Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Anomalías congénitas del cuello y la espalda

Por Simeon A. Boyadjiev Boyd, MD, Professor of Pediatrics;Chief, Section of Genetics, University of California Davis;University of California Davis Children's Hospital

Información:
para pacientes

Las anomalías del cuello y la espalda pueden ser causadas por lesiones de partes blandas u óseas o por malformaciones vertebrales. Éstas pueden ser aisladas o formar parte de un síndrome.

Tortícolis congénito

La cabeza aparece inclinada al nacer o poco después. La causa más frecuente es la lesión del cuello durante el parto. El tortícolis que se manifiesta dentro de los primeros días o semanas de vida puede deberse a hematoma, fibrosis y contractura del músculo esternocleidomastoideo. Es posible detectar una masa no dolorosa a la palpación en el esternocleidomastoideo, por lo general en la parte media. El tortícolis es una causa frecuente de plagiocefalia (aplanamiento de un lado de la cabeza) y asimetría facial (Ver también Distonía cervical).

Otras causas son anomalías espinales, como el síndrome de Klippel-Feil (fusión de las vértebras cervicales, cuello corto y línea de implantación pilosa baja, a menudo con anomalías de la vía urinaria) o fusión atlanto-occipital. Los tumores del SNC, las parálisis bulbares y la disfunción ocular son causas neurológicas frecuentes, pero rara vez están presentes en el momento del nacimiento (ver Distonía cervical). Las fracturas, luxaciones o subluxaciones de la columna cervical (en especial, C1 y C2) o las anomalías odontoideas son causas raras pero graves; la lesión de la médula espinal puede provocar daño neurológico permanente.

Deben realizarse estudios por la imagen cervicales para descartar causas óseas, que pueden requerir estabilización.

Cuando el torícolis se debe a un traumatismo obstétrico, está indicada la elongación pasiva frecuente del esternocleidomastoideo (rotar la cabeza y elongar el cuello lateralmente hacia el lado opuesto). Las inyecciones de toxina botulínica en el esternocleidomastoideo pueden ser útiles en casos resistentes al tratamiento.

Defectos vertebrales congénitos

Los ejemplos son escoliosis idiopática (ver Escoliosis idiopática), que rara vez es evidente en el momento del nacimiento, y defectos vertebrales aislados (p. ej., hemivértebras, vértebras en cuña o en mariposa), que es más probable que se diagnostiquen al nacer. Deben sospecharse defectos vertebrales cuando hay anomalías cutáneas de la línea media posterior o malformaciones congénitas renales o de miembros inferiores. Algunos síndromes o asociaciones, como VACTERL (anomalías vertebrales, atresia anal, malformaciones cardíacas, fístula traqueoesofágica, anomalías renales y aplasia radial, y anomalías de los miembros [limb, en inglés]) incluyen defectos vertebrales. El síndrome de Alagille se manifiesta con vértebras en mariposa, ictericia debido a hipoplasia de los conductos biliares, y defectos congénitos del corazón. Las vértebras ovoideas están presentes en la mucopolisacaridosis y en otros trastornos de almacenamiento.

A medida que los niños crecen, la curvatura de la columna causada por un defecto o defectos vertebrales puede progresar rápidamente; por lo tanto, debe controlarse de manera estricta la columna. Inicialmente, suelen requerirse ortesis o corsés, que deben usarse 18 horas/día. Si la curvatura progresa, puede ser necesaria la cirugía. Como es frecuente que coexistan anomalías renales, está indicada la ecografía renal para la detección sistemática inicial.