Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Síndrome de hipergammaglobulinemia M

Por James Fernandez, MD, PhD, Cleveland Clinic Foundation, Department of Pulmonary, Allergy and Critical Care, The R. J. Fasenmyer Center for Clinical Immunology

Información:
para pacientes

El síndrome de hipergammaglobulinemia M es una deficiencia de la Ig caracterizada por concentraciones séricas normales o elevadas de IgM y reducción o falta de otras Ig séricas, lo que provoca susceptibilidad a las infecciones bacterianas.

El síndrome de hipergammaglobulinemia M puede estar ligado al X o ser autosómico. Las manifestaciones varían dependiendo de la mutación y su localización.

La mayoría de los casos están ligados al X y son causados por mutaciones en un gen en el cromosoma X que codifica una proteína (CD154, o ligando CD40) en las superficies de las células helper T activadas. En presencia de citocinas, el ligando CD40 normal interactúa con las células B y así las señalizan para cambiar de la producción de IgM a la producción de IgA, IgG, o IgE. En el síndrome de la hipergammaglobulinemia M ligado al X, los linfocitos T carecen de un CD40 funcional y no pueden enviar señales de cambio a los linfocitos B. Así, los linfocitos B sólo producen IgM; las concentraciones de IgM pueden ser normales o altas. Los pacientes con esta forma pueden tener una neutropenia grave y presentan a menudo durante la lactancia una neumonía por Pneumocystis jirovecii. El tejido linfoideo es muy pequeño porque la señalización deficiente del ligando CD40 no activa las células B. Por lo demás, la presentación clínica es parecida a la de la agammaglobulinemia ligada al X (ver Agammaglobulinemia ligada al X) y incluye infecciones sinopulmonares bacterianas piógenas recidivantes durante los primeros 2 años de vida. La susceptibilidad a especies de Cryptosporidium puede estar elevada. Muchos pacientes fallecen antes de la pubertad y los que viven más presentan a menudo cirrosis o linfomas B.

En el síndrome de hiper-IgM autosómico recesivo con mutación CD40, las manifestaciones son similares a las de la forma ligada al cromosoma X.

Al menos 4 formas autosómicas recesivas del síndrome presentan un defecto del linfocito B. En 2 de estas formas (deficiencias de citidina-desaminasa inducida por la activación [DIA] o de uracilo ADN glucosilasa o UNG), las concentraciones séricas de IgM son mucho mayores que en la forma ligada al X; hay hiperplasia linfoidea (incluidas linfadenopatías, esplenomegalia e hipertrofia amigdalar) y puede haber trastornos autoinmunitarios La leucopenia está ausente.

Diagnóstico

  • LExpresión del ligando CD40 y pruebas genéticas

El diagnóstico se sospecha en base a criterios clínicos. Se miden las concentraciones séricas; las concentraciones normales o elevadas de IgM y las concentraciones bajas o nulas de otras Ig avalan el diagnóstico. Se debe reallizar citometría de flujo de la expresión del ligando CD40 en las superficies de las células T. Cuando sea posible, el diagnóstico se confirma con estudios genéticos. Se pueden ofrecer pruebas genéticas prenatales a las mujeres que consideran el embarazo si ellas tienen antecedentes familiares de la deficiencia del ligando CD40. No se realizan estudios genéticos de rutina a otros familiares.

Otros hallazgos de laboratorio incluyen un número reducido de células B de memoria (CD27) y ausencia de células B de memoria con cambio de clase (IGD-CD27).

Tratamiento

  • Inmunoglobulina profiláctica IV (IVIG) y, a veces trimetoprim/sulfametoxazol

  • Trasplante de médula ósea cuando sea posible

El tratamiento suele incluir IVIG, 400 mg/kg/mes. A los pacientes con la forma ligada al X o con mutaciones CD40 se les administra trimetoprim/sulfametoxazol para prevenir infecciones por P. jirovecii y se toman precauciones ambientales para reducir el riesgo de infecciçon por Cryptosporidium (ver Reseña sobre gastroenteritis : Prevención). Sin embargo, dado que el pronóstico es malo, se prefiere el trasplante de médula ósea si se dispone de un hermano con un HLA idéntico.