Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Mordeduras por Caimán, Cocodrilo, Iguana, y Lagarto venenoso

Por Robert A. Barish, MD, MBA, Louisiana State University Health Sciences Center at Shreveport ; Thomas Arnold, MD, Department of Emergency Medicine, LSU Health Sciences Center Shreveport

Información:
para pacientes

Lagartijas venenosas, caimanes y cocodrilos, iguanas y otros reptiles son que pueden causar mordeduras clínicamente significativas.

Lagartos venenosos

Estos lagartos incluyen los siguientes:

  • El monstruo de Gila (Heloderma suspectum), presente en el sudoeste de los Estados Unidos y México

  • Lagarto moldeado (H. horridum) de México

El veneno complejo de estos lagartos contiene serotonina, arginina esterasa, hialuronidasa, fosfolipasa A2, y ≥ 1 calicreína salival, pero no tienen componentes neurotóxicos o enzimas coagulopáticas. Las mordeduras rara vez son fatales. Cuando los lagartos venenosos muerden, sujetan fuerte y mastican el veneno en la personas.

Los signos y síntomas incluyen dolor intenso, edema, equimosis, linfangitis y linfadenopatías. Las manifestaciones sistémicas, incluidos debilidad, sudor, sed, cefaleas y acúfenos, pueden aparecer en casos moderados y graves. Rara vez ocurre el colapso cardiovascular. El curso clínico es similar al de un envenemiento mínimo o moderado de especies cascabeles más grandes.

El tratamiento en el campo implica abrir las mandíbulas del lagarto con pinzas o alicates, aplicando una llama en el mentón del animal o sumergiéndolo completamente en agua. En el hospital, el tratamiento es sistémico y similar al administrado con las serpientes de foseta. La herida debe sondearse con una pequeña aguja en busca de dientes rotos y luego, limpiarse. Si es profunda, puede tomarse una radiografía para descartar la presencia de cuerpos extraños o de fracturas óseas. En general, no se recomiendan antibióticos profilácticos.

Caimanes y cocodrilos

En general, las mordidas resultan de la manipulación de estos animales; sin embargo, rara vez se produce por encuentros silvestres. No son venenosas, resultan notables por una alta incidencia de infecciones de tejidos blandos por especies de Aeromonas (en general Aeromonas hydrophila) y, en general, se tratan como traumatismos mayores.

Las heridas se deberían irrigar y se desbridan; luego se realiza un cierre primario postergado o la herida se deja cicatrizar por segunda intención. La cobertura antibiótica óptima puede incluir trimetoprima / sulfametoxazol, una fluoroquinolona, una cefalosporina de tercera generación, un aminoglucósido, o una combinación. De manera adicional, los pacientes pueden ser tratados preventivamente con clindamicina y trimetoprim/sulfametoxazol (primera elección) o tetraciclinas.

Iguanas

Las mordidas y arañazos están volviéndose más frecuentes a medida que las iguanas son conservadas cada vez más como mascotas. Las heridas son superficiales y el tratamiento es local. La infección de tejidos blandos es poco común, pero cuando ocurren, las especies de Salmonella son las más comunes; la infección puede tratarse con una fluoroquinolona. Una preocupación secundaria, pero creciente, es la infección por Serratia marcescens, que es generalmente sensible a la trimetoprima / sulfametoxazol.