Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Esguinces del tobillo

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Información:
para pacientes

Los esguinces de tobillo son muy comunes, con mayor frecuencia como resultado de girar el pie hacia adentro (inversión). Estas lesiones son dolorosas, se inflaman, y son sensibles, las cuales suelen ser máximas en la región anterolateral. El diagnóstico se confirma mediante pruebas de estrés y a veces radiografías. El tratamiento consiste en protección, descanso, hielo, compresión y elevación (PRICE) y cargar peso temprano para los esguinces leves e inmovilización seguida de fisioterapia para esguinces moderados y graves; algunos esguinces muy graves requieren reparación quirúrgica.

Los ligamentos más importantes del tobillo son el deltoides (el potente ligamento medial), los ligamentos talofibularo (ligamentos laterales), y los ligamentos calcáneofibular (lateral—véase ver figura Ligamentos del tobillo.).

Ligamentos del tobillo.

La inversión (girar el pie hacia adentro) desgarra los ligamentos laterales; en general primero el ligamento talofibular anterior. Los esguinces graves de segundo y tercer grado causan a menudo inestabilidad articular crónica y predisponen a sufrir más esguinces. La inversión también puede causar fracturas de la cúpula del astrágalo, con o sin esguince del tobillo.

La eversión (girando el pie hacia afuera) aplica tensión en la articulación en dirección medial. Esta tensión a menudo causa una fractura por avulsión del maléolo medial en lugar de un esguince del ligamento porque el ligamento deltoideo es muy fuerte. Sin embargo, la eversión también puede causar un esguince. La eversión también comprime la articulación lateralmente, su compresión, a menudo combinada con dorsiflexión, puede fracturar el peroné distal o desgarrar los ligamentos sindesmóticos entre la tibia y el peroné justo proximal al tobillo (denominado un esguince alto de tobillo). A veces las fuerzas de eversión se transmiten el peroné, fracturando la cabeza del peroné justo debajo de la rodilla (llamada fractura de Maisonneuve).

Los esguinces de tobillo recurrentes pueden dañar la propiocepción del tobillo y así predisponer a futuros esguinces del tobillo. La mayoría de los esguinces de tobillo son leves (1ro o 2do grado).

Signos y síntomas

Estas lesiones causan dolor y edema. La localización del dolor y la inflamación varían con el tipo de lesión:

  • Esguinces por inversión: que suelen ser máximos en la región anterolateral.

  • Lesiones por eversión: máximos sobre el ligamento deltoideo

  • Fractura de Maisonneuve: sobre el peroné proximal, así como a veces el tobillo medial y lateral

  • Los esguinces de tercer grado (desgarros completos, a menudo involucran ambos ligamentos medial y lateral): A menudo difunden (a veces el tobillo tiene forma de huevo)

Generalmente, la sensibilidad es máxima sobre los ligamentos dañados en lugar de sobre el hueso; la sensibilidad que es mayor sobre el hueso que sobre ligamentos sugiere fractura.

Diagnóstico

  • Prueba con estrés

  • A veces, radiografías para excluir fracturas

  • De vez en cuando RM

El diagnóstico principalmente es clínico; no todos los pacientes requieren radiografías.

Las pruebas de estrés para evaluar la integridad del ligamento son importantes. Sin embargo, si los pacientes tienen dolor significativo e hinchazón o espasmo, el examen suele retrasarse hasta que las radiografías excluyan fracturas. Además, la inflamación y los espasmos pueden hacer que la estabilidad articular sea difícil de evaluar; por lo tanto, es útil un nuevo examen después de varios días. El tobillo puede inmovilizarse hasta que el examen sea posible.

La prueba del cajón anterior del tobillo se realiza para evaluar la estabilidad del ligamento talofibular anterior y por ende ayuda a distinguir entre los esguinces de ligamentos laterales de segundo y tercer grado. Los enfermos se sientan o se colocan en decúbito supino con la rodilla en flexión al menos ligera; una de las manos del técnico impide el movimiento hacia adelante de la parte anterior distal de la tibia, mientras que con la otra toma el talón y tira de él en sentido anterior.

Los esguinces altos del tobillo se deben tener en cuenta cuando la eversión es el mecanismo y reproduce el dolor; la articulación tibiofibular distal, justo próxima a la cúpula astragalina, puede ser sensible.

Si los hallazgos sugieren un ligamento deltoideo o un esguince alto del tobillo, los médicos deben buscar evidencias de una fractura del peroné proximal.

Los esguinces de tobillo se deben diferenciar de las fracturas por avulsión de la base del quinto metatarsiano, lesiones del tendón de Aquiles, y las fracturas de la cúpula astragalina, que pueden causar síntomas similares.

Estudios de diagnóstico por imagen

Se toman radiografías anteroposterior, lateral y oblicua (mortaja) del tobillo para excluir fracturas clínicamente significativas. Se utilizan criterios clínicos (reglas del tobillo de Ottawa) para determinar si se necesitan radiografías; dichos criterios se usan para ayudar a limitar las radiografías a los pacientes más susceptibles de tener una fractura que requiere tratamiento específico. Se requieren radiografías de tobillo solo si los pacientes tienen dolor en el tobillo y una de las siguientes condiciones:

  • Edad > 55

  • Incapacidad de cargar peso sin asistencia inmediatamente después de producida la lesión en el departamento de emergencia (de dar 4 pasos), con o sin renguera.

  • Dolor óseo dentro de los 6 cm del margen posterior o la punta de cualquiera de los maléolos

Los esguinces que son dolorosos después de 6 semanas pueden requerir pruebas adicionales (p. ej., resonancia magnética) para identificar lesiones pasadas por alto y sutiles, como fracturas de la cúpula astragalina, esguinces de tobillo altos u otros esguinces de tobillo complejos.

Tratamiento

  • RICE y movilización temprana para esguinces leves

  • Inmovilización y/o reparación quirúrgica para esguinces moderados o graves

La mayoría de los esguinces de tobillo cicatrizan bien con una mínima intervención y movilización temprana. Las férulas alivian el dolor pero no parecen afectar el resultado final. Se utilizan muletas para todos los esguinces hasta que la marcha es normal.

Otros tratamiento dependen de la gravedad del esguince.

  • Esguinces leves (p. ej., de primer grado): RICE y soporte de peso y movilización tan pronto como se pueda tolerar (generalmente dentro de unos días)

  • Los esguinces moderados (p. ej. de segundo grado): PRICE, incluyendo inmovilización del tobillo en una posición neutra con férula posterior o bota comercial disponible, seguido por movilización; y fisioterapia.

  • Esguinces graves (p. ej., tercer grado) : inmovilización (posiblemente con un yeso), reparación quirúrgica, posiblemente, y fisioterapia

Los esguinces de tobillo suelen requerir un yeso durante varias semanas.

Si la evaluación de la lesión es imposible (p. ej., debido a un espasmo muscular o dolor), se puede inmovilizar el tobillo durante unos días y luego repetir la evaluación algunos días después de que el dolor y los espasmos disminuyan.

Conceptos clave

  • Antes de diagnosticar un esguince de tobillo, considerar una fractura por avulsión de la base del quinto metatarsiano, una lesión en el tendón de Aquiles, y una fractura de la cúpula astragalina.

  • Utilizar las reglas del tobillo de Ottawa para ayudar a decidir si las radiografías son necesarias.

  • Evaluar la estabilidad conjunta de la prueba de esfuerzo (p. ej., la prueba del cajón anterior), pero si es necesario, retrasar esta prueba hasta que la inflamación y el dolor disminuyan.

  • Fomentar la movilización temprana si el esguince es leve.

Recursos en este artículo