Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Rehabilitación para otros trastornos

Por Alex Moroz, MD, FACP, Associate Professor and Director of Residency Training and Medical Education, Department of Rehabilitation Medicine;Director of Integrative Sports Medicine, New York University School of Medicine;Rusk Rehabilitation

Información:
para pacientes

Artritis

Los pacientes con artritis pueden beneficiarse con actividades y ejercicios para aumentar la amplitud de movimiento y la fuerza articulares y con estrategias para proteger las articulaciones. Por ejemplo, puede aconsejarse a los pacientes

  • Deslizar una olla de agua hirviendo con pastas en lugar de llevarla de la hornalla al fregadero (para evitar el dolor excesivo y la tensión en las articulaciones)

  • Cómo entrar en la bañera y salir de ésta con seguridad

  • Conseguir un asiento elevado de retrete y un banco de bañera (para reducir el dolor y la tensión en las articulaciones de los miembros inferiores)

  • Envolver con esponja, tela o cinta las asas de objetos (p. ej., cuchillos, ollas de cocina y sartenes) para amortiguar la empuñadura

  • Utilizar herramientas con mangos grandes y diseño ergonómico

Estas instrucciones pueden darse en el ámbito ambulatorio, en el hogar a través de una agencia de atención sanitaria en el domicilio o en el consultorio privado.

Ceguera

Los pacientes deben aprender y confiar más en los otros sentidos, a desarrollar habilidades específicas y utilizar dispositivos para ciegos (p. ej., sistema braille, bastón, máquina de lectura). La terapia tiene como objetivo ayudar a los pacientes a funcionar al máximo y ser independientes, a restablecer la seguridad psicológica y a enfrentar e influir sobre la actitud de otras personas. La terapia varía según la forma en que se perdió la visión, de repente o de modo lento y progresivo, el grado de pérdida de la visión, las necesidades funcionales del paciente y las deficiencias coexistentes. Por ejemplo, los pacientes con neuropatía periférica y disminución de la sensación táctil de los dedos pueden tener dificultades para leer braille. Muchas personas ciegas necesitan tratamiento psicológico (en general, terapia cognitiva conductual) para ayudarles a sobrellevar mejor su enfermedad.

Para la deambulación, la terapia puede implicar a aprender el uso de un bastón; los bastones utilizados por los ciegos suelen ser blancos y más largos y delgados que los habituales. Las personas que utilizan una silla de ruedas se les enseña a usar un brazo para operar la silla de ruedas y el otro para usar un bastón. Las personas que prefieren utilizar un perro entrenado en lugar de un bastón reciben enseñanza para manejar y cuidar al perro. Al caminar con una persona vidente, la persona ciega puede sujetar el codo doblado de la persona vidente en lugar de utilizar una ayuda para la deambulación. La persona vidente no debe llevar a la persona ciega de la mano, porque algunas personas ciegas perciben esta acción como dominante y de control.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Los pacientes con EPOC pueden beneficiarse con ejercicios para aumentar la resistencia y con estrategias para simplificar las actividades y así ahorrar energía. Las actividades y los ejercicios que fomenten el uso de los miembros superiores e inferiores se utilizan para aumentar la capacidad aerobia muscular, lo que disminuye el requerimiento global de oxígeno y facilita la respiración. La supervisión de los pacientes mientras participan en la actividad ayuda a motivar y los hace sentir más seguros. Estas instrucciones pueden darse en instalaciones médicas o en el domicilio del paciente.

Traumatismo craneoencefálico

El término traumatismo craneoencefálico a menudo se utiliza como sinónimo de lesión cerebral traumática (TBI, traumatic brain injury—ver Traumatismos de cráneo (TC)). Las alteraciones varían y pueden incluir debilidad muscular, espasticidad, incoordinación y ataxia; es frecuente la disfunción cognitiva (p. ej., pérdida de memoria, pérdida de habilidades para la resolución de problemas, trastornos del lenguaje y visuales).

Es indispensable la intervención temprana por especialistas en rehabilitación para lograr la máxima recuperación funcional (Ver también Traumatismos de cráneo : Rehabilitación). Este tipo de intervención incluye la prevención de las discapacidades secundarias (p. ej., úlceras de decúbito, contracturas o retracciones articulares), la prevención de neumonía y la instrucción de la familia. Tan pronto como sea posible, los especialistas en rehabilitación deben evaluar a los pacientes para establecer los hallazgos basales. Más tarde, antes de iniciar la terapia de rehabilitación, los pacientes deben ser evaluados nuevamente; los nuevos hallazgos se comparan con los basales para ayudar a priorizar el tratamiento. Los pacientes con disfunción cognitiva grave requieren terapia cognitiva amplia, que a menudo se inicia de inmediato después de la lesión y continúa durante meses o años.

Lesión de la médula espinal

La terapia de rehabilitación específica varía en función de las alteraciones del paciente, que dependen del nivel y la extensión (parcial o total) de la lesión (ver Traumatismos de columna, en especial ver Efectos de la lesión de la médula espinal por su localización).La sección completa causa parálisis flácida; la sección parcial provoca parálisis espástica de los músculos inervados por el segmento afectado. La capacidad funcional del paciente depende del nivel de la lesión (ver Revisión de los trastornos medulares : Signos y síntomas) y el desarrollo de complicaciones (p. ej., contracturas articulares, úlceras de decúbito, neumonía).

El área afectada debe ser inmovilizada quirúrgica o médicamente tan pronto como sea posible y durante toda la fase aguda. Durante esta fase, la rutina diaria debe incluir medidas para prevenir las retracciones, las úlceras de decúbito y las neumonías; también deben tomarse todas las medidas necesarias para evitar otras complicaciones (p. ej., hipotensión ortostática, atelectasias, trombosis venosa profunda, embolia pulmonar). Colocar a pacientes en una camilla o mesa inclinable y aumentar el ángulo gradualmente hacia la posición vertical puede ayudar a restablecer el equilibrio hemodinámico. Las medias de compresión, el vendaje elástico o una faja abdominal pueden prevenir la hipotensión ortostática.