Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Síndrome de aspiración de meconio

Por James W. Kendig, MD, Professor of Pediatrics, Penn State University College of Medicine ; Ursula Nawab, MD, Assistant Professor, Department of Pediatrics, Division of Neonatology, Thomas Jefferson University/Nemours

Información:
para pacientes

La aspiración de meconio intraparto puede provocar neumonitis inflamatoria y obstrucción bronquial mecánica, lo que causa un síndrome de dificultad respiratoria. Los hallazgos son taquipnea, estertores y roncus, y cianosis o desaturación. Se sospecha el diagnóstico cuando hay dificultad respiratoria después de un parto a través de líquido amniótico teñido de meconio y se confirma por radiografía de tórax. El tratamiento consiste en aspiración enérgica inmediata en el parto antes de que el recién nacido realice su primera respiración, seguida de soporte respiratorio según sea necesario. El pronóstico depende de los factores de estrés fisiológico subyacentes.

Etiología

El estrés fisiológico durante el trabajo de parto y el parto (p. ej., secundario a hipoxia causada por compresión del cordón umbilical o a insuficiencia placentaria o causado por infección) puede hacer que el feto elimine meconio en el líquido amniótico antes del parto; se observa eliminación de meconio en alrededor del 10 a 15% de los nacimientos. Durante el parto, quizá el 5% de los recién nacidos con eliminación de meconio lo aspiran, lo que desencadena lesión pulmonar y dificultad respiratoria, denominadas síndrome de aspiración de meconio. Los recién nacidos postérmino que nacen a través de un volumen reducido de líquido amniótico están expuestos a un riesgo de enfermedad más grave, porque es más probable que el meconio menos diluido cause obstrucción de las vías respiratorias.

Fisiopatología

Es probable que los mecanismos por los que la aspiración induce el síndrome clínico sean

  • Liberación inespecífica de citocinas

  • Obstrucción de las vías respiratorias

  • Inactivación del agente tensioactivo

  • Neumonitis química

También pueden contribuir los factores de estrés fisiológico subyacentes. Si se produce obstrucción bronquial completa, sobreviene atelectasia; el bloqueo parcial induce atrapamiento aéreo en la espiración, con la consiguiente hiperexpansión pulmonar y, posiblemente, fuga de aire pulmonar (ver Síndromes de fuga de aire pulmonar) con neumomediastino o neumotórax. La hipertensión pulmonar persistente puede asociarse con aspiración de meconio como cuadro comórbido o secundario a la hipoxia persistente (ver Hipertensión pulmonar persistente del recién nacido).

Asimismo, los recién nacidos pueden aspirar unto sebáceo, líquido amniótico o sangre de origen materno o fetal durante el parto, lo que puede provocar dificultad respiratoria y signos de neumonía en la radiografía de tórax.

Signos y síntomas

Los signos son taquipnea, aleteo nasal, retracciones, cianosis o desaturación, estertores, roncus y tinción amarillo verdosa del cordón umbilical, los lechos ungueales o la piel. La tinción meconial puede ser visible en la bucofaringe y (en la intubación) en la laringe y la tráquea. Los recién nacidos con atrapamiento aéreo pueden tener un tórax en tonel y, además, signos y síntomasde neumotórax, enfisema pulmonar intersticial o neumomediastino (ver Síndromes de fuga de aire pulmonar : Neumomediastino).

Diagnóstico

  • Eliminación de meconio

  • Dificultad respiratoria

  • Hallazgos radiográficos característicos

Se sospecha el diagnóstico cuando un recién nacido presenta dificultad respiratoria en el contexto de líquido amniótico meconial. El diagnóstico se confirma por radiografía de tórax, que muestra hiperinsuflación con zonas variables de atelectasia y aplanamiento del diafragma. Los hallazgos radiográficos iniciales pueden confundirse con los de taquipnea transitoria del recién nacido (ver Taquipnea transitoria del recién nacido). Se puede observar líquido en las cisuras pulmonares o los espacios pleurales y aire en las partes blandas o el mediastino. Como el meconio puede aumentar el crecimiento bacteriano y el síndrome de aspiración de meconio es difícil de distinguir de la neumonía bacteriana, también deben realizarse hemocultivos y tomar muestras de aspirado traqueal.

