Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Tomografía computarizada

Por Hakan Ilaslan, MD, Associate Professor of Radiology;Staff Radiologist, Cleveland Clinic Lerner College of Medicine;Imaging Institute, Diagnostic Radiology

Información:
para pacientes

En la TC, una fuente de rayos X y el detector de rayos X ubicado en un conjunto en forma de rosquilla se mueve circularmente alrededor de un paciente que se encuentra en una mesa motorizada que se mueve a través de la máquina. En general, se utilizan escáneres multidetectores con 4 a 64 o más filas de detectores, ya que cuanto más sean se logra un análisis más rápido e imágenes de mayor resolución, que son particularmente importantes para las imágenes del corazón y los órganos abdominales.

En esencia, los datos de los detectores representan una serie de imágenes radiográficas tomadas desde varios ángulos alrededor del paciente. Las imágenes no se ven directamente sino que se envían a un ordenador, el cual rápidamente las reconstruye en imágenes bidimensionales (tomogramas) que representan un segmento del cuerpo en cualquier plano deseado. Los datos también pueden utilizarse para construir imágenes tridimensionales detalladas.

En algunas TC, la mesa se mueve gradualmente y se detiene cuando se toma cada imagen (corte). En otras TC, la mesa se mueve continuamente durante el estudio; dado que el paciente se mueve en línea recta y los detectores lo hacen en un círculo, la serie de imágenes parece tomarse en forma de espiral alrededor del paciente, de ahí el término de TC helicoidal (espiral).

Estos mismos principios de imágenes tomográficas pueden aplicarse también a estudios con radionúclidos, en los que los sensores de radiación emitida rodean al paciente y las técnicas de computadora convierten los datos del sensor en imágenes tomográficas; los ejemplos incluyen la TC por emisión de fotón único (SPECT; single-photon emission CT—ver Gammagrafía con radionúclidos : TC por emisión de fotón único (SPECT)) y la tomografía por emisión de positrones (PET; positron-emission tomography—ver Tomografía por emisión de positrones (PET)).

Usos de la tomografía computarizada

La TC proporciona una mejor diferenciación entre varias densidades de tejidos blandos que lo que proporcionan las radiografías. Como la TC proporciona mucha más información, se la prefiere respecto de las radiografías convencionales para la mayoría de los estudios por la imagen intracraneales, de cabeza y cuello y para estructuras de la columna vertebral, intratorácicas e intrabdominales. Las imágenes tridimensionales de las lesiones pueden ayudar a los cirujanos a planificar la cirugía.

La TC es el estudio más preciso para detectar y localizar cálculos urinarios.

La TC puede realizarse con contraste IV o sin él.

La TC sin contraste se utiliza

  • Para detectar una hemorragia aguda en el cerebro, cálculos urinarios y nódulos pulmonares.

  • Para caracterizar fracturas óseas y otras anomalías del esqueleto

El contraste IV se utiliza

  • Para mejorar la imagen de los tumores, infecciones, inflamación y trauma en los tejidos blandos

  • Para evaluar el sistema vascular, como cuando se sospecha embolia pulmonar, aneurisma o disección de la aorta.

En ocasiones, el contraste oral o rectal se utiliza para imágenes abdominales; a veces, se utiliza gas para dilatar el tubo gastrointestinal inferior y hacerlo visible. El contraste ayuda a distinguir el tubo digestivo de las estructuras circundantes. El contraste oral estándar es el bario, pero cuando se sospecha perforación intestinal debe utilizarse contraste yodado de osmolaridad baja.

Variaciones de la TC

Colonoscopia virtual y enterografía por TC

Para la colonoscopia virtual (TC) (colonografía por TC), se administra contraste por vía oral y se introduce aire por el recto con un catéter de goma flexible, de diámetro fino; luego se realiza la TC de cortes finos de todo el colon. La colonoscopia por TC produce imágenes tridimensionales del colon de alta resolución que simulan fielmente el detalle y aspecto de la colonoscopia óptica. Esta técnica puede mostrar pólipos en el colon y lesiones de la mucosa colónica tan pequeñas como de 5 mm. Es una alternativa a la colonoscopia convencional. La colonoscopia virtual es mucho más cómoda que la colonoscopia convencional y no requiere sedación consciente. Proporciona imágenes más claras y más detalladas que una serie GI inferior convencional y puede mostrar masas de tejidos blandos extrínsecos. Todo el colon se visualiza durante la colonoscopia virtual; en contraste, en aproximadamente 1 de cada 10 pacientes, la colonoscopia convencional sí permite que el colon derecho sea evaluado por completo.

