Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Ingestión de cáusticos

Por Gerald F. O’Malley, DO, Thomas Jefferson University and Hospital ; Rika O’Malley, MD

Información:
para pacientes

Los cáusticos (ácidos y álcalis fuertes) pueden quemar los tejidos del tubo digestivo superior cuando son ingeridos, y a veces producen la perforación del esófago o el estómago. Los síntomas pueden incluir babeo, disfagia y dolor en la boca, el pecho o el estómago; luego pueden producirse estenosis. Puede requerirse un diagnóstico endoscópico. El tratamiento es sintomático. El vaciado gástrico y el carbón activado están contraindicados. Las perforaciones se tratan quirúrgicamente.

A nivel mundial, el 80% de las ingestiones cáusticas se producen en los niños pequeños; por lo general son ingestiones accidentales de pequeñas cantidades y con frecuencia son benignos. En los adultos, las ingestiones cáusticas son ingestiones frecuentemente intencionales de grandes cantidades por parte de personas suicidas y son potencialmente mortales. Fuentes comunes de cáusticos incluyen agentes limpiadores de baños y tuberías, sólidos y líquidos. En general, los productos industriales están más concentrados que los de los hogares y, por lo tanto, hacen más daño.

Fisiopatología

Los ácidos causan necrosis; se forma una escara, que limita el daño. Los ácidos tienden a afectar el estómago más que el esófago. Los álcalis provocan una necrosis por licuefacción rápida; no forman escaras y el daño continúa hasta que el álcali es neutralizado o diluido. Los álcalis tienden a afectar el esófago más que el estómago, pero la ingestión de grandes cantidades afecta gravemente a ambos por igual.

Los productos sólidos tienden a dejar partículas que se entierran o quedan pegadas y queman los tejidos, lo que desalienta la ingestión continua y localiza el daño. Como los preparados líquidos no quedan pegados, pueden ingerirse grandes cantidades fácilmente, y el daño puede estar más diseminado. Los líquidos también pueden aspirarse, lo que produce lesiones de las vías aéreas.

Signos y síntomas de la ingesta de cáusticos

Los síntomas iniciales de ingestión de cáusticos incluyen babeo y disfagia. En los casos graves aparecen dolor, vómitos y a veces sangrado inmediatamente en la boca, la garganta, el pecho o el abdomen. Las quemaduras de las vías aéreas pueden causar tos, taquipnea y estridor.

Dentro de la boca, puede verse tejido eritematoso y edematizado; sin embargo, los líquidos cáusticos puede no causar ninguna quemadura intrabucal aunque haya extensas y graves lesiones más abajo en el tubo digestivo.

La perforación esofágica puede producir mediastinitis, con dolor torácico intenso, taquicardia, fiebre, taquipnea y shock. La perforación gástrica puede producir una peritonitis. Las perforaciones esofágicas y gástricas pueden producirse en cualquier momento entre las pocas horas y muchas semanas.

Después de algunos meses, pueden aparecer estenosis esofágicas, aun cuando los síntomas iniciales hayan sido leves y el tratamiento haya sido adecuado.

Diagnóstico de ingestión de cáusticos

  • Endoscopia

Como la presencia o ausencia de quemaduras intrabucales no es un indicador fiable de quemaduras en el esófago o el estómago, la endoscopia está indicada para confirmar la presencia y la gravedad de lesiones esofágicas o gástricas cuando los síntomas o los antecedentes sugieren una ingestión más que trivial.

Tratamiento de ingestión de cáusticos

  • Evitar el vaciado gástrico

  • A veces la dilución con fluidos orales

El tratamiento de ingestión de cáusticos es sintomático. (Precaución: el vaciado gástrico mediante emesis o lavado está contraindicado porque puede reexponer el tubo digestivo superior al cáustico. Los intentos por neutralizar un ácido cáustico corrigiendo el pH con una sustancia alcalina [y viceversa] están contraindicados porque pueden producir reacciones exotérmicas graves. El carbón activado está contraindicado porque puede infiltrar tejido quemado e interferir con la evaluación endoscópica y la inserción de NTG está contraindicada debido a que puede dañar superficies mucosas comprometidas).

Perlas y errores

  • No realizar vaciado gástrico por emesis o lavado con una ingestión de cáusticos porque vuelve a exponer el tracto gastrointestinal superior al cáustico.

  • No trate de neutralizar un ácido cáustico con una sustancia alcalina (y viceversa) porque va a producir calor que puede empeorar el daño tisular.

La dilución con leche o agua sólo es útil en los primeros pocos minutos después de la ingestión de una cáustica líquida, pero la dilución retrasada puede ser útil después de la ingestión de un cáustico sólido. La dilución debe evitarse si los pacientes tienen náuseas, saliva, estridor o distensión abdominal.

La perforación esosfágica o gástrica se trata con antibióticos y cirugía (ver Perforación aguda). Los corticoides IV y los antibióticos profilácticos no se recomiendan. Las estenosis se tratan con bujías o, si son graves o no responden al tratamiento, con una derivación esofágica con interposición colónica.

Conceptos clave

  • Se sospecha de consecuencias graves si se ingiere una gran cantidad de una cáustico o un producto cáustico de potencia industrial.

  • Álcalis, provocando la licuefacción, puede causar daños hasta que los mismos se diluyen lo suficiente.

  • No hacer vaciamiento gástrico o administrar carbón activado, o neutralizar un ácido o álcali.

  • Considerar la posibilidad de quemaduras de esófago y estómago y realizar una endoscopia, incluso si lasquemaduras intraorales están ausentes.

  • Tratar la perforación con antibióticos y cirugía.

Recursos en este artículo