Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Atresia esofágica

Por William J. Cochran, MD, Clinical Professor, Department of Pediatrics;Associate, Department of Pediatrics GI and Nutrition, Temple University School of Medicine;Geisinger Clinic, Danville, PA

Información:
para pacientes

La atresia esofágica es la formación incompleta del esófago, que suele asociarse con fístula traqueoesofágica. El diagnóstico se sospecha por la imposibilidad de colocar una SNG. El tratamiento consiste en reparación quirúrgica.

La atresia esofágica es la atresia digestiva más frecuente. La incidencia estimada es de 1 cada 3.500 nacidos vivos. Hasta en el 50% de los casos, hay otras malformaciones congénitas. Dos síndromes en particular se asocian con atresia esofágica, VACTERL (anomalías vertebrales, atresia anal, malformaciones cardíacas, fístula traqueoesofágica, anomalías renales y aplasia radial, y anomalías de los miembros [limb, en inglés]) y CHARGE (coloboma, defectos cardiacos [hearth, en inglés], atresia de las coanas, retardo del desarrollo mental o físico, hipoplasia genital, y anomalías del oído [ear, en inglés]). Alrededor del 19% de los lactantes con atresia esofágica tienen criterios de VACTERL.

Hay 5 tipos principales de atresia esofágica (véase ver figura Tipos y frecuencias relativas de atresia esofágica y fístula traqueoesofágica.). La mayoría también presenta una fístula entre la tráquea y el esófago.

En la mayoría de los casos se presenta durante el período neonatal, pero en los lactantes con fístula de tipo H puede no presentarse hasta etapas más tardías. Los signos característicos son secreciones excesivas, tos y cianosis tras los intentos de alimentación y neumonía por aspiración. La atresia esofágica con una fístula distal provoca distensión abdominal porque, cuando el lactante llora, el aire de la tráquea es impulsado a través de la fístula hacia el segmento inferior del esófago y el estómago.

Tipos y frecuencias relativas de atresia esofágica y fístula traqueoesofágica.

Las frecuencias relativas se basan en una compilación de varias fuentes.

Diagnóstico

  • Prenatal: ecografía

  • Posnatal: colocación de SNG y radiografía

La ecografía prenatal sistemática puede sugerir atresia esofágica. Puede observarse polihidramnios, pero no es diagnóstico porque es posible observarlo en muchos otros trastornos. Puede estar ausente la burbuja gástrica fetal, pero sólo en < 50% de los casos. Con menor frecuencia, se observa dilatación de la bolsa esofágica superior, pero esto suele investigarse sólo en fetos con polihidramnios y sin burbuja gástrica.

Después del parto, se introduce una SNG si se sospecha atresia esofágica por ecografía prenatal o por hallazgos clínicos; la imposibilidad de introducir la sonda sugiere el diagnóstico. Un catéter radiopaco determina la localización de la atresia en la radiografía. En casos atípicos, puede requerirse una pequeña cantidad de material de contraste hidrosoluble para definir la anatomía bajo radioscopia. El material de contraste debe volver a aspirarse rápidamente, porque puede provocar una neumonitis química si ingresa en los pulmones. Este procedimiento debe ser efectuado por un radiólogo experimentado en el centro en el que se realizará la cirugía neonatal.

Tratamiento

  • Reparación quirúrgica

El tratamiento preoperatorio tiene por objeto optimizar el estado del lactante antes de la cirugía y prevenir la neumonía por aspiración, que aumenta el riesgo de la corrección quirúrgica. Se suspende la alimentación oral. La aspiración continua con una sonda nasogástrica en la bolsa esofágica superior previene la aspiración de la saliva deglutida. Debe colocarse al lactante en decúbito prono con la cabeza elevada de 30 a 40° y con el lado derecho hacia abajo para favorecer el vaciamiento gástrico y minimizar el riesgo de aspiración de ácido gástrico a través de la fístula. Si debe diferirse la reparación definitiva debido a prematurez extrema, neumonía por aspiración u otras malformaciones congénitas, se coloca un tubo de gastrostomía para descomprimir el estómago. La aspiración por el tubo de gastrostomía reduce el riesgo de reflujo del contenido gástrico hacia el árbol traqueobronquial a través de la fístula.

Cuando el estado del lactante es estable, puede efectuarse la reparación quirúrgica extrapleural de la atresia esofágica y el cierre de la fístula traqueoesofágica. En ocasiones, es necesario interponer un segmento de colon entre los segmentos esofágicos.

Las complicaciones agudas más frecuentes son la filtración en el sitio de la anastomosis y la formación de estenosis. Las dificultades alimentarias son frecuentes tras la reparación quirúrgica exitosa debido a la escasa motilidad del segmento esofágico distal, que se produce hasta en el 85% de los casos. Esta escasa motilidad predispone al lactante a reflujo gastroesofágico. Si fracasa el tratamiento médico del reflujo, puede ser necesaria una fundoplicatura de Nissen.

Conceptos clave

  • Existen 5 tipos de atresia esofágica; todos ellos, salvo uno, incluyen una fístula traqueoesofágica.

  • A veces, el diagnóstico se sospecha en base a una ecografía prenatal.

  • Las manifestaciones clínicas son secreciones excesivas, tos y cianosis tras los intentos de alimentación y neumonía por aspiración.

  • El diagnóstico se realiza introduciendo una sonda nasogástrica.

  • El tratamiento consiste en la reparación quirúrgica.

Recursos en este artículo