Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

La obesidad en los adolescentes

Por Sharon Levy, MD, MPH, Harvard Medical School;Children's Hospital, Boston

Información:
para pacientes

La obesidad es actualmente dos veces más frecuente entre los adolescentes de lo que lo era hace 30 años y es uno de los motivos más comunes de consulta en servicios de adolescencia. Aunque menos de un tercio de los adultos obesos eran obesos en la adolescencia, la mayoría de los adolescentes obesos siguen siendo obesos en la edad adulta.

Aunque la mayoría de las complicaciones de la obesidad ocurren en la edad adulta (ver Obesidad), Los adolescentes obesos son más propensos que sus pares a tener presión arterial alta. Hay una frecuencia cada vez mayor de diabetes mellitus tipo 2 (ver Diabetes mellitus (DM) : Tipo 2) en los adolescentes debido a la resistencia a la insulina relacionada con la obesidad. Debido al estigma de la sociedad contra la obesidad, muchos adolescentes obesos tienen una autoimagen pobre y se vuelven cada vez más sedentarios y socialmente aislados.

Etiología

Los factores que influyen en la obesidad en los adolescentes son los mismos que los de los adultos. La mayoría de los casos son externos (p. ej., consumir demasiadas calorías o una dieta de baja calidad), a menudo combinado con un estilo de vida sedentario. Las influencias genéticas son frecuentes, y en la actualidad están identificándose los genes responsables (Ver también Obesidad y síndrome metabólico).

A menudo los padres están preocupados de que la obesidad es el resultado de algún tipo de enfermedad endocrina, como el hipotiroidismo (ver Hipotiroidismo) o un hiperadrenocorticismo, pero este tipo de trastornos son pocas veces la causa. Los adolescentes con aumento de peso causado por trastornos endocrinos son generalmente de pequeña estatura y tienen otros signos de la enfermedad subyacente.

Diagnóstico

  • Índice de masa corporal

Un aspecto importante de la evaluación física es la determinación del índice de masa corporal (IMC)—ver Diagnóstico). Los adolescentes cuyo IMC es ≥ percentil 95 para su edad y sexo son obesos.

Las causas endocrinas primarias (p. ej., hipercorticismo, hipotiroidismo) o las causas metabólicas son infrecuentes pero deben ser descartadas cuando el crecimiento en altura se hace significativamente más lento. Si el niño tiene talla baja e hipertensión, se debe tener en cuenta el síndrome de Cushing (ver Síndrome de Cushing).

Tratamiento

  • Dieta sana y hábitos de ejercicio

A pesar de los múltiples abordajes terapéuticos existentes, la obesidad es uno de los problemas más difíciles de tratar, y las tasas de éxito a largo plazo siguen siendo bajas. La intervención de los adolescentes obesos se debe centrar en el desarrollo de los hábitos alimenticios y de ejercicio saludables en lugar de en la pérdida de una cantidad específica de peso. La ingesta calórica se reduce por

  • El establecimiento de una dieta bien equilibrada de alimentos ordinarios

  • Hacer cambios permanentes en los hábitos alimenticios

El consumo de calorías se incrementa en presencia de

  • El aumento de la actividad física

Los campamentos de verano para adolescentes obesos pueden ayudarles a perder una cantidad significativa de peso, pero sin esfuerzo continuo, el peso por lo general se recupera. Puede ser útil la asesoría para ayudar a los adolescentes a hacer frente a sus problemas, entre ellos la falta de autoestima.

Los medicamentos que ayudan a reducir el peso no se utilizan generalmente en la adolescencia debido a preocupaciones por la seguridad y el posible abuso. Una excepción es para los adolescentes obesos con una fuerte historia familiar de diabetes tipo 2. Tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes. La metformina, que se utiliza para tratar la diabetes, puede ayudar a perder peso y también a reducir su riesgo de desarrollar diabetes.