Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Sensibilización autoeritrocítica

(Síndrome de Gardner-Diamond)

Por David J. Kuter, MD, DPhil, Professor of Medicine;Director, Clinical Hematology, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital Cancer Center

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La sensibilización autoeritrocítica es un trastorno raro que afecta a mujeres. Se caracteriza por dolor y ardor local que preceden a equimosis dolorosas localizadas principalmente en los miembros.

Por lo general, la sensibilización autoeritrocítica afecta a mujeres de raza blanca que presentan estrés emocional o tienen una enfermedad psiquiátrica concomitante. Los episodios de equimosis son dolorosos y pueden aparecer en forma espontánea o después de un traumatismo o una cirugía. Los hematomas pueden localizarse en lugares del cuerpo distintos de los del traumatismo. Las pruebas de coagulación son normales.

En mujeres con sensibilización autoeritrocítica, la inyección intradérmica de 0,1 mL de eritrocitos o de estroma eritrocítico autólogos puede provocar dolor, hinchazón e induración en el sitio de inyección. Este resultado sugiere que la filtración de eritrocitos a los tejidos interviene en la patogenia de la lesión. Sin embargo, la mayoría de los pacientes también tienen asociados síntomas psiquiátricos graves, y algunos pacientes autoinducen la púrpura, que puedeconfundirse con los síndromes.

Para ayudar a distinguir este trastorno de la enfermedad facticia, algunos médicos sugieren administrar una inyección intradérmica de glóbulos rojos autólogos en un sitio y una inyección de control independiente y sin glóbulos rojos en otro. La presencia de equimosis en el sitio de la prueba, pero no en el sitio de control 24 a 48 hs después de la inyección sugiere sensibilización por autoeritrocitos. La excoriación, que puede complicar la interpretación de la prueba, se evita dificultando el acceso del paciente a ambos sitios de inyección. Sin embargo, esta prueba no ha sido validada y por lo general no se recomienda.

El tratamiento consiste en terapia psiquiátrica.