Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Fracturas del tobillo

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Información:
para pacientes

Las fracturas de tobillo se producen en el maléolo medial o posterior de la tibia y/o el maléolo lateral del peroné. Estas fracturas pelvianas pueden ser estables o inestables. El diagnóstico se realiza mediante radiografía y a veces RM. El tratamiento suele ser enyesado o una bota para caminar en las fracturas estables y, a menudo la reducción abierta y fijación interna de las fracturas inestables.

Las fracturas del tobillo son frecuentes y pueden producirse por múltiples mecanismos de lesión, pero, la lesión por inversión mientras se corre o salta es más común.

Los huesos y ligamentos del tobillo forman un anillo de conexión entre el astrágalo y la tibia y el peroné. Dentro del anillo, la estabilidad es proporcionada por

  • 2 huesos: maléolo medial de la tibia y el maléolo lateral del peroné

  • 2 complejos ligamentosos (medialmente, el ligamento deltoides y lateralmente los ligamentos peroneoastragalinos anterior y posterior [principal] y el ligamento peroneocalcáneo—véase ver figura Ligamentos del tobillo.).

Las fracturas que rompen el anillo en un lugar suelen romperlo en otro más (es decir, si sólo se fractura un hueso, a menudo un ligamento se desgarra simultáneamente y la lesión es grave). Si las fracturas interrumpen 2 de las estructuras que estabilizan del anillo del tobillo, el tobillo es inestable. La rotura del ligamento deltoides medial también causa inestabilidad.

El peroné proximal también puede fracturarse (llamada fractura de Maisonneuve) cuando se fractura del maléolo medial, la mortaja del tobillo (la unión entre la tibia y el astrágalo) está abierta, y el peroné distal no está fracturado; sin una fractura del peroné distal, la articulación puede afectarse solo si el ligamento interóseo entre la tibia y el peroné se desgarra, como a veces ocurre cuando se fractura el peroné proximal.

Ligamentos del tobillo.

El dolor y la hinchazón ocurren primero en el sitio de la lesión, y luego se extienden a menudo de manera difusa alrededor del tobillo.

Diagnóstico

  • Radiografía

  • A veces radiografías de estrés y/o resonancia magnética

Las radiografías del tobillo se toman en vistas anteroposterior, lateral y oblicuas (mortaja). Criterios específicos (p. ej., reglas de Ottawa para el tobillo ver Estudios de diagnóstico por imagen) se utilizan a menudo para evitar las radiografías en pacientes con pocas probabilidades de tener una fractura.

Las fracturas suelen ser evidentes en las radiografías.

La determinación de la estabilidad ayuda a guiar el tratamiento. La inestabilidad puede ser obvia cuando se inspecciona o se palpa suavemente el tobillo. La rodilla, sobre todo el peroné proximal, también debe ser examinada.

Si tanto el maléolo medial como el lateral se fracturan, la lesión es probablemente inestable.

Si solo el peroné está fracturado y la articulación tibioastragalina parece normal, se puede hacer una radiografía con estrés en rotación externa, que puede detectar subluxación tibioastragalina, lo que sugiere inestabilidad del ligamento deltoideo y por ende la inestabilidad articular del tobillo.

Perlas y errores

  • Si se fractura el maléolo medial, sobre todo si se desplaza y la mortaja está abierta en el lado medial de la rodilla, tomar radiografías para buscar la fractura del peroné proximal.

Si una fractura de peroné proximal parece posible, también se deben tomar radiografías de la rodilla.

Tratamiento

  • Yeso o bota para caminar

  • A veces reducción abierta con fijación interna (RAFI).

La mayoría de las fracturas de tobillo estables pueden ser tratadas sin cirugía con una bota para caminar o yeso.

Para las lesiones inestables, RAFI se hace a menudo para alinear los fragmentos óseos correctamente y mantener una mejor alineación durante la cicatrización de la fractura.

El pronóstico generalmente es bueno si el tobillo esta estable y si el tratamiento da como resultado la alineación correcta. Si los fragmentos de hueso no quedan alineados correctamente, se puede desarrollar artritis y pueden reaparecer fracturas.

Conceptos clave

  • Si una fractura de tobillo interrumpe el anillo del tobillo (formado por los huesos y ligamentos del tobillo) en un solo lugar, a menudo afecta otro; si 2 de las estructuras que estabiliza el anillo del tobillo se ven comprometidas, el tobillo es inestable.

  • Utilice las reglas de Ottawa para el tobillo para tratar de limitar las radiografías a los pacientes más susceptibles de tener una fractura.

  • Evaluar la estabilidad del tobillo (que determina el tratamiento) mediante un examen físico y, si es necesario, radiografías.

  • Tratar a las fracturas de tobillo más estables con una bota para caminar o yeso, y muchas fracturas inestables con RAFI.

Recursos en este artículo