Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Retraso de la pubertad

Por Andrew Calabria, MD, Assistant Professor of Pediatrics;Attending Physician, Division of Endocrinology & Diabetes, Perelman School of Medicine at The University of Pennsylvania;The Children's Hospital of Philadelphia

Información:
para pacientes

El retraso de la pubertad es la ausencia de maduración sexual en el momento previsto.

El retraso de la pubertad puede deberse a un retraso constitucional (ver Hipogonadismo secundario), que suele afectar a adolescentes con antecedentes familiares de retraso del crecimiento. La velocidad de crecimiento prepuberal es normal, pero la maduración esquelética y el empuje de crecimiento adolescente se retrasan; la maduración sexual también se retrasa pero es nomal. Otras causas son síndrome de Turner en las niñas (ver Ssíndrome de Turner), síndrome de Klinefelter en los varones (ver Hipogonadismo primario), trastornos del SNC (p. ej., tumores hipofisarios que reducen la secreción de gonadotropinas), radiación del SNC, ciertos trastornos crónicos (p. ej., diabetes mellitus, trastornos inflamatorios intestinales, trastornos renales, fibrosis quística), síndrome de Kallman y actividad física excesiva, sobre todo en niñas.

En las niñas, el retraso de la pubertad se diagnostica si se produce uno de los siguientes:

  • Sin desarrollo de los senos a los 13 años

  • período > 5 años entre el comienzo del crecimiento mamario y la menarca

  • No ocurre la menstruación para la edad de 16 años.

En los varones, el retraso de la pubertad se diagnostica si se produce uno de los siguientes:

  • No hay crecimiento testicular a los 14 años

  • Período > 5 años entre el crecimiento inicial y completo de los genitales

La talla baja puede indicar un retraso de la pubertad en ambos sexos. Si bien muchos niños parecen iniciar la pubertad antes que en años previos, no hay indicaciones de que deban modificarse los criterios para diagnosticar retraso de la pubertad.

La prevalencia del retraso constitucional de la pubertad es mayor en los varones (ver Hipogonadismo secundario), En las niñas con retraso grave de la pubertad, debe investigarse amenorrea primaria (ver Amenorrea). Si los varones no muestran ningún signo de desarrollo puberal ni de maduración esquelética después de los 11-12 años o a los 14 años, pueden recibir un curso de 4-6 meses de enantato de testosterona en dosis de 50-100 mg IM 1 vez al mes. Estas dosis bajas inducen pubertad con cierto grado de virilización y no ponen en peligro la talla adulta potencial.

A menos que haya signos físicos precoces de la pubertad, puede ser difícil distinguir el retraso constitucional de la pubertad de las causas permanentes de hipogonadismo hipogonadotrópico. Los trastornos crónicos pueden retrasar la pubertad al causar una nutrición inadecuada y perjudicar la liberación de la hormona liberadora de gonadotropina. Las formas permanentes de hipogonadismo hipogonadotrópico son más probables si hay una falta de respuesta a 1 o 2 ciclos cortos de testosterona. Cuando se sospecha, otras hormonas hipofisarias deben ser reevaluadas, porque el hipogonadismo hipogonadotrópico puede ser aislado o asociarse con otras deficiencias hormonales. Aproximadamente un tercio de los casos de hipogonadismo hipogonadotrópico idiopático son genéticos, y el síndrome de Kallman es la causa más frecuente (ver Hipogonadismo secundario). Si se observan otras deficiencias de las hormona hipofisarias, pueden identificarse anomalías genéticas específicas (p. ej., PROP1).