Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Vaginitis inflamatoria

Por David E. Soper, MD, Medical University of South Carolina

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La vaginitis inflamatoria es una inflamación vaginal sin evidencia de las causas infecciosas habituales de vaginitis.

La etiología puede ser autoinmunitaria. Hay un esfacelo superficial de las células epiteliales vaginales y un crecimiento excesivo de estreptococos.

El principal factor de riesgo es

  • La disminución de los estrógenos, debida a la menopausia o a una insuficiencia ovárica prematura (p. ej., por una ooforectomía, irradiación pelviana o quimioterapia)

La atrofia genital predispone a la vaginitis inflamatoria y aumenta el riesgo de recidiva.

Signos y síntomas

Son comunes el flujo vaginal purulento, la dispareunia, la disuria y la irritación vaginal. También puede haber prurito vaginal y eritema. Menos frecuentes son la sensación de quemazón, el dolor y un leve sangrado. El tejido vaginal puede parecer adelgazado y seco. La vaginitis puede recidivar.

Diagnóstico

  • pH vaginal y preparado fresco

Como los síntomas se superponen con los de otras formas de vaginitis, son necesarios los estudios complementarios (p. ej., medición del pH del líquido vaginal, microscopia, prueba del olfateo). El diagnóstico se alcanza si el pH del líquido vaginal es de > 6, la prueba del olor o del olfateo es negativa y la microscopia muestra predominantemente leucocitos y células parabasales.

Tratamiento

  • Crema vaginal con clindamina.

El tratamiento se realiza con crema vaginal con clindamicina 5 g todas las tardes durante 1 semana. Después del tratamiento con clindamicina, las mujeres son revaluadas en busca de atrofia genital. Si hay atrofia genital, puede tratarse con estrógenos tópicos (p. ej., crema vaginal con estradiol al 0,01% 2 a 4 g 1 vez al día durante 1 o 2 semanas, seguidas de 1 a 2 g 1 vez al día durante 1 o 2 semanas, luego 1 g 1 a 3 veces por semana; cápsulas vaginales de hemihidrato de estradiol 10 mcg 2 veces por semana; anillos de estradiol cada 3 meses). En general, la terapia tópica es la preferida debido a las preocupaciones por la seguridad de la hormonoterapia oral; la terapia tópica puede tener menos efectos sistémicos.