Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Revisión de los trastornos repiratorios perinatales

Por James W. Kendig, MD, Professor of Pediatrics, Penn State University College of Medicine ; Ursula Nawab, MD, Assistant Professor, Department of Pediatrics, Division of Neonatology, Thomas Jefferson University/Nemours

Información:
para pacientes

Los signos y síntomas de dificultad respiratoria varían y consisten en aleteo nasal, retacción intercostal, subcostal y supraesternal, respiración débil o irregular o una combinación de ambas, taquipnea y episodios de apnea, cianosis, palidez, moteado, retraso del relleno capilar, e hipotensión. En los recién nacidos, los signos y síntomas pueden manifestarse inmediatamente después del parto o aparecer minutos o horas más tarde.

Etiología

La dificultad respiratoria en recién nacidos y lactantes tiene múltiples causas (ver Causas de dificultad respiratoria en recién nacidos y lactantes).

Causas de dificultad respiratoria en recién nacidos y lactantes

Categoría

Causas

Cardíaca

Cortocircuito derecha-izquierda con flujo pulmonar normal o aumentado:: Transposición de los grandes vasos, anomalía total del retorno venoso, tronco arterioso, síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

Cortocircuito derecha-izquierda con disminución del flujo pulmonar:: Atresia pulmonar, tetralogía de Fallot, estenosis pulmonar crítica, atresia tricuspídea, ventrículo único con estenosis pulmonar, anomalía de Ebstein, circulación fetal persistente/hipertensión pulmonar persistente

Respiratoria

Vías respiratorias superiores: atresia o estenosis de coanas, estenosis laringotraqueobronquial, obstrucción compresiva (p. ej., anillo vascular), anomalías traqueoesofágicas (p. ej., hendidura, fístula)

Vías respiratorias inferiores:síndrome de dificultad respiratoria, taquipnea transitoria del recién nacido, aspiración de meconio, neumonía, sepsis, neumotórax, hernia diafragmática congénita, hipoplasia pulmonar, malformación quística pulmonar, deficiencia de las proteínas B o C del agente tensioactivo

Neurológica

Hemorragia o hipertensión intracraneal, hipersedación (del recién nacido o materna), parálisis diafragmática, enfermedad neuromuscular, trastorno convulsivo

Hemática

Metahemoglobinemia, policitemia, anemia grave

Otras

Hipoglucemia, hemorragia, trastornos metabólicos (p. ej., trastornos ácido-base, hiperamonemia), shock hipovolémico

Fisiología

Hay varias diferencias significativas entre la fisiología del aparato respiratorio de los recién nacidos y lactantes y la de los niños mayores y adultos. Estas diferencias son

  • Una pared torácica más distensible y colapsable

  • Mayor dependencia de las excursiones diafragmáticas que de los músculos intercostales

  • Vías respiratorias extratorácicas colapsables

Asimismo, el menor calibre de las vías respiratorias de los lactantes aumenta la resistencia en la vía respiratoria, y la ausencia de ventilación colateral incrementa la tendencia a las atelectasias. Sin embargo, otros principios de la respiración son similares en niños y adultos.

Evaluación

La evaluación comienza con una anamnesis y un examen físico completos.

En los recién nacidos, la anamnesis se centra en los antecedentes maternos y prenatales, en particular edad gestacional, infección o hemorragia materna, tinción meconial del líquido amniótico y oligohidramnios o polihidramnios.

El examen físico se enfoca en el corazón y los pulmones. La asimetría de la pared torácica o un abdomen hundido sugieren una hernia diafragmática (ver Hernia diafragmática). El murmullo vesicular asimétrico puede indicar un neumotórax (ver Síndromes de fuga de aire pulmonar: Neumotórax), una neumonía (ver Neumonía neonatal) o asma. El desplazamiento izquierdo del choque de la punta o un soplo cardíaco sugieren una cardiopatía congénita (ver Revisión sobre las anomalías cardiovasculares congénitas). La evaluación de la tensión arterial y los pulsos femorales permiten identificar un colapso circulatorio, con defectos congénitos o sin ellos. El mal relleno capilar refleja un compromiso circulatorio.

Tanto en los recién nacidos como en los lactantes, es importante evaluar la oxigenación y la respuesta al tratamiento con O2 mediante oximetría de pulso o gases en sangre. Asimismo, se recomienda radiografía de tórax.

Recursos en este artículo