Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Esteroides anabólicos

Por Patrick G. O’Connor, MD, MPH, Professor of Medicine; Chief, Section of General Internal Medicine, Yale University School of Medicine

Información:
para pacientes

Los esteroides anabólicos se utilizan a menudo para mejorar el rendimiento físico y promover el crecimiento muscular. Cuando se usan en forma inadecuada, en altas dosis por períodos prolongados y sin supervisión médica, pueden causar comportamiento errático e irracional y una amplia gama de efectos físicos adversos.

Los esteroides anabólicos incluyen la testosterona y todos los fármacos química y farmacológicamente relacionados con ella que favorecen el crecimiento muscular; se dispone de numerosos fármacos. Los esteroides anabólicos se utilizan clínicamente para tratar los niveles bajos de testosterona (ver Hipogonadismo masculino). Además, dado que los esteroides anabólicos son anticatabólicos y mejoran la utilización de las proteínas, a veces se administran a pacientes que sufren quemaduras, postrados o debilitados para prevenir la emaciación muscular. Algunos médicos los prescriben a los pacientes con consunción relacionada con el sida o el cáncer. Sin embargo, existen pocos datos para recomendar dicho tratamiento y poca orientación sobre el modo en que los suplementos de andrógenos pueden afectar los trastornos subyacentes. Se le adjudicaron beneficios a la testosterona en cuanto a la cicatrización de heridas y lesiones musculares, aunque escasos datos respaldan estas afirmaciones.

Los esteroides anabólicos se usan ilegalmente para aumentar la masa muscular magra y la fuerza; el entrenamiento de resistencia y una dieta determinada pueden aumentar estos efectos. No existe evidencia directa de que los esteroides anabólicos aumenten la tolerancia o la velocidad, pero considerable evidencia anecdótica sugiere que los deportistas que los toman pueden realizar sesiones de ejercicios de alta intensidad más frecuentes. La hipertrofia muscular es inequívoca.

Las estimaciones de la incidencia de por vida del abuso de esteroides anabólicos varían del 0,5 al 5% de la población, pero en subpoblaciones presentan variaciones significativas (p. ej., tasas más altas para culturistas y los deportistas de competición). En los Estados Unidos, la tasa informada de consumo es del 6 al 11% entre los varones de 14 a 18 años de edad, que incluye un número inesperado de no deportistas, y alrededor del 2,5% entre las mujeres de la misma edad.

Fisiopatología

Los esteroides anabólicos tienen efectos androgénicos (p. ej., cambios en el pelo o en la libido, agresividad) y efectos anabólicos (p. ej., aumento de la utilización de proteínas, incremento de la masa muscular). Los efectos androgénicos no pueden separarse de los anabólicos, pero algunos esteroides anabólicos han sido sintetizados para minimizar los efectos androgénicos.

La testosterona se degrada rápidamente en el hígado; la testosterona oral es inactivada demasiado rápido para ser eficaz y la testosterona inyectable debe ser modificada (p. ej., mediante esterificación) para retardar la absorción o la degradación. Los análogos modificados por 17α-alquilación a menudo son eficaces por vía oral, pero pueden aumentar los efectos adversos. También se dispone de preparaciones transdérmicas.

Efectos crónicos

Los efectos adversos presentan variaciones significativas según la dosis y el fármaco. Hay pocos efectos adversos en dosis fisiológicas de sustitución (p. ej., metiltestosterona, 10 a 50 mg/día o su equivalente). Los deportistas pueden utilizar dosis de 10 a 50 veces este rango. En dosis altas, algunos efectos son claros; otros son ambiguos (véase el Efectos adversos de los esteroides anabólicos). Existen dudas porque la mayoría de los estudios incluyen abusadores que no informan las dosis con precisión y que también utilizan fármacos obtenidos en el mercado negro, muchos de los cuales son falsos y contienen (a pesar del rótulo) dosis y sustancias variables.

Efectos adversos de los esteroides anabólicos

Claramente demostrados

Eritrocitosis

Perfil lipídico anormal (disminución de HDL, aumento de LDL)

Alteraciones hepáticas: peliosis, hepatitis, adenoma

Trastornos del estado de ánimo (con altas dosis)

Efectos androgénicos: acné, calvicie, virilización e hirsutismo en las mujeres

Supresión gonadal (oligospermia, atrofia testicular)

Ginecomastia

Cierre prematuro de las epífisis

Dudosos

Hipertensión y HVI

Empeoramiento de la hipertrofia prostática o carcinoma preexistente

Carcinoma hepático

Poco demostrados*

Aumento del riesgo de muerte súbita en deportistas

Importante trastorno del estado de ánimo con dosis bajas

*Predominantemente, con análogos 17α-alquilados.

