Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Trombocitosis reactiva (trombocitemia secundaria)

Por Jane Liesveld, MD, Professor of Medicine, University of Rochester ; Patrick Reagan, MD, Fellow in Hematology and Medical Oncology, University of Rochester Medical Center

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La trombocitosis reactiva es un recuento elevado de plaquetas (> 450,000/μL) secundario a otro trastorno.

Algunas causas de trombocitosis incluyen

  • Trastornos inflamatorios crónicos (p. ej., AR (artritis reumatoidea), enfermedad inflamatoria intestinal, tuberculosis, sarcoidosis, granulomatosis con poliangeítis [granulomatosis de Wegener])

  • Infección aguda

  • Hemorragia

  • Deficiencia de hierro

  • Hemólisis

  • Cáncer (en particular, linfoma de Hodgkin, linfoma no Hodgkin)

  • Esplenectomía

  • Trastornos mieloprofilerativos y hematológicos (p. ej., policitemia vera, leucemia mieloide crónica, anemia sideroblática, mielodisplasia [síndrome 5q])

Asimismo, hay trombocitosis congénitas familiares, como las debidas a mutaciones del gen de trombopoyetina y del receptor de trombopoyetina. Para la trombocitosis que no es secundaria a otro trastorno, ver Trombocitemia esencial.

Por lo general, la función plaquetaria es normal. A diferencia de la trombocitemia esencial, la trombocitosis no aumenta el riesgo de complicaciones trombóticas ni hemorrágicas, a menos que el paciente presente enfermedad arterial grave o inmovilidad prolongada. En la trombocitosis secundaria, el recuento de plaquetas suele ser < 1.000.000/μL, y la causa puede ser evidente por la anamnesis y el examen físico (quizás con estudios complementarios confirmatorios). El hemograma completo y el frotis de sangre periférica ayudarán a sugerir deficiencia de hierro o hemólisis. Si la causa de la trombocitemia secundaria no es evidente, los pacientes deben ser evaluados en busca de un trastorno mieloproliferativo. Tal evaluación puede incluir estudios citogenéticos, que incluyen el cromosoma Filadelfia o el ensayo BCR-ABL, y posiblemente examen de médula ósea, especialmente en pacientes con anemia, macrocitosis, leucopenia o hepatoesplenomegalia.

El tratamiento del trastorno subyacente suele normalizar el recuento de plaquetas.