veces) son más frecuentes en este grupo (ver Problemas relacionados con los fármacos en los ancianos). Otro factor que puede contribuir al menor cumplimiento es el deterioro cognitivo. En algunas ocasiones, el médico debe ser práctico y recetar un fármaco de uso sencillo, aunque no sea el de primera elección. Por ejemplo, un parche de clonidina para la hipertensión puede ser aplicado en forma ambulatoria por un enfermero domiciliario o por un pariente en pacientes que no pueden cumplir con regímenes diarios más convenientes de fármacos orales.

La consecuencia más inmediata del incumplimiento es la falta de alivio o curación de la enfermedad. Se estima que el incumplimiento provoca 125.000 muertes anuales debido a trastornos cardiovasculares en los Estados Unidos. El cumplimiento de las pautas farmacológicas podría evitar un 23% de los ingresos en residencias geriátricas, un 10% de los ingresos hospitalarios, muchas visitas médicas, muchas pruebas diagnósticas y muchos tratamientos innecesarios. En algunos casos, la falta de adherencia puede conducir al empeoramiento de la enfermedad. Por ejemplo, la omisión de dosis o la interrupción temprana del tratamiento antibiótico o antiviral puede favorecer la proliferación de microorganismos resistentes.

Los farmacéuticos y el personal de enfermería pueden detectar problemas de cumplimiento y ayudar a resolverlos. Por ejemplo, un farmacéutico puede observar que un paciente no cumple con la obtención de la receta o que una prescripción se obtiene demasiado pronto. Al revisar las instrucciones de la prescripción con el paciente, un farmacéutico o una enfermera pueden descubrir malos entendidos o miedos del paciente y aliviarlos. Los médicos pueden modificar las dosificaciones complicadas o muy frecuentes, así como sustituir un medicamento por otro que, con la misma seguridad y eficacia, resulte más barato. Es importante que exista comunicación entre todo el personal sanitario que atiende a un paciente.

Recursos en este artículo