HDL = lipoproteína de alta densidad; LDL = lipoproteína de baja densidad; HVI = hipertrofia ventricular izquierda.

Los deportistas pueden tomar esteroides durante un período determinado, parar y empezar de nuevo (ciclo) varias veces al año. Se considera que la detención intermitente de los fármacos permite que las concentraciones de testosterona endógena, el recuento de espermatozoides y el eje hipotálamo-hipofisario-gonadal vuelvan a la normalidad. La evidencia anecdótica sugiere que el ciclo puede disminuir los efectos nocivos y la necesidad de incrementar la dosis de drogas para lograr el efecto deseado.

Con frecuencia, los deportistas utilizan muchos fármacos en forma simultánea (una práctica conocida como apilamiento; "stacking") y alternan las vías de administración (oral, IM o transdérmica). Si se aumenta la dosis a través de un ciclo (dosificación piramidal; "piramiding"), se consiguen dosis de 5 a 100 veces superiores a la dosis fisiológica. El apilamiento y la dosificación piramidal pretenden aumentar la unión al receptor y minimizar los efectos adversos, pero estos beneficios no han sido comprobados.

Signos y síntomas

El signo más característico es un rápido aumento de la masa muscular. La velocidad y la magnitud del aumento están directamente relacionadas con las dosis. Los pacientes que toman dosis fisiológicas tienen un crecimiento lento y a menudo imperceptible; los que toman megadosis pueden aumentar el peso corporal magro varias libras por mes. Los aumentos en el nivel de energía y la libido (en los varones) aparecen, pero son más difíciles de identificar.

Los efectos psicológicos (en general sólo con dosis muy altas) a menudo son señalados por los familiares:

  • Cambios amplios y erráticos del estado de ánimo

  • Comportamiento irracional

  • Aumento de la agresividad (rabia causada por los esteroides; "roid rage”)

  • Irritabilidad

  • Aumento de la libido

  • Depresión

El aumento del acné es usual en ambos sexos; la libido puede aumentar o, con menor frecuencia, reducir; pueden incrementarse la agresividad y el apetito. En varones, es posible observar ginecomastia, atrofia testicular y disminución de la fecundidad. Los efectos virilizantes (p. ej., la alopecia, aumento de tamaño del clítoris, hirsutismo, voz grave) son comunes entre las mujeres. Asimismo, puede disminuir el tamaño de las mamas, atrofiarse la mucosa vaginal y cambiar o detenerse la menstruación. La virilización y la ginecomastia pueden ser irreversibles.

Diagnóstico

  • Pruebas en orina

Las pruebas de detección sistemática en orina suelen identificar a los consumidores de esteroides anabólicos. Los metabolitos de los esteroides anabólicos pueden ser detectadas en orina hasta 6 meses (incluso durante más tiempo para algunos tipos de anabólicos) después de haber interrumpido el consumo. La testosterona exógena que se toma es indistinguible de la endógena. Sin embargo, si se detectan concentraciones altas de testosterona, se mide la relación entre ésta y la epitestosterona (un esteroide endógeno que es químicamente casi idéntico a la testosterona). Normalmente, la relación es < 6:1; si se utiliza testosterona exógena, la relación es mayor.

Tratamiento

  • Interrupción del consumo

El tratamiento principal es la interrupción del consumo. Aunque no se produce dependencia física, puede observarse dependencia psicológica, sobre todo en los fisicoculturistas. La ginecomastia puede requerir reducción quirúrgica.

Prevención

Los médicos que tratan a los adolescentes y a los adultos jóvenes deben estar alertas a los signos de abuso de esteroides y enseñar a los pacientes sobre sus riesgos. La educación sobre los esteroides anabólicos debe comenzar por el principio de la escuela media. Puede ser útil la implementación de programas que enseñan maneras alternativas y saludables para aumentar el tamaño de los músculos y mejorar el rendimiento a través de una buena nutrición y técnicas de entrenamiento con pesas.

Recursos en este artículo