Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

enfermedad de Osgood-Schlatter

Por David D. Sherry, MD, Professor of Pediatrics;Director, Clinical Rheumatology, University of Pennsylvania;The Children's Hospital of Philadelphia ; Frank Pessler, MD, PhD, Helmholtz Centre for Infection Research, Braunschweig, Germany

Información:
para pacientes

La enfermedad de Osgood-Schlatter es la osteocondrosis de la tuberosidad de la tibia.

La enfermedad de Osgood-Schlatter aparece entre los 10 y 15 años de edad, y suele ser unilateral. Aunque es más frecuente en los varones, esto está modificándose a medida que las niñas intervienen más activamente en programas de deporte. Se considera que la etiología es traumática por tracción excesiva del tendón rotuliano sobre su inserción epifisaria inmadura, lo que provoca microfracturas por avulsión. Los signos características son dolor, hinchazón y dolor a la palpación sobre la tuberosidad de la tibia en la inserción del tendón rotuliano. No hay ninguna alteración sistémica.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

  • A veces, radiografías

El diagnóstico se basa en los hallazgos característicos aislados sobre el tubérculo tibial en el examen. Las radiografías de rodilla de perfil pueden mostrar fragmentación de la tuberosidad tibial. Sin embargo, no se requieren radiografías, a menos que el dolor y la hinchazón que se extiende más allá de la zona suprayacente a la tuberosidad de la tibia o el dolor acompañado por enrojecimiento y calor sugieran otros trastornos (p. ej., lesión, inflamación articular).

Tratamiento

  • Analgésicos

  • Reposo

  • Pocas veces inmovilización, inyección de corticoides y cirugía

La resolución suele ser espontánea en el término de semanas o meses. Por lo general, tomar analgésicos y evitar el ejercicio excesivo, en especial las flexiones pronunciadas, son las únicas medidas necesarias. No hace falta evitar completamente los deportes. Rara vez, se requiere inmovilización con escayola, inyección intralesional de hidrocortisona, resección quirúrgica de cuerpos libres (p. ej., osículos, fragmentos óseos arrancados), perforación e injerto.