Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Vaginosis Bacteriana

Por David E. Soper, MD, Medical University of South Carolina

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Una vaginosis bacteriana es una vaginitis debida a una alteración compleja de la flora vaginal en la que disminuye la cantidad de lactobacilos y aumenta la de anaerobios patógenos. Los síntomas pueden incluir un flujo vaginal grisáceo, líquido y con olor a pescado, y prurito. El diagnóstico se confirma mediante un estudio de las secreciones vaginales. En general, el tratamiento consiste en la administración de metronidazol oral y tópico, o clindamicina tópica.

La vaginosis bacteriana es la vaginitis infecciosa más común. La causa se desconoce. Los patógenos anaerobios que crecen son especies de Prevotella y Peptostreptococcus, Gardnerella vaginalis, especies de Mobiluncus y Mycoplasma hominis, que aumentan su concentración por 10 a 100 veces y reemplazan a los lactobacilos protectores.

Los factores de riesgo incluyen los de las enfermedades de transmisión sexual (ver Generalidades sobre las enfermedades de transmisión sexual). En las mujeres que tienen relaciones sexuales con mujeres, el riesgo se incrementa a medida que el número de parejas sexuales aumenta. Sin embargo, la vaginosis bacteriana puede aparecer en vírgenes, y el tratamiento de la pareja masculina no parece afectar la incidencia posterior en la mujer heterosexual sexualmente activa. El uso de dispositivos intrauterinos también es un factor de riesgo.

La vaginosis bacteriana parece aumentar el riesgo de enfermedades pelvianas inflamatorias, endometritis posaborto y posparto, infección del manguito vaginal poshisterectomía, corioamnionitis, rotura prematura de membranas y trabajo de parto y parto pretérmino.

Signos y síntomas

La secreción vaginal es grisácea, maloliente y líquida. En general hay olor a pescado, a menudo más fuerte cuando la secreción es más alcalina (después del coito o las menstruaciones). El prurito y la irritación son comunes. El eritema y el edema son raros.

Diagnóstico

  • Criterios clínicos

  • pH vaginal y preparado fresco

Para el diagnóstico, se necesita la presencia de 3 de 4 criterios:

  • Secreción gris

  • Secreción vaginal pH > 4,5

  • Olor a pescado en la prueba del olfato

  • Células en clave

Se identifican células clave (bacterias adheridas a las células epiteliales y que en ocasiones borran los bordes celulares) mediante examen microscópico de los preparados frescos en solución salina. La presencia de glóbulos blancos en el preparado fresco sugiere una infección concomitante (posiblemente una cervicitis tricomoniásica, gonorreica o por clamidias) y la necesidad de estudios adicionales.

Tratamiento

  • Metronidazol o clindamicina

(Ver también las Guías de Práctica de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) Sexually transmitted diseases characterized by vaginal discharge.)

Los siguientes tratamientos son igualmente efectivos:

  • Metronidazol en gel vaginal al 0.75% dos veces al día durante 5 días

  • Clindamicina en crema vaginal al 2% 1 vez al día durante 7 días

  • Metronidazol oral 500 mg 2 veces al día durante 7 días o 2 g en una dosis.

El metronidazol por vía oral 500 mg dos veces al día por 7 días es el tratamiento de elección para las pacientes que no están embarazadas, pero debido a los posibles efectos sistémicos con los medicamentos orales, se prefieren los regímenes tópicos para pacientes embarazadas. Las mujeres que usan clindamicina crema no pueden usar productos de látex (esto es, condones o diafragmas) para la anticoncepción porque el agente debilita el látex.

El tratamiento de la pareja sexual asintomática es innecesario.

Para la vaginitis durante el primer trimestre de embarazo, debe usarse un gen vaginal de metronidazol, aunque el tratamiento durante el embarazo no ha mostrado disminuir el riesgo de complicaciones. Para evitar la endometritis, los médicos deben indicar el metronidazol oral profilácticamente antes de un aborto electivo a todas las pacientes o sólo a aquellas que tienen una prueba positiva para vaginosis bacteriana.

Recursos en este artículo