Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Rehidratación oral

Por Michael F. Cellucci, MD

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La fluidoterapia oral es eficaz, segura, cómoda y económica en comparación con el tratamiento IV. La fluidoterapia oral es recomendada por la American Academy of Pediatrics y la OMS y debe utilizarse en niños con deshidratación de leve a moderada que aceptan líquidos orales, a menos que lo impidan vómitos copiosos o trastornos subyacentes (p. ej., abdomen quirúrgico, obstrucción intestinal).

Soluciones

La solución de rehidratación oral (SRO) debe contener hidratos de carbono complejos o glucosa al 2% y de 50 a 90 mEq/L de Na. Las bebidas deportivas, las gaseosas, los jugos y bebidas similares no cumplen estos criterios y no deben usarse. Por lo general, tienen una concentración demasiado escasa de Na y una cantidad excesiva de hidratos de carbono para aprovechar el cotransporte Na/glucosa, y el efecto osmótico del exceso de hidratos de carbono puede provocar una pérdida adicional de líquidos. El cotransporte Na/glucosa en el intestino está optimizado con una relación Na:glucosa de 1:1.

La OMS recomienda la solución de rehidratación oral que es fácil de obtener sin receta en los Estados Unidos. La mayoría de las soluciones se presentan como polvos que se mezclan con agua corriente. Se disuelve un sobre de SRO en 1 L de agua para preparar una solución que contenga (en mmol/L) Na 90, K 20, Cl 80, citrato 10 y glucosa 111 (SRO estándar de la OMS) o Na 75, K 20, Cl 65, citrato 10 y glucosa 75 (SRO de osmolaridad reducida de la OMS). Asimismo, puede prepararse manualmente agregando 1 L de agua a 3,5 g de NaCl, 2,9 g de citrato trisódico (o 2,5 g de NaHCO3), 1,5 g de KCL y 20 g de glucosa. La SRO es eficaz en pacientes con deshidratación, independientemente de la edad, la causa o el tipo de desequilibrio electrolítico (hiponatremia, hipernatremia o isonatremia) en tanto que su función renal sea adecuada.

También se consiguen fácilmente soluciones de rehidratación comerciales premezcladas en la mayoría de las farmacias y supermercados. Estas soluciones son eficaces a pesar de tener una relación Na:glucosa de aproximadamente 1:3 (45 mEq/L de Na a 140 mmol/L de glucosa). Después de la rehidratación, esta solución debe reemplazarse por un líquido con una concentración más baja de Na a fin de evitar la hipernatremia

Administración

Por lo general, se administran 50 mL/kg en 4 horas en caso de deshidratación leve y 100 mL/kg en caso de deshidratación moderada. Por cada deposición diarreica, se administran 10 mL/kg (hasta 240 mL) adicionales. Después de 4 horas, se revalúa al paciente. Si persisten los signos de deshidratación, se repite el mismo volumen. Los pacientes con cólera pueden requerir muchos litros de líquido por día.

Por lo general, los vómitos no impiden la rehidratación oral (a menos que haya obstrucción intestinal u otra contraindicación) porque los vómitos típicamente ceden con el tiempo. Se utilizan cantidades pequeñas y frecuentes, que comienzan con 5 mL cada 5 minutos y se aumentan en forma gradual según la tolerancia. El volumen calculado requerido durante un periodo de 4 h puede ser dividido en 4 partes alícuotas separadas. Estas 4 alícuotas pueden entonces ser divididas en 12 alícuotas más pequeñas y administradas cada 5 min durante el transcurso de una hora con una jeringa si es necesario.

En los niños con diarrea, la ingesta oral a menudo precipita una deposición diarreica, por lo que el mismo volumen se debe dar en un menor número de alícuotas.

Una vez repuesto el déficit, debe utilizarse una solución oral de mantenimiento que contenga menos Na. Los niños deben consumir una dieta apropiada para la edad en cuanto hayan sido rehidratados y hayan dejado de vomitar. Los lactantes pueden reanudar la lactancia materna o artificial.