Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Depresión posparto

Por Julie S. Moldenhauer, MD, Associate Professor of Clinical Obstetrics and Gynecology in Surgery, The Garbose Family Special Delivery Unit;Attending Physician, The Center for Fetal Diagnosis and Treatment, Children's Hospital of Philadelphia;The University of Pennsylvania Perelman School of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La depresión posparto es la presencia de síntomas depresivos que duran > 2 semanas después del parto y que interfieren con las actividades de la vida diaria.

La depresión posparto aparece en el 10 al 15% de las mujeres después del parto. Aunque todas las mujeres están en riesgo, las de riesgo más elevado son las que presentan los siguientes antecedentes:

  • Tristeza posparto o Baby blues (p. ej., cambios de humor repentinos, irritabilidad, ansiedad, disminución de la concentración, insomnio, ataques de llanto)

  • Episodios previos de depresión posparto

  • Diagnóstico previo de depresión

  • Antecedentes familiares de depresión

  • Factores estresantes significativos de la vida diaria (p. ej., conflictos de pareja, eventos estresantes en el último año, el desempleo de la pareja, sin pareja, pareja con depresión)

  • Falta de apoyo de la pareja o de los miembros de la familia (p. ej., apoyo financiero o ayuda con el cuidado del niño)

  • Antecedentes de alteraciones del estado de ánimo asociados temporalmente con los ciclos menstruales o el uso de anticonceptivos orales

  • Malos resultados obstétricos previos o actuales (p. ej., aborto involuntario anterior, lactante con malformaciones congénitas)

  • Ambivalencia previa o vigente sobre el embarazo actual (p. ej., debido a que no fue planeado o se consideró la interrupción)

La etiología exacta es desconocida; sin embargo, la depresión previa es un riesgo mayor, y los cambios hormonales durante el puerperio, la privación del sueño y la susceptibilidad genética pueden contribuir.

La depresión pasajera (posparto) es muy común durante la primera semana después del parto. La tristeza posparto o depresión puerperal menor (baby blues) difiere de la depresión posparto porque normalmente dura 2 o 3 días (hasta 2 semanas) y es relativamente leve; en contraste, la depresión posparto dura > 2 semanas, es incapacitante e interfiere con las actividades de la vida diaria.

Signos y síntomas

Los síntomas pueden ser similares a los de la depresión mayor y pueden incluir

  • Tristeza extrema

  • Culpa

  • Llanto incontrolable

  • Insomnio o sueño excesivo

  • Pérdida o exceso del apetito

  • Irritabilidad e ira

  • Cefaleas y dolores corporales

  • Cansancio extremo

  • Preocupaciones poco realistas sobre el bebé o desinterés

  • Una sensación de ser incapaz de cuidar el bebé o de ser inadecuada como madre

  • Temor de dañar al bebé

  • Ideación suicida

  • Ansiedad o ataques de pánico

Normalmente, los síntomas aparecen de forma insidiosa durante 3 meses, pero el inicio puede ser más repentino. La depresión posparto interfiere con la capacidad de la mujer de cuidar de sí misma y del bebé.

La psicosis es rara, pero la depresión posparto aumenta el riesgo de suicidio y de infanticidio, que son la complicaciones más graves.

Las mujeres pueden no sentirse unidas con sus bebés, lo que produce problemas emocionales, sociales y cognitivos en el niño más adelante.

Los padres tienen un mayor riesgo de depresión, y el estrés marital aumenta.

Sin tratamiento, la depresión posparto puede resolver espontáneamente o volverse crónica. El riesgo de recurrencia es de 1 en 3 o 4.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

  • A veces, se usan las escalas formales de depresión

El diagnóstico y el tratamiento tempranos mejoran los resultados para la mujer y su bebé.

Debido a factores culturales y sociales, es posible que la mujer no informe de manera voluntaria los síntomas de depresión, por lo que el personal de salud debe preguntar específicamente la presencia de dichos síntomas antes y después del parto. Además, se debe enseñar a las mujeres a reconocer los signos de depresión, que pueden ser confundidos con los efectos normales de la nueva maternidad (p. ej., cansancio, dificultad en concentrarse). Debe evaluarse la presencia de depresión en la visita posparto usando las escalas específicas (p. ej., Edinburgh Postnatal Depression Scale, Postpartum Depression Prediction Inventory, Postpartum Depression Screening Scale).

La depresión posparto (u otros trastornos mentales graves) deben sospecharse si la mujer presenta:

  • Síntomas durante > 2 semanas

  • Síntomas que interfieren con las actividades de la vida diaria

  • Pensamientos suicidas u homicidas (se le debe preguntar a la mujer específicamente sobre tales pensamientos)

  • Alucinaciones, delirios o comportamientos psicóticos

Tratamiento

El tratamiento incluye antidepresivos y psicoterapia. El ejercicio, la luminoterapia, los masajes, la acupuntura y el suplemento con ácidos grasos ω-3 han demostrado algún beneficio en estudios pequeños.

Conceptos clave

  • La tristeza posparto es muy común durante la primera semana tras el parto, por lo general tiene una duración de 2 a 3 días (hasta 2 semanas), y es relativamente leve.

  • La depresión posparto aparece en el 10 al 15% de las mujeres, dura > 2 semanas y es incapacitante (a diferencia de la tristeza posparto).

  • Los síntomas pueden ser similares a los de la depresión mayor y también pueden incluir preocupaciones y temores acerca de ser madre.

  • La depresión posparto normalmente afecta también a otros miembros de la familia, a menudo resulta en estrés marital, depresión en el padre, y problemas posteriores en el niño.

  • Enseñar a todas las mujeres a reconocer los síntomas de la depresión posparto, y preguntar acerca de síntomas de depresión antes y después del parto.

  • Para obtener los mejores resultados posibles, identificar y tratar la depresión posparto tan pronto como sea posible.