Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Fibrilación auricular y síndrome de Wolff-Parkinson-White (WPW)

Por L. Brent Mitchell, MD, FRCPC, Professor of Medicine, Department of Cardiac Services, Libin Cardiovascular Institute of Alberta

Información:
para pacientes

En un paciente con síndrome de Wolff-Parkinson-White y conducción anterógrada rápida a través de una vía accesoria, la fibrilación auricular se considera una emergencia médica.

En el síndrome de WPW franco, la conducción anterógrada se produce a través de la vía accesoria. Si se desarrolla fibrilación auricular, se saltean los efectos normales de limitación de la frecuencia a cargo del nodo auriculoventricular. Las frecuencias ventriculares excesivas (a veces entre 200 y 240 latidos/minuto) resultantes podrían desencadenar una fibrilación ventricular (véase ver figura Fibrilación auricular en el síndrome de Wolff-Parkinson-White.) y muerte súbita. Los pacientes con síndrome de WPW oculto no presentan el mismo riesgo porque la conducción anterógrada no se produce a través de la conexión accesoria.

Perlas y errores

  • No dar digoxina o bloqueantes de los canales de calcio no dihidropiridínicos (p. ej., verapamilo, diltiazem) a pacientes con fibrilación auricular y síndrome de WPW ya que estos fármacos pueden desencadenar una fibrilación ventricular.

Fibrilación auricular en el síndrome de Wolff-Parkinson-White.

La respuesta ventricular es muy rápida (intervalos RR míinimos de 160 mseg). Poco después, se desarrolla fibrilación ventricular (tira del ritmo continua en la derivación II en la parte inferior de la figura).

El tratamiento elegido es la cardioversión con corriente directa. Los fármacos que reducen la frecuencia cardíaca, empleados en forma habitual en la fibrilación auricular, no resultan eficaces, y la digoxina y los bloqueantes de los canales de calcio no dihidropiridinas (p. ej., verapamilo, diltiazem) están contraindicados porque podrían aumentar la frecuencia ventricular y causar fibrilación ventricular. Si la cardioversión es imposible, deben administrarse fármacos que prolonguen el período refractario de la conexión accesoria, de ser posible procainamida o amiodarona por vía intravenosa, aunque también puede indicarse cualquier antiarrítmico de clase Ia, Ic o III.

Recursos en este artículo