Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Penfigoide gestacional

(Herpes gestacional)

Por Antonette T. Dulay, MD, Assistant Professor, Maternal-Fetal Medicine Division, Department of Obstetrics and Gynecology, The Ohio State University College of Medicine

Información:
para pacientes

El penfigoide gestacional es una erupción pruriginosa papular y vesiculobullosa que ocurre durante el embarazo o el posparto. El diagnóstico es clínico o mediante biospia de piel. El tratamiento se realiza con corticoides tópicos o sistémicos.

El penfigoide gestacional parece ser un fenómeno autoinmunitario, probablemente causado por un anticuerpo IgG contra un antígeno de 180 kD en la membrana basal de la epidermis. Aunque antes se llamaba herpes gestacional, este trastorno no es causado por un herpesvirus.

El penfigoide gestacional aparece en 1/2.000 a 50.000 embarazos; en general comienza durante el segundo o tercer trimestre, pero puede iniciarse durante el primero o inmediatamente después del parto. Con frecuencia, recurre con cada embarazo posterior y aparece después de usar anticonceptivos orales en alrededor del 25% de las mujeres. Los brotes son comunes a las 24 a 48 horas posparto y pueden presentarse durante las menstruaciones posteriores o la ovulación.

La mayoría de los fetos no se ven afectados, aunque puede haber lesiones pasajeras en < 5% de los neonatos nacidos de madres con penfigoide gestacional. Los riesgos, incluida la mortalidad infantil, aumentan después de un parto prematuro y en lactantes pequeños para la edad gestacional.

Signos y síntomas

La erupción es muy pruriginosa. A menudo, las lesiones comienzan alrededor del ombligo, luego se diseminan. Las vesículas y las bullas son las lesiones más específicas; pueden aparecer placas eritematosas. Las palmas de las manos, plantas de los pies, el tronco, los glúteos y los miembros puede verse afectados, pero la cara y las mucosas, en general no.

La erupción empeora durante el trabajo de parto o en el posparto inmediato en hasta el 75% de las mujeres, y en general remite a las pocas semanas o meses.

Los neonatos puede presentar placas eritematosas o vesículas que se resuelven espontáneamente en pocas semanas.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

  • A veces, biopsia con inmunofluorescencia directa

El penfigoide gestacional puede confundirse clínicamente con varias otras erupciones pruriginosas del embarazo, en especial con las pápulas y placas urticarianas pruriginosas del embarazo. A menudo, el penfigoide gestacional puede diferenciarse porque en general comienza en el área periumbilical; las pápulas y placas urticarianas pruriginosas del embarazo con frecuencia comienzan en las estrías.

El examen de inmunofluorescencia directa de la piel perilesional es diagnóstico. Se detecta una banda lineal de C3 en la zona de la membrana basal.

Dado que los riesgos fetales están aumentados, se recomienda el control antenatal (p. ej., pruebas sin estrés).

Tratamiento

  • Corticoides tópicos o, para síntomas graves, orales

En los síntomas leves, los corticoides tópicos (p. ej., 0,1% de crema con acetato de triamcinolona hasta 6 veces/día) pueden ser efectivos. La prednisona (p. ej., 40 mg VO 1 vez/día) alivia el prurito moderado a grave y evita la formación de lesiones nuevas; la dosis se ajusta hasta que haya pocas lesiones, pero puede ser necesario aumentarla si los síntomas empeoran (p. ej., durante el trabajo de parto). Los corticoides sistémicos al final del embarazo no parecen dañar al feto.

También pueden usarse antihistamínicos no sedantes para aliviar el prurito.

Conceptos clave

  • El penfigoide gestacional probablemente tiene una etiología autoinmune, a pesar de que el brote se asemeja a la erupción vesicoampollosa debida a la infección por el virus herpes simple.

  • La mayoría de los fetos no se ven afectados.

  • Tratar de diferenciar la erupción basandose en criterios clínicos (p. ej., su aparición inicial en la zona periumbilical).

  • Tratar a las mujeres con corticosteroides tópicos o, si los síntomas son graves, corticosteroides orales.

Recursos en este artículo