Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Anticoncepción y embarazo adolescente

Por Sharon Levy, MD, MPH, Harvard Medical School;Children's Hospital, Boston

Información:
para pacientes

Muchos adolescentes participan en la actividad sexual, pero no pueden estar plenamente informados sobre los métodos anticonceptivos, el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual, incluido el HIV. La impulsividad, la falta de planificación, y el uso concurrente de drogas y alcohol disminuyen la probabilidad de que los adolescentes usen métodos anticonceptivos y de protección de barrera.

Cualquiera de los métodos anticonceptivos para los adultos puede ser utilizado por los adolescentes (ver Generalidades de Anticoncepción). El problema más común es la adherencia (p. ej., olvidarse de tomar los anticonceptivos orales diarios o interrumpirlos por completo, a menudo sin la sustitución de otra forma de control de la natalidad). Aunque los condones masculinos son el método anticonceptivo más utilizado, todavía hay percepciones que pueden inhibir el uso constante (p. ej., de que el uso del preservativo disminuye el placer y interfiere con el "amor romántico"). Algunas niñas también se sienten avergonzadas de pedir a sus parejas masculinas que usen condones durante las relaciones sexuales.

El embarazo puede ser una fuente de estrés emocional significativo para los adolescentes. Las adolescentes embarazadas y sus parejas tienden a abandonar la escuela o la capacitación laboral, lo que empeora así su situación económica, la reducción de su autoestima, y agota las relaciones personales. Los adolescentes (que representan el 13% de todos los embarazos en los Estados Unidos) son menos propensos que los adultos a obtener atención prenatal, lo que conduce a resultados peores del embarazo (p. ej., tasas más altas de la prematuridad). Las adolescentes, especialmente las más jóvenes y aquellas que no están recibiendo atención prenatal, tienen más probabilidades que las mujeres de entre 20 y 30 años de tener problemas de salud durante el embarazo, como la anemia y la preeclampsia. Los lactantes de madres jóvenes (especialmente las madres <15 años) son más propensos a nacer prematuramente y tener un bajo peso al nacer. Sin embargo, con el cuidado prenatal adecuado, las adolescentes mayores no tienen mayor riesgo de problemas en el embarazo que los adultos con antecedentes similares.

Tener un aborto (ver Aborto inducido) no elimina los problemas psicológicos de un embarazo no deseado, ya sea para la adolescente o su pareja. Las crisis emocionales pueden ocurrir cuando se diagnostica un embarazo, cuando se tomó la decisión de tener un aborto, inmediatamente después de que el aborto se hace, cuando habría nacido el bebé, y cuando se producen los aniversarios de esa fecha. El asesoramiento familiar y la educación sobre métodos anticonceptivos, tanto para la niña y su pareja, pueden ser muy útiles.

Los padres pueden tener diferentes reacciones cuando su hija dice que está embarazada o cuando su hijo dice que ha dejado embarazada a alguien. Las emociones pueden ir desde la apatía a la decepción y la ira. Es importante que los padres expresen su apoyo y disposición para ayudar a los adolescentes a determinar sus elecciones. Los padres y los adolescentes necesitan comunicarse abiertamente sobre el aborto, la adopción y la paternidad—todas las opciones difíciles para el adolescente que lucha solo. Sin embargo, antes de revelar un embarazo a los padres, los profesionales deben detectar la violencia doméstica, ya que revelar el embarazo puede poner a los adolescentes vulnerables en mayor riesgo.