Las principales desventajas de la colonoscopia virtual incluyen

  • La incapacidad de realizar una biopsia de los pólipos en el momento del estudio

  • Exposición a radiación

La enterografía por TC es similar, pero proporciona imágenes del estómago y del intestino delgado entero. Un gran volumen del agente de contraste oral de baja densidad (p. ej., 1300 a 2100 ml de 0,1% de sulfato de bario) se da para distender todo el intestino delgado; el uso de contraste neutral o de baja densidad ayuda a mostrar detalles de la mucosa intestinal que podría ser oscurecida por el uso de contraste que es más opaco a la radiación.

Por lo tanto, la ventaja singular de la enterografía por TC es

  • Identificar la enfermedad intestinal inflamatoria

La enterografía por TC implica a menudo el uso de contraste intravenoso. Se obtienen imágenes de cortes finos y alta resolución de todo el abdomen y la pelvis. Estas imágenes se reconstruyen en múltiples planos anatómicos, formando reconstrucciones tridimensionales.

La enterografía por TC también se puede utilizar para detectar y evaluar otros trastornos distintos a la enfermedad intestinal inflamatoria, incluyendo los siguientes:

  • Lesiones que obstruyen el intestino delgado

  • Tumores

  • Abscesos

  • Fístulas

  • Fuentes del sangrado

Pielografía IV con TC (PIV TC) o urografía

Se inyecta contraste IV para obtener imágenes detalladas de los riñones, los uréteres y la vejiga. El contraste IV se concentra en los riñones y se excreta en las estructuras de recollección renales, los uréteres y la vejiga. Se obtienen múltiples imágenes de la TC, produciendo imágenes de alta resolución de las vías urinarias durante la opacificación de contraste máximo.

La urografía por TC ha sustituido a la urografía convencional IV en la mayoría de las instituciones.

Angiografía con TC

Después de una inyección en bolo rápido del contraste IV, se toman rápidamente imágenes de cortes delgados a medida que el contraste opacifica las arterias y las venas. Se utilizan técnicas de gráficos computarizados avanzados para eliminar las imágenes de los tejidos blandos circundantes y proporcionar imágenes muy detalladas de los vasos sanguíneos, similares a los de la angiografía convencional.

La angiografía con TC es una alternativa más segura, menos invasiva a la angiografía convencional.

Desventajas de la TC

En conjunto, la TC representa más exposición a la radiación diagnóstica en los pacientes. Si se realizan varias exploraciones, la dosis total de radiación puede ser relativamente alta y coloca al paciente en riesgo potencial (ver Riesgos de la radiación médica). Los pacientes que tienen cálculos urinarios recidivantes o que han tenido un traumatismo mayor suelen recibir varias exploraciones de TC. Siempre debe considerarse el riesgo de exposición a la radiación respecto del beneficio del examen, porque la dosis de radiación efectiva de una TC abdominal es igual a 500 radiografías de tórax.

La práctica actual establece que la TC utilice la menor dosis de radiación que sea posible. Los tomógrafos modernos y los protocolos de imágenes revisados han reducido drásticamente la exposición a radiación de la TC. El American College of Radiology ha iniciado programas eficaces para limitar la dosis de radiación de la TC: Image Wisely para adultos y la iniciativa de Image Gently para niños. También, los métodos de investigación más recientes están evaluando el uso de dosis de radiación incluso mucho más bajas para ciertas TC y ciertas indicaciones; en algunos casos, estas dosis serían comparables a la radiación emitida por las radiografías.

Algunas TC utilizan contraste IV, que tiene ciertos riesgos (ver Agentes de contraste radiográfico y reacciones al contraste). Sin embargo, el contraste por vía oral y rectal también tiene riesgos, como los siguientes:

  • Si el bario por vía oral o rectal, se extravasa fuera de la luz del tubo digestivo, puede inducir inflamación intensa en la cavidad peritoneal. Se utilizan agentes de contraste yodados orales si hay un riesgo de perforación intestinal.

  • La aspiración de agentes de contraste yodados puede inducir una neumonitis química grave.

  • El bario retenido en la vía intestinal puede tornarse duro y condensado, con la posibilidad de producir obstrucción intestinal.

Recursos en este artículo