Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Introducción a los problemas en los adolescentes

Por Sharon Levy, MD, MPH, Harvard Medical School;Children's Hospital, Boston

Información:
para pacientes

Por fortuna, la mayoría de los adolescentes gozan de una buena salud física. Los problemas más frecuentes entre los adolescentes se relacionan con el crecimiento y el desarrollo, la escuela (ver Problemas escolares en adolescentes), las enfermedades de la infancia que continúan en la adolescencia, los trastornos de salud mental (ver Generalidades sobre los trastornos mentales en niños y adolescentes) y las consecuencias de las conductas de riesgo o ilegales, que incluyen lesiones, consecuencias legales, embarazo (ver Anticoncepción y embarazo adolescente) y enfermedades infecciosas. Las lesiones no intencionales resultantes de accidentes de vehículos de motor y las lesiones derivadas de la violencia interpersonal son las principales causas de muerte y discapacidad entre los adolescentes (ver Problemas físicos en los adolescentes).

La adaptación psicosocial es la característica distintiva de esta etapa del desarrollo, porque aun los individuos normales luchan con problemas de identidad, autonomía, sexualidad y relaciones. “¿Quién soy, adónde voy y cómo me relaciono con todas estas personas en mi vida?” son preocupaciones constantes para la mayoría de los adolescentes. Los trastornos psicosociales (ver Generalidades de los problemas psicosociales en los adolescentes) son más comunes durante la adolescencia que durante la infancia, y muchos comportamientos no saludables comienzan durante la adolescencia. Tener un trastorno alimenticio (ver Introducción a los trastornos de la conducta alimentaria), una dieta mala (ver La obesidad en los adolescentes), fumar, consumir drogas (ver Drogas y uso de sustancias en adolescentes), y el comportamiento violento (ver Problemas de conducta en los adolescentes) pueden conducir a problemas agudos de salud, enfermedades crónicas, o morbilidad más tarde en la vida.