Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Miomas cervicales

Por S. Gene McNeeley, MD, Clinical Professor;Chief of Gynecology, Center for Advanced Gynecology and Pelvic Health, Michigan State University, College of Osteopathic Medicine;Trinity Health

Información:
para pacientes

Los miomas cervicales son tumores lisos benignos del cuello uterino.

Los miomas cervicales son raros. En general, coexisten con miomas uterinos (fibromas-ver Miomas uterinos). Los miomas cervicales grandes pueden obstruir parcialmente el tracto urinario o prolapsar hacia la vagina. Los miomas prolapsados a veces se ulceran, se infectan o sangran.

Signos y síntomas

La mayoría de los miomas finalmente causan síntomas. El síntoma más común es el sangrado, que puede ser irregular o intenso, y a veces ocasiona anemia. Puede haber dispareunia. La infección puede provocar dolor, sangrado o flujo. Rara vez, el prolapso causa una sensación de presión o de una masa en la pelvis. La obstrucción del flujo urinario produce dificultad para iniciar la micción, incontinencia durante el día o retención urinaria; puede producirse una infección urinaria.

Diagnóstico

  • Examen físico

El diagnóstico se realiza por examen físico. Los miomas cervicales, especialmente si están prolapsados, pueden ser visibles con el espéculo. Algunos son palpables durante el examen bimanual.

La ecografía transvaginal se realiza sólo para:

  • Confirmar un diagnóstico dudoso

  • Descartar una obstrucción al flujo urinario

  • Identificar miomas adicionales

La hemoglobina o el hematocrito se miden para descartar anemia. Se realiza una citología cervical para excluir un cáncer de cuello.

Tratamiento

  • Resección de los miomas sintomáticos

El tratamiento es similar al de los miomas uterinos (ver Miomas uterinos : Tratamiento). Los miomas pequeños y asintomáticos no se tratan. La mayoría de los miomas cervicales sintomáticos se extirpan mediante una miomectomía (en especial si se desea conservar la fertilidad); si la miomectomía es técnicamente difícil, debe realizarse una histerectomía. Si es posible, los miomas prolapsados deben extirparse por vía transvaginal.