Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Violencia en niños y adolescentes

Por Stephen Brian Sulkes, MD, Professor of Pediatrics, Division of Neurodevelopmental and Behavioral Pediatrics, Golisano Children’s Hospital at Strong, University of Rochester School of Medicine and Dentistry

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Los niños y adolescentes pueden participar en enfrentamientos físicos ocasionales, pero la mayoría no adopta un patrón sostenido de comportamiento violento ni interviene en delitos violentos. Los niños y adolescentes que se vuelven violentos antes de la pubertad pueden tener un riesgo más alto de cometer delitos.

El comportamiento violento es cada vez más frecuente en niños y adolescentes. Hasta un tercio de los niños pueden estar involucrados en la intimidación como matones, víctimas o ambos. Las tensiones sociales (p. ej., ingresos familiares bajos, niveles bajos de educación parental) son factores de riesgo para la intimidación. En 2005, casi el 16% de los estudiantes secundarios de los Estados Unidos reportaron haber llevado un arma por lo menos una vez durante el mes precedente cuando fueron encuestados como parte de un estudio sobre riesgos juveniles.

Pese al interés continuo en la posibilidad de una relación entre conducta violenta y defectos genéticos o anomalías cromosómicas, hay mínima evidencia de una relación de este tipo. En cambio, varios factores de riesgo se han asociado con conducta violenta; por ejemplo

  • Castigo corporal intenso

  • Abuso de alcohol y drogas

  • Participación en pandillas

  • Problemas de desarrollo

  • Pobreza

  • Acceso a armas de fuego

Parece haber una relación entre violencia y acceso a armas de fuego, exposición a violencia a través de los medios de comunicación y exposición del niño a maltrato y violencia doméstica. Los niños que son acosados pueden llegar a un límite, momento en el cual contraatacan con resultados potencialmente peligrosos o catastróficos.

Acoso (bullying)

El acoso (bullying) consiste en infligir deliberadamente daño psicológico o físico a niños más débiles. El acoso puede adoptar varias formas; por ejemplo

  • Burlas persistentes

  • Amenazas

  • Intimidación

  • Hostilidad

  • Agresiones violentas

  • Ciber-acoso (uso del correo electrónico, mensajes de texto, redes sociales y otras herramientas de comunicación digital para transmitir amenazas o difundir información que hace daño)

Los acosadores actúan para aumentar su sensación de autovalor. Suelen referir que el acoso genera sentimientos de poder y control. Tanto los acosadores como sus víctimas están expuestos a malos desenlaces. A menudo, las víctimas no le cuentan a nadie que son acosadas, debido a sentimientos de desamparo y vergüenza, y miedo a represalias. Tienen riesgo de lesiones físicas, escasa autoestima, ansiedad, depresión y ausentismo escolar. Muchas de las víctimas de acoso se convierten en matones ellos mismos. Los acosadores tienen más probabilidad de ser encarcelados más adelante en la vida; es menos probable que permanezcan en la escuela, consigan empleo o tengan relaciones estables como adultos.

Participación en pandillas

La participación en pandillas se ha vinculado con comportamiento violento. Las pandillas juveniles son asociaciones autoformadas de 3 miembros, cuyas edades suelen variar entre 13 y 24 años. Por lo general, las pandillas adoptan un nombre y símbolos identificatorios, como un estilo particular de indumentaria, el uso de ciertos signos manuales, tatuajes o grafitis. Algunas pandillas exigen que los futuros miembros realicen actos aleatorios de violencia antes de otorgar la membresía. La creciente violencia de las pandillas juveniles se ha atribuido, por lo menos en parte, a su participación en la distribución y el consumo de drogas, en particular, metanfetaminas y heroína. El uso de armas de fuego es una característica frecuente de la violencia de pandillas.

Prevención

La prevención de la violencia debe comenzar en la primera infancia. Las estrategias son

  • Disciplina sin violencia en niños pequeños

  • Limitar el acceso a armas y la exposición a la violencia a través de los medios de comunicación y los videojuegos

  • Crear y mantener un ambiente escolar seguro para niños de edad escolar

  • Alentar a las víctimas a que discutan los problemas con padres, autoridades escolares y su médico

  • Enseñar a los niños mayores y los adolescentes estrategias para evitar situaciones de alto riesgo (p. ej., lugares o contextos en los que otros tienen armas o consumen alcohol o drogas) y para reaccionar ante situaciones tensas o distenderlas