Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Trastorno del orgasmo

Por Rosemary Basson, MD, Clinical Professor, Department of Psychiatry, University of British Columbia and Vancouver Hospital

Información:
para pacientes

El trastorno del orgamo implica una ausencia de orgasmos, una disminución marcada en la intensidad o un retraso importante en respuesta a la estimulación a pesar de los altos niveles de excitación subjetiva.

Las mujeres con trastornos del orgasmo a menudo tienen dificultades en renunciar al control en circunstancias no sexuales.

Factores de contexto (p. ej., juego previo insuficiente, eyaculación precoz del compañero, mala comunicación sobre las preferencias sexuales), factores psicológicos (p. ej., ansiedad, estrés, falta de confianza en la pareja, temor, o no estar en control), y fármacos pueden contribuir con el trastorno del orgasmo (ver Revisión de la función y la disfunción sexual femenina : Etiología). La falta de conocimiento sobre la función sexual también puede contribuir.

El daño a los nervios autónomos y sensitivos genitales (p. ej., por diabetes o esclerosis múltiple), distrofia vulvar (p.ej., liquen eslceroso), o, mucho más común, el uso de ISRS pueden producir un trastorno del orgasmo.

Tratamiento

  • Autoestimulación

  • Terapia psicológica

Los datos apoyan la autoestimulación. Un vibrador colocado sobre el monte del pubis cerca del clítoris puede ayudar, como puede hacerlo aumentar el número y la intensidad del estímulo (mental, visual, táctil, auditivo, escrito), simultáneamente si es necesario. La educación sobre la función sexual (p. ej., necesidad de estimular otras áreas del cuerpo antes que el clítoris) puede ayudar.

Las terapias psicológicas, incluyendo la terapia cognitivo-conductual y la psicoterapia, pueden ayudar a las mujeres a identificar y manejar el temor de renunciar al control, el miedo a ser vulnerables o los problemas de confianza con la pareja. La recomendación de la práctica de mindfulness y el uso de la terapia cognitiva basada en atención plena (TCAP-ver Tratamiento) puede ayudar a que las mujeres presten atención a las sensaciones sexuales (por permanecer en el momento) y no juzgar o controlar estas sensaciones.

En las mujeres que toman ISRS, los síntomas pueden disminuir si se agrega bupropión. Un estudio apoya el uso de sildenafil.