Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Masas ováricas benignas

Por S. Gene McNeeley, MD, Clinical Professor;Chief of Gynecology, Center for Advanced Gynecology and Pelvic Health, Michigan State University, College of Osteopathic Medicine;Trinity Health

Información:
para pacientes

Las masas ováricas benignas incluyen quistes y tumores funcionales; la mayoría son asintomáticos.

Quistes funcionales

Hay 2 tipos de quistes funcionales:

  • Quistes foliculares: se desarrollan a partir de folículos de de Graff.

  • Quistes del cuerpo lúteo: se desarrollan a partir del cuerpo lúteo. Puede haber un sangrado dentro de la cavidad del quiste, lo que distiende la cápsula del ovario, que puede romperse y derramar su contenido en el peritoneo.

La mayoría de los quistes funcionales tienen < 1,5 cm de diámetro; pocos exceden los 5 cm. En general, los quistes funcionales resuelven espontáneamente en días o semanas. Los quistes funcionales son poco comunes después de la menopausia.

El síndrome de ovarios poliquísticos (ver Síndrome del ovario poliquístico (SOP)) se define habitualmente como un síndrome clínico, no por la presencia de quistes ováricos. Pero en general, los ovarios contienen varios quistes foliculares de 2 a 6 mm y a veces tienen quistes más grandes con células atrésicas.

Tumores benignos

Los tumores ováricos benignos en general crecen lentamente y rara vez se malignizan. Incluyen los siguientes:

  • Teratomas quísticos benignos: estos tumores también se llaman quistes dermoides porque, aunque derivan de las 3 capas de células germinales, consisten principalmente en tejido ectodérmico.

  • Fibromas: estos tumores de lento crecimiento tienen en general unos < 7 cm de diámetro.

  • Cistadenomas: estos tumores son más comúnmente serosos o mucinosos.

Signos y síntomas

La mayoría de los quistes y tumores benignos funcionales son asintomáticos. A veces causan anomalías menstruales. Los quistes hemorrágicos del cuerpo lúteo pueden ocasionar dolor o signos de peritonitis, en especial cuando se rompen. Ocasionalmente, puede haber un dolor abdominal intenso por una torsión anexial de un quiste o una tumoración, en general de > 4 cm (ver Torsión anexial). Rara vez un fibroma puede producir ascitis o derrame pleural.

Diagnóstico

  • Ecografía transvaginal

  • A veces determinación de marcadores tumorales

Por lo general, las masas se detectan incidentalmente, pero puede haber signos y síntomas sugestivos. Se realiza una prueba de embarazo para excluir uno ectópico. A menudo, la ecografía transvaginal confirma el diagnóstico. Si los resultados no son concluyentes, una RM o una CT pueden ser útiles.

Las masas con características radiográficas de cáncer (p. ej., componentes quísticos y sólidos, excrecencias en la superficie, apariencia multilocular, forma irregular) requieren extirpación. Las pruebas de marcadores tumorales se hacen si una masa requiere extirpación o si existe sospecha de ciertos tumores específicos (ver Diagnóstico). Existe un producto disponible en el mercado para determinación de 5 marcadores tumorales (β2 microglobulina, antígeno del cáncer [CA] 125 II, apolipoproteína A-1, prealbúmina, transferrina) y puede ayudar a determinar la necesidad de cirugía. Los marcadores tumorales se utilizan más para el seguimiento de la respuesta al tratamiento que para el tamizaje, porque carecen de una adecuada sensibilidad, especificidad y valores predictivos. Por ejemplo, los valores de los marcadores tumorales pueden estar falsamente elevados en mujeres que tienen endometriosis, fibromas uterinos, peritonitis, colecistitis, pancreatitis, enfermedad inflamatoria intestinal, o varios tipos de cáncer.

En mujeres en edad reproductiva, las masas anexiales quísticas simples de pared delgada de 5 a 8 cm (en general foliculares) sin características de cáncer no requieren más evaluación a menos que persistan > 3 ciclos menstruales.

Tratamiento

  • Extirpación de quistes seleccionados

  • A veces ooforectomía

Muchos quistes ováricos de < 8 cm se resuelven sin tratamiento; la ecografía seriada se realiza para documentar esta resolución.

Si es técnicamente posible, la extirpación del quiste (quistectomía ovárica) por vía laparoscópica o laparotómica puede ser necesaria en los siquientes casos:

  • La mayoría de los quistes de 10 cm que persisten por > 3 ciclos menstruales

  • Los teratomas quísticos < 10 cm

  • Los quistes del cuerpo lúteo sangrantes con peritonitis

  • Los fibromas y otros tumores sólidos

La ooforectomía se realiza en los siguientes casos:

  • Fibromas que no pueden extirparse mediante quistectomía

  • Cistoadenomas

  • Teratomas quísticos de > 10 cm

  • Los quistes que no pueden separarse quirúrgicamente del ovario

  • La mayoría de los quistes detectados en las mujeres posmenopáusicas y que tienen > 5 cm

Conceptos clave

  • Los quistes funcionales tienden a ser pequeños (generalmente < 1,5 cm de diámetro), se producen en la mujer premenopáusica, y se resuelven espontáneamente.

  • Los quistes y tumores benignos funcionales suelen ser asintomáticos.

  • Excluir el embarazo ectópico haciendo una prueba de embarazo.

  • Extirpar las masas que tienen características radiográficas de cáncer (p. ej., componentes quísticos y sólidos, excrecencias en la superficie, aspecto multilocular, forma irregular).

  • Extirpar ciertos quistes y tumores benignos, incluyendo quistes que no se resuelven espontáneamente.

Recursos en este artículo