Pronóstico

Por lo general, el pronóstico es bueno, aunque varía según los factores de estrés fisiológico subyacentes; hay un ligero aumento de la mortalidad global. Los recién nacidos con síndrome de aspiración de meconio pueden presentar un mayor riesgo de asma en etapas ulteriores de la vida.

Tratamiento

  • Aspiración en el nacimiento antes de la primera respiración

  • Intubación endotraqueal según sea necesario

  • Ventilación mecánica según sea necesario

  • O2 suplementario según sea necesario

  • Antibióticos IV

La aspiración de rutina de los recién nacidos que nacen con líquido amniótico teñido de meconio aún no ha sido demostrado que mejore los resultados. Sin embargo, si la respiración del recién nacido aparece obstruida, se realiza la aspiración. Si el recién nacido no se ve vigoroso en el momento del parto (es decir, si tienen hipotonía muscular o el esfuerzo respiratorio está ausente o deprimido) o si hay bradicardia (< 100 latidos/min), debe intubarse la tráquea y aspirarse con un aspirador para meconio. Se mantiene la aspiración mientras se retira el tubo endotraqueal. Están indicadas la reintubación y la presión positiva continua en la vía aérea (ver Apoyo respiratorio en recién nacidos y lactantes : Presión positiva continua en la vía aérea (CPAP)) en caso de dificultad respiratoria persistente, seguida de ventilación mecánica (ver Apoyo respiratorio en recién nacidos y lactantes : Ventilación mecánica) e ingreso en la UCI neonatal según sea necesario. Como la ventilación con presión positiva aumenta el riesgo de síndrome de fuga de aire pulmonar, la evaluación regular (incluidas exploración física y radiografía de tórax) es importante para detectar esta complicación, que debe investigarse de inmediato en cualquier recién nacido intubado cuya tensión arterial, perfusión o saturación de O2 empeoren en forma súbita. ver Síndromes de fuga de aire pulmonar para el tratamiento de los síndromes de fuga de aire.

Los tratamientos adicionales pueden consistir en agente tensioactivo para los recién nacidos ventilados en forma mecánica con altos requerimientos de O2, que puede reducir la necesidad de oxigenación por membrana extracorpórea (OMEC—ver Apoyo respiratorio en recién nacidos y lactantes : Oxigenación por membrana extracorpórea (OMEC)), y antibióticos (por lo general, ampicilina y un aminoglucósido). El óxido nítrico inhalatorio en 20 ppm y la ventilación de alta frecuencia son otros tratamientos a los que se recurre si sobreviene hipoxemia resistente; estos también pueden reducir la necesidad de OMEC.

Conceptos clave

  • Aproximadamente el 5% de los recién nacidos con eliminación de meconio lo aspiran, lo que desencadena lesión pulmonar y dificultad respiratoria.

  • Se sospecha el diagnóstico cuando se presenta dificultad respiratoria en neonatos que tenían líquido amniótico teñido con meconio.

  • Los neonatos pueden tener taquipnea, aleteo nasal, retracciones, cianosis o desaturación, estertores, roncus y tinción meconial visible en la orofaringe.

  • Realizar hemocultivos y cultivos de aspirado traqueal para descartar neumonía.

  • Después del parto, aspirar a los lactantes que tienen signos de obstrucción respiratoria; si hay esfuerzo respiratorio débil o bradicardia, insertar un tubo endotraqueal y aspirar utilizando un aspirador de meconio.

  • Los casos graves requieren ventilación mecánica y, a veces antibióticos, óxido nítrico inhalado, o OMEC.