Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Urgencias quirúrgicas varias en recién nacidos

Por William J. Cochran, MD, Clinical Professor, Department of Pediatrics;Associate, Department of Pediatrics GI and Nutrition, Temple University School of Medicine;Geisinger Clinic, Danville, PA

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Hernia inguinal

Las hernias inguinales (ver Hernias de la pared abdominal) aparecen la mayoría de las veces en recién nacidos de sexo masculino, en particular si son prematuros (en cuyo caso la incidencia es del 10%). Se afecta con mayor frecuencia el lado derecho y alrededor del 10% de las hernias inguinales son bilaterales. Como pueden incarcerarse, hay que efectuar la reparación poco después del diagnóstico. En recién nacidos prematuros, en general no se realiza la reparación hasta que han alcanzado un peso de 2 kg. En cambio, las hernias umbilicales rara vez presentan incarceración, se cierran espontáneamente después de varios años y en general no requieren reparación quirúrgica.

Perforación gástrica

En los recién nacidos, las perforaciones gástricas suelen ser espontáneas y en general ocurren en la primera semana de vida. Aunque se trata de un hecho poco frecuente en general, la perforación es más común entre los lactantes prematuros que en los niños de término. La etiología es incierta, pero la perforación puede deberse a un defecto congénito de la pared gástrica, en general a lo largo de la curvatura mayor. Se observa distensión súbita, los lactantes desarrollan dificultad respiratoria y la radiografía de abdomen muestra un neumoperitoneo masivo. Este trastorno tiene una alta tasa de mortalidad (25%), que es aún mayor en los niños prematuros (60%). Por lo general, el pronóstico es bueno después de la reparación quirúrgica de la perforación.

Perforación ileal

La perforación ileal es otro trastorno poco común que es más frecuente entre los lactantes de muy bajo peso al nacer (< 1.500 g) y durante las primeras 2 semanas de vida. Se ha asociado con la corioamnionitis, el uso posnatal de glucocorticoides y la terapia con indometacina para cerrar un conducto arterioso persistente. La etiología de la perforación ileal es incierta, pero puede estar relacionada con un defecto muscular en la pared ileal o un problema con la óxido nítrico sintetasa y la isquemia local, resultante de la vasoconstricción. El tratamiento es la estabilización con líquidos y antibióticos por vía intravenosa, seguida de la reparación quirúrgica.

Oclusión arterial mesentérica

Trombos murales o émbolos pueden ocluir la arteria después de la colocación alta de un catéter en la arteria umbilical. Esto es extremadamente raro, pero puede causar infarto intestinal extenso que requiere cirugía y resección intestinal.