Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Interacciones farmacológicas

Por Daniel A. Hussar, PhD, Remington Professor of Pharmacy, Philadelphia College of Pharmacy, University of the Sciences, Philadelphia

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Las interacciones farmacológicas son las alteraciones de los efectos de un fármaco debidas a la utilización reciente o simultánea de otro u otros fármacos (interacciones fármaco-fármaco), a la ingestión de alimentos (interacciones nutriente-fármaco—ver Interacciones entre nutrientes y fármacos) o a la ingestión de suplementos dietéticos (interacciones suplemento dietético-fármaco—ver Algunas posibles interacciones entre suplementos dietéticos y fármacos*).

Una interacción fármaco-fármaco puede incrementar o reducir los efectos de uno o de ambos fármacos. Las interacciones con importancia clínica suelen ser predecibles o indeseables (véase Algunos fármacos con interacciones fármaco-fármaco potencialmente graves*). Pueden producirse efectos adversos o fracaso terapéutico. Pocas veces los médicos pueden utilizar interacciones fármaco-fármaco predecibles para producir un efecto terapéutico deseado. Por ejemplo, la administración simultánea de lopinavir y ritonavir en pacientes con infección por HIV produce una alteración del metabolismo del lopinavir y aumenta sus concentraciones séricas y su eficacia.

Algunos fármacos con interacciones fármaco-fármaco potencialmente graves*

Mecanismo

Ejemplos

Margen de seguridad estrecho

Fármacos antiarrítmicos (p. ej., quinidina)

Fármacos antineoplásicos (p. ej., metotrexato)

Digoxina

Litio

Teofilina

Warfarina

Metabolismo considerable por parte de ciertas enzimas hepáticas

Alprazolam

Amitriptilina

Atorvastatina

Carbamacepina

Clozapina

Corticosteroides

Ciclosporina

Diacepam

Inhibidores de la proteasa del HIV

Imipramina

Lovastatina

Midazolam

Olanzapina

Fenitoína

Sildenafilo

Simvastatina

Tacrolimús

Tadalafilo

Teofilina

Triazolam

Vardenafilo

Warfarina

Inhibición de ciertas enzimas hepáticas

Aprepitant

Boceprevir

Cimetidina

Ciprofloxacino

Claritromicina

Cobicistat

Conivaptan

Diltiazem

Eritromicina

Fluconazol

Fluoxetina

Fluvoxamina

Itraconazol

Ketoconazol

Paroxetina

Posaconazol

Ritonavir

Telaprevir

Telitromicina

Verapamilo

Voriconazol

Inducción de ciertas enzimas hepáticas

Barbitúricos (p. ej., fenobarbital)

Bosentán

Carbamacepina

Efavirenz

Fenitoína

Rifabutina

Rifampicina

Hierba de San Juan

*Para evitar las posibles interacciones, se debe evaluar exhaustivamente cualquier fármaco que se administre conjuntamente con cualquiera de estos otros.

Estos fármacos pueden presentar graves efectos adversos, incluso cuando se administran como monoterapia. La administración conjunta con otros fármacos que potencien sus efectos aumenta aún más el riesgo de efectos adversos.

La inhibición también puede ocurrir después de la ingestión de productos de pomelo.

La duplicación terapéutica consiste en la administración simultánea de dos fármacos con propiedades parecidas, lo que da lugar a la adición de sus efectos. Por ejemplo, la administración de una benzodiacepina para la ansiedad y de otra benzodiacepina para el insomnio puede generar un efecto acumulativo y provocar toxicidad.

Las interacciones farmacológicas pueden ser de naturaleza

  • farmacodinámica

  • farmacocinética

En las interacciones farmacodinámicas, un fármaco modifica la sensibilidad o la respuesta tisular a otro fármaco debido a su efecto parecido (agonista) o bloqueante (antagonista). Estos efectos suelen ejercerse a nivel del receptor, pero también pueden producirse intracelularmente.

En las interacciones farmacocinéticas, un fármaco modifica la absorción, la distribución, la unión a proteínas, el metabolismo o la excreción de otro. Debido a ello, se altera la cantidad de fármaco disponible para unirse a los sitios receptores y su tiempo de persistencia en estos. Las interacciones farmacocinéticas modifican la magnitud y la duración de los efectos, pero no su naturaleza. Suelen ser predecibles mediante el conocimiento de cada fármaco, o pueden detectarse mediante la monitorización de las concentraciones del fármaco o por la aparición de signos clínicos.

Minimización de las interacciones farmacológicas

Los médicos deben estar al tanto de todos los fármacos que están tomando sus pacientes, incluidos los prescritos por otros profesionales, los de libre dispensación, las hierbas medicinales y los complementos nutritivos. También puede ser importante indagar sobre los hábitos dietéticos y de consumo de alcohol del paciente. Siempre que sea posible, se debe prescribir el menor número de fármacos a las dosis más bajas y durante el período más corto. Debe considerarse el conjunto de efectos de todos los fármacos prescritos, tanto los deseables como los indeseables, ya que dichos efectos son los que dan lugar a todo el espectro de interacciones farmacológicas. Siempre que sea posible, deben emplearse fármacos con un margen de error amplio, de modo que ninguna interacción no prevista produzca toxicidad.

Se debe vigilar y monitorizar a los pacientes para detectar efectos adversos, especialmente tras una modificación del tratamiento; algunas interacciones (p. ej., los efectos que se ven afectados por la inducción enzimática) pueden tardar 1 semana en manifestarse. Si aparecen problemas inesperados, debe considerarse la posibilidad de que sean debidos a una interacción farmacológica. Cuando se producen respuestas clínicas inesperadas, el médico debe determinar las concentraciones séricas de algunos de los fármacos administrados, consultar la bibliografía científica o solicitar información a un experto en interacciones y ajustar las dosis hasta conseguir el efecto deseado. Si el ajuste de dosis no resulta suficiente, el fármaco debe ser sustituido por otro que no interactúe con el resto de los prescritos.

Recursos en este artículo