Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Tendinitis aquiliana

Por Paul L. Liebert, MD, Private Practice, Tomah Memorial Hospital, Tomah, WI

Información:
para pacientes

Las lesiones del tendón de Aquiles incluyen inflamación del paratendón y desgarros parciales o completos.

La tendinitis aquiliana es muy común entre los atletas corredores. Los músculos de la pantorrilla se unen al calcáneo mediante el tendón de Aquiles o calcáneo. Durante la carrera, los músculos de la pantorrilla ayudan a la fase de elevación de la marcha. Las fuerzas repetitivas de la carrera combinadas con un tiempo de recuperación insuficiente pueden producir en un inicio una inflamación del paratendón (tejido areolar graso que separa el tendón de Aquiles de su vaina). Un desgarro completo del tendón de Aquiles es una lesión grave que habitualmente se debe a una tensión súbita e intensa (ver Desgarros del tendón de Aquiles). Pueden producirse los desgarros de tendón con un esfuerzo mínimo en personas que han tomado antibióticos de fluoroquinolona.

Signos y síntomas

El síntoma primario de la inflamación del tendón de Aquiles es el dolor en la parte posterior del talón, que inicialmente aumenta cuando comienza el ejercicio y con frecuencia disminuye a medida que éste continúa. Un desgarro completo se produce con un cambio brusco de dirección al correr o jugar al tenis y suele estar acompañado por una sensación de haber sido golpeado en la parte posterior del tobillo y la pantorrilla con un objeto tal como un bate de béisbol.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

En el examen físico, el tendón de Aquiles inflamado o parcialmente lesionado muestra dolor cuando se le comprime entre los dedos. Cuando hay un desgarro completo, puede diferenciarse por lo siguiente

  • Dolor súbito e intenso e incapacidad para caminar

  • Un defecto palpable a lo largo del trayecto del tendón

  • Una prueba de Thompson positiva (mientras el paciente se encuentra en decúbito prono sobre la camilla, el examinador comprime el músculo de la pantorrilla; esta maniobra no causa la flexión plantar que normalmente se espera)

Tratamiento

  • Hielo, AINE y estiramientos

  • Modificación de las actividades

La inflamación del tendón puede tratarse colocando hielo, estirando suavemente el músculo de la pantorrilla y usando AINE. Se coloca una alza en el talón de los zapatos para aliviar la tensión. Debe indicarse a los atletas que eviten correr cuesta arriba y cuesta abajo hasta que deje de doler el tendón y que participe en el acondicionamiento aeróbico cruzado. Los desgarros completos del tendón de Aquiles precisan reparación quirúrgica.

Recursos en este artículo